Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
15 mayo 2012 2 15 /05 /mayo /2012 07:59

excursiones-0945.JPGHe aquí una propuesta de delicioso paseo por los alrededores del rio Tastavins. Salida desde la famosa ermita de la Virgen de la Fuente, río arriba por un sendero de poca inclinación entre bosques, llegada al pueblo tras unas dos horas de caminar, subida a las últimas casas del arracimado Peñarroya hasta encontrar el camino que lleva a las rocas de Masmut, casi una hora más por pista ascendente. Una vez frente a los rojizos cortados graníticos, subida a la cima --con unas pequeñas grimpadas sin mucho riesgo-- y regreso directamente a la ermita y santuario. En total unas seis horas sin contar paradas.

Salimos desde ldetrás de la ermita de Abajo (que merece una detenida visita como comentamos  un poco más abajo) dejando a una media hora de carretera arriba el caserío blanco de Peñarroya de Tastavins, arracimado sobre las laderas del Cerro de la Moleta. El sendero está marcado como GR (es el 8) en su comienzo, justo detrás de los edificios de la Hospedería . Cruzamos el rio y dejamos atras el recodo del puente viejo siguiendo un sendero estrecho que sube un poco para convertirse en una senda ancha, a veces pista, que va siguiendo el camino paralelo del cauce del río (en esta ocasión con poca agua, aunque en otros tiempos habia llegado a arrasar la antigua ermita, obligando a construir una nueva con grandes muros de piedra de contención).

Entramos y salimos de bosques, espacios de cultivos, ruinas de masías abandonadas, arboles frutales, pinos, carrascas, encinas, chopos. El sendero está bien marcado. Pasamos por el Moli Nou, un conjunto de casitas remozadas para turismo rural, ocupando la orilla izquierda del rio y hay que estar atento pues junto a unos grandes campos de cultivo y una explotación ganadera el sendero se bifurca, el GR8 sigue a la izquierda y el PR que debe llevarnos de nuevo al pueblo, tras dar un amplio círculo, se encamina hacia la derecha bordeando los grandes pastos y alguna construcción de adobe y piedra para guardar trastos de faenar. El sendero sigue rio arriba, acompañando el cauce, dejando a un lado muchos campos de cultivo. Encontramos un estrechamiento del cauce que se incrusta entre paredes graníticas de conglomerado gris, formando una especie de cañón de piedra con aguas  de color esmeralda  en donde se abren pequeñas pozas de poca profundidad. Al otro lado del rio van apareciendo viejas masías abandonadas, algunas incluso amuralladas, que dan un aspecto fantasmal a la zona. Cuando se camina junto a las gargantas pétreas que ha excavado el rio, es posible ver las laboriosas conducciones de agua que los antiguos pobladores han excavado y enmurado a cierta altura sobre la roca.

Chopos, encinas, sauces, van acompañando al caminante, que cambia de dirección tras pasar junto a un gran poblado de casas diseminadas, al fondo, en la oltra orilla del rio. Volvemos hacia el noroeste (donde intuimos que se encuentra Peñarroya) y avanzamos bajo bosque y sendero pedregoso con subidas y bajadas leves, hasta llegar a una gran explotación ganadera vallada con alambre de espino, que nos lleva tras una subida no muy acusada hasta la carretera  secundaria que une Peñarroya con  la carretera nacional a Fuentespalda y una pista al Pantano de Pena, por los Sucarrades y el Coll de Andreu, encima del rio de los Prados que hemos estado siguiendo. A la derecha, siguiendo la carretera, vemos nuevamente el pueblo de Peñarroya. Hemos de estar atentos pues el sendero, señales blancas y amarillas, cruza la carretera y se adentra por los campos de cultivo hacia la izquierda junto a una explotación ganadera y una granja porcina. El sendero nos lleva ahora hacia la espalda del pueblo, al que entramos por el Roquedal, frente al espacio abierto entre las rocas del fondo donde estaba el puente romano desaparecido, el "Pont chafat". Aqui podemos seguir la senda hasta el pueblo y alli la primera calle de subida hacia la pista de Masmut o subir directamente hasta la balsa de San Miguel, que está en el inicio de la pista que lleva a las grandes paredes de conglomerado rojizo. Una vez que llega la pista a las primeras paredes verticales del macizo, hay una confluencia de sendas y caminos. Un sendero de bajada dejando las rocas a la izquierda, por entre el bosque de encinas y pinares, una pista a la derecha que asciende hacia el mirador y un camino estrecho medio borrado a la izquierda del sendero que sube empinadamente hacia un lateral de las Rocas. Ese es el que hemos de subir. Al llegar a la base de las primeras rocas que forman parte del macizo, la subida se inicia de inmediato con una suave grimpada hacia la derecha, con algunos pasos aéreos. Hay que seguir las señales azules, que nos llevarán tras algunos momentos en que hay que usar manos y pies sobre las rocas, a la cima. Dado que ya hemos hablado en otra ocasión de las Masmut, comenzamos el regreso.

Salimos por la pista hacia el pueblo. Conviene una larga paseada por las calles estrechas y empinadas. Atención a algunos bellos edificios medievales o renacentistas, a la Iglesia de Santa Maria la Mayor (Monumento histórico-artístico desde 1984) y reponer fuerzas en, por ejemplo, el Hotel Tastavins, con un buen servicio de restaurante. Despues solo queda bajar dando un paseo hasta el Santuario (hay un senderito algo perdedor que lleva desde la explotación de los Jamones hasta detras del santuario, justo al comienzo de nuestra excursión, pero se pueden ahorrar, por una vez, el sendero y seguir tranquilamente la carretera.

 

 

 

ACCESOS Y DOCUMENTACION

 

Los mapas del Servicio Topohgrafico Nacional, 520, de Peñarroya de Tastavins, amén de los libros "Lo Port" de Joan J. Tirón y, Las "Rutas por el Matarraña y los Puertos" editado por Prames y el Gobierno de Aragón  y algun ejemplar para el recuerdo de cualquier de los muchos libros editados sobre las Rocas de Masmut (una maravilla tambien desde el punto de vista fotográfico),  justifican una visita a la librería de Octavi Serret en Valderobres, aunque por supuesto también suelen encontrarse en otras librerías especializadas

 

LA VIRGEN DE LA FUENTE, PATRIMONIO MUNDIAL

 

Solo por visitar este antiguo Santuario, declarado Patrimonio Mundial del Arte mudéjar aragonés en 2001, la excursión ya vale la pena, imagínense si sumamos los encantos deportivos y paisajísticos. El Santuario está formado por un coinjunto de edificios, unidos entre sí por escalinatas y paseos. Hay dos ermitas (la de Arriba y la de Abajo, no denotan mucha imaginación los que les pusieron los nombres) mas una hospedería (hoy en funcionamiento otra vez), la oficina de Turismo y el Centro de Interpretación del Porcino (una de las riquezas de la zona: reputados jamones con denominacion de origen). La ermita de Arriba tiene un estilo gótico-mudejar, es de finales del siglo XIV y tiene una techumbre del mudejar aragonés decorada con pinturas y motivos geometricos y naturales que causa verdadero asombro. La de Abajo es del siglo XVII (1638) con dos portales en los que campan las fechas 1658 y 1783. De 1341 data la Cofradía , cuyo primer cofrade fue el rey Pedro IV. La Virgen de la Fuente (ésta, muy hermosa, con quince caños) es una más de que gozan de una leyenda de itinerancia. Fue descubierta por el consabido pastor junto a la fuente en el siglo XIII, llevada al cercano pueblo y milagrosamente perdida y vuelta a encontrar en la misma  fuente. Una y otra vez. Hasta que se decidió construir la primera ermita en la zona. Cosas.

Compartir este post

Repost0

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens