Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
12 marzo 2013 2 12 /03 /marzo /2013 08:57

excursiones-9786.JPGUno de los caminos tradicionales de subida a pie al Monasterio de Montserrat, nace en Monistrol y lleva por nombre el Camino del Ángel (nombre de una ermita medieval reconstruída que se levanta ominosamente rodeada de chalets) a los pies de la Montaña sagrada. Subimos la trabajosa senda hasta el paso dels Degotalls con su dulce alameda de altares votivos de la Virgen levantados por pueblos de la comarca, llegamos al Monasterio y bajamos por el sendero de Tres cuartos hasta las afueras de Monistrol en  la zona del Torrente del Agua. Cuatro horas de paisaje majestuoso y de rincones de sosegada intimidad con un desnivel de más de 400 m positivos, subidas empinadas, pasos con cables y cadenas, senderos arrimados a precipicios y tarteras de roca descompuesta, restos de derrumbes de grandes rocas y avenidas de agua torrenciales. que descomponen el camino y hacen su tránsito resbaladizo y exigente.

Salimos del centro de Monistrol (hay un buen espacio de aparcamiento en la entrada del pueblo), dejando atrás la plaza de la fuente y subiendo por una  calle con un cartel que indica el Camí de l'Angel. Tras una subida permanente de diez minutos llegamos a la Ermita, a la derecha sobre un altozano, con la parte trasera tocándose con un chalet particular. Desde allí ya tenemos enfrente el fastuoso muro pétreo lleno de agujas y escarpaduras de la pared norte de Montserrat, con al gigantesco monolito del Cavall Bernat y la antena sobre Sant Jeroni, la cima más alta del macizo (más de 1200 m de desnivel desde este punto).

El sendero comienza a unos mettros de allí: una subida constante entre matorrales de monte bajo, flores silvestres y escalones de roca que va zigzagueando hacia las alturas montserratinas. A mano derecha se ve el Monasterio de Sant Benet, por el que habremos de pasar. El sendero, muy estrecho y a veces invadido por matorrales, de cara al abismo, otras veces ancho y bien señalizado, va alzándose pegado como una enredadera por los flancos de las grandes moles de roca y vegetación en un constante acercamiento a Sant Benet. Es este un monasterio de  monjas, con residencia incluida, de construcción moderna y aspecto magnífico. Hay que cruzar la carretera que lleva a Montserrat y dejamos atrás el lastimosamente abandonado edificio del antiguo hotel-casino que allí existía. Subimos por la "Baixada dels Matxos", siguiendo las marcas del PR C-19, amarillas y blancas, que a través de un bosque de coníferas y hayas nos hace subir un peldaño más hasta reencontrar nuevamente la cerretera de subida al monasterio. Ahora serán unos 20 minutos de caminar por el arcén, dispuesto con defensas para el paso de caminantes (como en el Camino de Santiago) cuyo único interés es la belleza aérea  de toda la plana de Manresa y el rio, la carretera subiendo sinuosa entre le vegetación, Monistrol a los pies y el tren cremallera que sube al monasterio.

LLegamos al punto, al otro lado de la carretera, donde comienza la subida del Degotalls, señalizado con un cartel. En este cruce, los mas osados o experimentados pueden optar por la subida al Monasterio por la Canal del Pou del Gat. Es una subida más difícil, con momentos de fuerte grimpada que desde luego la hacen también más divertida. En este caso llegaríamos al Cami del Arrel y a las marcas del PR C-19.

Pero volvamos al Camí dels Degotalls. Una vez llegamos, tras una subida ligera, a la siguiente terraza de esta excursión, nos encontramos con una alameda, flanqueada de tilos, cipreses, pinos y con innumerables capillitas levantadas por grupos excursionistas y pueblos y ciudades de la comarca en forma de exvoto para la virgen milagrera de Montserrat. El camino es un paseo de más de diez minutos que nos lleva hasta la parte de atrás del monasterio, justamente la zona privada de los monjes, los jardines interiores.

El Monasterio es en si mismo algo tan apartado del escenario habitual de un senderista y de la mayoría de los caminos del entorno, que recorren en una u otra dirección el macizo, que sorprende como un anacronismo: una especie de parque temático turístico-religioso rodeado de paredes de montañas graníticas. Debe ser uno de los pocos lugares donde en un mismo ambiente se cruzan mochileros y escaladores con grupos organizados de turistas cámara en mano, ristras de monjas o curas, colegiales ruidosos y personas en cumplimiento de promesas y votos religiosos, peregrinos de todo tipo y condición.

Nos vamos hasta la plaza del funicular de la  Santa Cova y bajamos por la pista de cemento que lleva a ese lugar de profunda tradición religiosa y espirtual.

Comenzamos de inmediato la bajada  del Monasterio (dejamos la amplia pista dementada, con unas vistas magníficas sobre el angosto valle que abre el rio Llobregat y que profundiza el desnivel dando a Montserrat una visualidad aérea que parece provenir de mucho más altura que sus modestos mil y pocos metros. Dejamos a mano derecha la ancha pista --que flanqueada de altares y cruces, algunos de gran valor artistico llevan a la Santa Cova), junto a unos carteles senderistas que, a la izuqierda, nos marcan la bajada hacia Monistrol.

Esta es abrupta y acompaña todo un sistema de enormes tuberías que bajan del Monasterio. El camino las acompaña en los primeros tramos, oscurecido el ambiente por una cúpula de arboles que apenas dejan pasar el sol y por el hecho de que descienden por la parte norte entre el bosque tupido de las laderas. Llegamos a un desvío. Se abre el paisaje en 180º.  A la derecha nos marca la bajada de los escalones hasta el deposito de agua y después la pista que lleva a Monistrol, o desde un recodo de la pista, un sendero que nos lleva junto a las tuberías (sendero del agua, le llaman) hasta unas viviendas sociales de principios del siglo XX, donde vivían los obreros de una fábrica textil, a unos cinco kms de Monistrol.

Seguiremos a la izquierda, por la llamada Dressera dels Tres Quarts (dicen que el tiempo en que un buen montañero puede bajar por allí  desde el monasterio hasta Monistrol) que sigue las marcas rojas y blancas del GR-96 (hay otro GR, el 5, que baja por el camino de las Aguas, ya citado). Se trata de una bajada muy variada, con tramos idílicos y otros salvajes, con rocas por doquier, trozos de sendero bastante inclinados con terreno descompuesto, y con un paisaje magnífico enfrente nuestro, con el valle de Monistrol, el rio Llobregat y las montañas de enfrente, una cadena montañosa no tan alta como Montserrat pero que guarda rincones y senderos muy interesantes.

Una vez llegamos a la pista, son diez minutos más hasta las primeras casas de Monistrol (alli nos encontramos con el GR5) y la bajada abrupta por un canal de aguas hasta el pueblo. De tres o cuatro horas en adelante, dependiendo del tiempo que dediquemos al Monasterio o a curiosear por la alameda de los Degotalls.

 

NO SE PIERDA

Realmente vale la pena dedicar varias horas a recorrer la gran explanada del Monasterio de Montserrat y muchas de sus instalaciones religiosas o artísticas. La basiíica del siglo XVI, con un claustro gótico del s. XV y las maravillas ocultas del Museo: para los aficionados al arte, la ocasión de conocer uno de los museos más ricos y poco conocidos, en pintura religiosa catalana de todos los siglos o modernos como Rusiñol, Casas, Nonell, Picasso o Dalí, y grandes maestros como Caravaggio o el Greco. La comunidad benedictina, al cuidado del monasterio desde hace más de mil años, está integrada por menos de un centenar de monjes. Resulta interesante entrar en la basílica por una portada del año 1939, para darnos de bruces con el atrio de l'abad Argeric (s. XVIII) y ver de inmediato la portada románica de la antigua ermita del siglo XII. Nueve siglos en tres pasos. La Basílica fue consagrada en 1592. Ya dentro del recinto merece una visita atenta la sala del Trono de la Madre de Dios, donde veremos a la famosa "Moreneta", llamada asi por el tono oscuro de rostro y manos de la talla, policromada de finales del siglo XII. Para los amantes de los libros sugiero una visita a la biblioteca (300.000 volúmenes, 400 incunables, papiros, manuscritos, pergaminos y documentos desde el siglo XIII a nuestra época.

 

DOCUMENTACION

Más que en otras excursiones, en las de Montserrat, es aconsejable nutrirse de algún que otro libro y mapa o guia para disfrutar más de lo que nos ofrece esta excursión. La Guia senderista de Monserrat, de Editorial Alpina es excelente y está actualizada. Las mapas de 1:50.000 de esa editorial o de Piolet, para senderistas o escaladores, cumplen todos los requisitos para conocer esta enorme caja de sorpresas deportiva que es el macizo.Por supuesto, a disposición de los lectores en librerías especializadas o en Serret de Vallderrobres. Puede aprovechar para comprar en el Monasterio un libro muy especial: "Caminant a Montserrat", de Ramon Ribera Mariné, editado por Publicacions de l'Abadia de Montserrat. .

Compartir este post

Repost0

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens