Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
3 junio 2014 2 03 /06 /junio /2014 07:59

    foto3.JPG 

Unas cinco horas, más o menos, puede echar uno en esta caminata que tiene un valor añadido, unas cuevas donde nuestros más remotos antepasados dejaron la huella artística de su azarosa existencia. Se trata de las pinturas rupestres de Font Vilella, situadas a unos 7 kms al suroeste de Tivissa, población rica en restos arqueológicos, en lugares de gran belleza y en rincones encantadores, de la que ya hemos escrito en otras ocasiones y aún habrá más dada la característica de centro radial senderista (no muy conocido) que esta población ostenta a la chita callando.

Salimos de Tivissa desde la parte superior del pueblo (Parque de bomberos) y bajamos hasta el valle por las calles descendentes hasta encontrar un letrero que señala la pista hacia San Blai. Dirección oeste, entre olivos y almendros, pequeñas explotaciones rurales. La pista de sant Blai, por donde descenderemos a la vuelta, la dejamos a la derecha y cogemos la pista que sube por el barranco de Pradells hasta el coll de Maula y el Morral de Peña Roja.

La pista, muy bien cimentada, va subiendo intensamente, entre carrascas y arboles frutales, encinas y pinos. Vamos viendo  a nuestra derecha como se extiende el gran valle de Tivissa. En una hora más o menos de subida incesante llegamos al Coll de Maula desde donde tendremos una excepcional vista del pueblo, arracimado en torno a la torre de su iglesia, la sierre de Perelló, la  de Llaberia al nordeste, y al otro lado el valle de Peña Roja, la plana de Bulgar, y la sierra de Cardó. Al fondo, azulados por la distancia y con su caracteristico y sensacional perfil, los Puertos.

foto4.JPGVamos dejando a nuestra derecha el sólido morral de Peña Roja y al sol de la mañana comprendemos el nombre, viendo como el sol arranca destellos rojizos de la vertical pared de la roca, lugar muy conocido de escalada. Seguimos hacia el sur en dirección a las Cuevas de Vilella. Dejamos a un lado el "ullal de la Costa del Moro", un agujero en la roca por donde mana agua     después de una buena lluvia. Hay que estar atento a un camino que surge a la izquierda (SE)  y lleva a la sabina de Polesso y el barranco de les Covetes. Todo el barranco está sembrado de márgenes de piedra seca que van formando terrazas, una encima de la otra. Admira el enorme trabajo que los antiguos campesinos de estos lugares hicieron con gran pericia para lograr espacios de siembra en unos perfiles de terreno angostos y empinados. Todo el macizo que vamos a recorrer está plagado de estos margenes desde el siglo XVIII, de los que quedan restos muy visibles y que, segun dicen, si los pusieramos uno junto a otro formando una línea, daría la vuelta al mundo por el ecuador varias veces.  

    Pasaremos junto a un maset derruido, con su pequeña era y una cisterna, hasta llegar a un coll donde comenzamos una empinadísima bajada (hay que ayudarse con las manos, cogiéndose a ramas y arbolitos para evitar caidas y resbalones) que nos llevará en dirección sudoeste hacia el barranco de las Covetes, nuestro destino. Para llegar al comienzo del barranco hay que pasar por un estrecho desfiladero en el que las rocas por la erosión del agua y el viento han adquirido unas fantasmales formas. Es como si viéramos la puerta del purgatorio de Dante, aunque al traspasarlas nos encontramos con un  paraíso de serenidad, belleza y suaves colinas arboladas.  

El sendero desemboca en una pista forestal que nos lleva entre arboles y sembrados por el fondo del barranco. Dejamos una masía grande, en funcionamiento, a la derecha, hasta entrar en el barranco citado llamado también de Fogassos. En las cercanías de la masía encontramos un lugar idílico lleno de arboles frutales y un cartel nos advierte que en los lugares oscuros y humedos de la zona se encuentran ejemplares de Falgueras, una planta preshistórica que aun se reproduce y que fue testigo de la vida de los dinosaurios. Seguimos bajando por el barranco y la pista se bifurca. Hemos de seguir hacia el NE hasta llegar a unas imponentes rocas rojizas que guardan el sendero de entrada a les Coves de Vilella. Alli se encuentran las tres cuevas que ya citamos en el recuadro y que fueron descubierta en 1921 por Jaume Poch. El lugar es silencioso y tranquilo. Merece la pena sentarse junto a las cuevas y descansar un rato escuchando el canto de los pajaros y el murmullo del viento entre los arboles que cubren toda la zona.

Seguimos sendero arriba por el llamado Clot de Missamandell, un camino con desnivel mediano que circula entre plantas abundantes que cubren el sendero y zonas de rocas desnudas que forman como el lecho de un torrente. Encontramos una pista que debemos seguir a la derecha hacia el coll de Maula. Unos veinte minutos mas tarde llegamos nuevamente a la vista del morral de Peña Roja y el desvío donde, al principio tras superar el coll de Maula nos dirigimos hacia la Sabina de Polesso. Ahora en lugar de volver hacia el Coll de Maula cogemos el ramal de la derecha que lleva a Sant Blai, a fin de completar el circular. Pasamos junto al gran Mas de Rojals, con una vista excelente sobre el barranco, y bajamos por la pista de la ermita, con su sólido edificio rojizo, sus cipreses, la recortada cresta rocosa del Castell dels Moros (documentado en el siglo XII, aunque ya no existe) y su generosa fuente de cuatro caños. La ermita actual fue construida en 1858, estilo neogótico, pero fue levantada sobre una construcción medieval. Aconsejamos coger el caminito que desde la parte trasera de la ermita sube a la cresta rocosa y a la cruz. Gozarán de una vista espectacular sobre Tivissa y sus alrededores. Una vez dejado atrás todo ese lugar de  esparcimiento y las fuentes,  bajamos hacia Tivissa por la pista hasta que, recién cruzado el desfiladero de escalada, una vez en el coll opuesto, cogemos el GR7 que sube a la derecha de la pista --ésta lleva en una media hora a la población--, con lo que nos evitamos el largo paseo por asfalto y recuperamos el placer de caminar por sendero. El GR nos dejará justo encima del parque de Bomberos.

NO SE PIERDA

 

    foto11.JPGLas cuevas se encuentran junto a una explanada donde se está la fuente Vilella ( en esta época, sin agua). Las oquedades están en tres puntos diferentes y dos de ellas requieren cierta habilidad montañera para grimpar y desgrimpar en el roquedal donde se encuentran. La otra es accesible en un paseo sin complicaciones. Lo malo de estas cuevas es que las pinturas no están a la vista, como en los abrigos que menudean por esta zona, sino bastante dentro del recinto, con lo que es imposible verlas debido a que se han colocado vallas de hierro y cancelas para impedir el libre paso y con ello evitar el vandalismo tan habitual en nuestro país (y en otros muchos: el vandalismo suele ser marca del género humano). No obstante el recogido valle, con su silencio y sus bosques y rocas, merece una tranquila visita y unos minutos de reflexión contemplativa. Las cuevas toman los nombres, bastante gráficos, de "Ramat", "Cingle" y "Del Pi". De todas formas el excursionista disfrutará de los rincones donde se abren las cuevas (la del "Cingle", como su nombre indica está horadada en una pared bastante inaccesible, a la que hay que llegar escalando a manos libres) y podrá ver en carteles puestos al efecto, el aspecto de las pinturas. El "Ramat" tiene un conjunto de ciervos y cabras realizado con pintura roja amarronada. La del Cingle es una sola figura de 32 cm. de alto, un arquero que se dispone a disparar el arco. Mientras que las figuras del Pi, bastante dificiles de percibir, son cinco figuras humanas , cazadores seguramente en gestos activos de movimiento. Pertenecen al llamado estilo "naturalista o levantino" y están datadas al final del epipaleolítico (del 6000 al 5000 a.C.)

 

DOCUMENTACION

El libro "Muntanyes de Tivissa-Vandellós" editado por Piolet y escrito por un grupo de jóvenes biólogos, geólogos y geógrafos, amén de deportistas y montañeros, es interesante y suficiente para cualquier caminante que quiera conocer estos lugares. Piolet también ha editado un mapa 1:15.000, intitulado "Montanyes de Tivissa", en el que se pueden seguir los caminos apuntados. Ambos están disponibles en librerías especializadas y en nuestra tierra, la indispensable librería Serret en Vallderrobres.

 

 

 

   

   

Compartir este post

Repost 0
Published by nullediesinelinea.over-blog.es //charlus03 - en excursiones
Comenta este artículo

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens