Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
26 marzo 2012 1 26 /03 /marzo /2012 09:53

ulldemolins-San-Bartolome60312-150.jpgSe trata de uno de los parajes mas interesantes y visitados del magnífico macizo del Montsant, en la provincia de Tarragona, al menos la primera parte que lleva hasta la ermita de Fraguerau. Una vez allí (donde la mayoría de los excursionistas suelen darse la vuelta y volver a la ermita de San Antonio, punto de partida) el sendero  se hace muy solitario y continúa para hacer un circular que nos lleva tras intensísimas subidas de nivel hasta la Punta dels Pins Carrasers, no sin antes pasar por dos puntos delicados aunque no difíciles, tramos muy aéreos y subidas inclementes. Y para poner la guinda, la bajada del Grau del Llop con una inclinación salvaje que te obliga a ir agarrándote a ramas y troncos y te lleva de nuevo al punto de partida. No aconsejo esta excursión con lluvia, nieve o vientos fuertes del norte. Mejor pues en primavera u otoño. En verano hace un calor infernal.

Una vez en Ulldemolins, a la entrada del pueblo hay un desvío a la izquierda señalizado "A las ermitas". Seguimos la pista asfaltada. Tenemos enfrente el enorme muro pétreo del Montsant (llamado así por el gran número de ermitas, capillas, iglesias y santuarios que hay en los rincones más inesperados, donde tambien proliferan cuevas de ermitaños y ascetas) con la meseta superior que se alza desde cien metros de altura a casi trescientos en algunos puntos. La pista va ascendiendo y nos lleva a la ermita de Santa Magdalena, a la izquierda, pero debemos seguir hasta San Antonio, principio de la caminata.

La ermita de San Antonio de Padua y Santa Bárbara (no tiene mucho interés artístico) está rodeada de una zona de acampada y un área recreativa con mesas de madera o de piedra y fogones donde asar carne. Seguimos la pista que va hacia el rio Montsant dejando atrás un cartel que nos avisa que el sendero que vamos a hacer tiene cierto riesgo en su parte final, sobre todo con mal tiempo. Hace un dia excelente y el tiempo que apuntan, 3h 40 m (siempre es más porque no se cuentan las paradas) supone poca dificultad. Está muy bien balizado con las marcas rojas y blancas del GR 65-5 -- que lleva al pueblo de Margalef-- y las seguimos hasta llegar al mirador de las Cadolles Fondes, una estrecha garganta de roca viva en cuyo fondo espejea el bellísimo verde esmeralda de las aguas del Montsant que aqui forman pozas. Dejamos a la izquierda un sendero abrupto que va hacia el Pic de los Pins Carrassers, junto a una balsa de agua, que es por donde bajaremos a la vuelta. Inmediatamente después entramos en el Congost propiamente dicho y frente a nosotros comienzan a verse las extrañas y caprichosas formas rocosas que parecen esculturas, a veces antropofórmicas o semejantes a animales, que regala la Naturaleza a los que pasean por ese hermoso lugar. Estamos caminando por el Vall del Silenci, donde apenas el gorjeo de algunos pájaros o el ronco grito de las rapaces logran romper el velo de un silencio casi total. Paz y serenidad en el ambiente. Caminamos con renovadas energías bajo el sol y también bajo el palio de los árboles que festonean el camino.

Cruzamos la riera que desciende desde la fuente de la Gleva, hay un desvio a la derecha que lleva al Rincón de la Pastera (un voladizo de piedra o bauma enorme donde vemos que se han amurallado los huecos, seguramente para el ganado y los pastores de antaño) lo dejamos y seguimos hacia un gran rondal rocoso donde hay una cueva con restos de fuego, mientras descendemos hacia el fondo del valle.

Mas o menos a una hora y pico de la salida encontramos a la derecha un bello puente colgante de madera con cables de acero, bamboleante y exótico (puente colgante de San Bartolómé) que nos llevará a la ermita de Sant Bartomeu de Fraguerau, mientras el GR sigue enfrente a la izquierda (luego lo seguiremos para completar el circular, es donde comienza el tramo mas duro). La ermita es de una belleza bucólica y agreste. Está enclavada en un lugar idílico, en un rincón protegido por los arboles, dominando el congost con una presencia discreta y semioculta. Fue fundada en el siglo XII por Guerau Miquel, un mítico ermitaño de aquella época, milagrero hombre santo que habitó en esta sierra y da nombre al Congost. El último anacoreta que vivió allí fue Francesc Palau i Quer, que se instaló en el paraje allá por el año 1851.

Volvemos a cruzar el puente y seguimos el sendero en dirección a Margalef. Unos kilómetros mas adelante --casi una hora de caminata-- veremos una desviación a la izquierda, señalizada con una fita, que asciende de forma abrupta y muy empinada (en unos minutos más de 40 m de desnivel). Es un sendero estrecho y trabajoso que remonta la cresta de los Ventadors. Hay que superar por la izquierda las primeras rocas buscando la cresta y es preciso utilizar las manos para asegurar una subida bastante aérea. Personas con miedo invencible a las alturas, abstenerse. Estamos en la carena de la sierra de Solans y frente a nostros se abre el profundo valle rodeado de cortados de piedra verticales de gran altura.

Aún nos queda otra prueba : pasar por un relieve estrecho junto a la roca que se abre al precipicio por la derecha y que es aconsejable pasar haciendo uso del cable que está firmemente sujeto a la pared de roca. Es corto y más amenazador que peligroso. Luego nos quedará una fuerte subida y caminaremos por la cordada superior hasta llegar a la punta de los Pins Carrasers y el coll de la Trona que permite la visión de los dos valles, el de la ermita y este segundo que se abre más de mil metros abajo

En el coll encontraremos entre dos rocas una bajada brutal, un sendero estrecho y resbaladizo que baja casi verticalmente haciendo lazadas, llamado el Grau del Llop. Lo bajamos auxiliándonos con matas, ramas y árboles y en unos veinte minutos llegamos a terreno más distendido hasta que topamos con la balsa de extinción de incendios que ya comentamos al principio y un poco más allá el origen de la excursión, la ermita de San Antonio. Poco menos de seis horas con un par de pequeñas paradas incluidas. 

 

 

 

 

NO SE PIERDA

Antes o después de la excursión es preciso acercarse a la ermita de la Magdalena (que dejamos a la derecha en la pista a San Antonio). Es un edificio de estilo renacentista y ha merecido el sobrenombre de Catedral del Montsant por su factura arquitectónica y sus dimensiones de base y alzada. En su vecindad está el famoso Pi Carabassé. Es un paseo de una horita mas o menos y te lleva a rincones muy bellos siempre que el Montsant lleve suficiente agua.

 

 DOCUMENTACIÓN

 

Los mapas de Desnivel de "Serra de Montsant", 1:20000 son muy útiles, aunque el camino está bastante bien balizado, sólo en la carena de la sierra es un poco perdedor hasta que se encuentra la bajada del Grau dels Llops.  Geo estel ha editado un librillo sobre el Parc Natural de la Serra del Montsant que es bastante claro aunque parco en datos. Hay mas material sobre el Montsant en librerías especializadas o, por supuesto en Librería Serret de Valderrobres.

 

COMER, DORMIR, COMPRAR

 

En Cornudella, La Fonda del Recó. Buen vino en Gratallops o en el Celler de Pasanau en la Morera. No olviden la agrobotica de Ulldemolins. Magnifico aceite ecológico. En Cabacés, Hostal la Neus. La fonda Toldra en Ulldemolins. En la Morera, el Hotel Balcó del Priorat o La Vileta en Cornudella. Así pues, aceite, vino y frutos secos.

 

ACCESOS

 

Las rutas de acercamiento son fáciles, desde el Bajo Aragón, la carretera que nos lleva a Gandesa, Mora de Ebre, Falset y antes de llegar a Reus nos desviamos hacia la izquierda, Borges del Camp, Cornudella, Albarca y Ulldemolins, base de la excursión. Desde Cataluña, lo mas rapido es la AP7 hasta Montblanc, Vimbodi por la N240, la comarcal hacia Vilanova de Prades y luego hasta Ulldemolins. Aunque también se puede ir hasta Reus y coger la carretera de Cornudella.

Compartir este post

Repost0

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens