Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
7 diciembre 2011 3 07 /12 /diciembre /2011 08:16
the-help-cartel-1.jpg
Tate Taylor dirige "Criadas y señoras" con la amabilidad tono pastel de las películas de los ochenta, aunque la época retratada es un poco anterior. Tanto la ambientación como el aspecto de los personajes y su vestimenta están magníficamente reflejados y uno tiene la sensación agradable de estar viendo una película de los años sesenta que por un milagro surge en un color y una estética de filmación rabiosamente modernos. Tan modernos, ay, que el espectador avisado termina encontrándose con la sensación de estar viendo un telefilme de gran presupuesto, eso sí.
Se nos narra un conflicto racial que es también un duro conflcto de clases y, en el fondo de todo, el nacimiento de una escritora, una joven periodista que decide involucrarse en aspectos de su sociedad que ella rechaza y le parecen injustos. Hablamos de racismo, de explotación de los negros en un estado del sur de los Estados Unidos y de una época en la que todo eso estallaría desde el uso conjunto de los autobuses urbanos, a las universidades, pasando por los derechos de las criadas en las señoriales mansiones de la clase alta blanca (por cierto, la legislación de aquél tiempo condenaba con cárcel a quien osara escribir en un medio de acceso público que las dos razas tenían los mismos derechos, algo impensable para un país que, cincuenta años mas tarde, tiene un presidente negro).
Taylor se basa en la novela de Kathryn Stockett, "Criadas y señoras" --un best seller del año 2009-- pero lo hace limando asperezas, tendiendo una mano amable y con humor para aligerar la descarnada situación dramática con la que ambas partes, negros y blancos, vivían una situación cada día más explosiva, con elementos como el Ku-Klux-Klan haciendo salvajadas y la sociedad bienpensante admitiéndolo como un "mal menor" ante la presumible pérdida de sus privilegios. La secuencia en la que la madre de la protagonista, una excelente mujer por otra parte, despide a la criada negra que le crió a ella y a su hija por mantener el aprecio del grupo social al que pertenece, es un modelo de concisión y eficacia dramática. Pero poco más hay de eso en el resto del excesivo metraje de la película.
Si  el director hubiese tratado de hacer un tratamiento realista y documental  de lo que narra, seguramente más que una comedia dramática le hubiera salido una tragedia shakesperiana, en la que la estupidez, mezquindad y crueldad de unos se vería respondida con la brutalidad y la desesperada agresividad de los otros. Pero tal vez entonces no habláramos de la misma película que, por cierto, está titulada originalmente como "The Help" ( "El servicio") un título mucho más irónico y adecuado, ¿no creen? Reducir el drama a la cuestión de que las criadas negras deberían poder usar los lavabos de sus señores ya que están todo el dia cuidando a los hijos de éstos, resulta baladí y denota esa voluntad de no despegarse demasiado del ámbito de la comedia.
 Las actrices (es ésta una película de mujeres, blancas y negras, los hombres están de relleno) desde Emma Stone, la joven irreverente que se atreve a desafiar a su sociedad y su clase por algo que cree injusto, a Octavia Spencer y Viola Davis, dos de las criadas y también a las chicas blancas sometidas al codigo rígido de su clase, Bryce Dallas Howard y Jessica Chatain entre otras, logran hacer absolutamente creíbles a sus personajes y perfilan entre todas una película que conmueve y divierte, a pesar del dramatismo real de la situación. Y esa es una de las notas buenas de esta película: la magnífica dirección de actrices. A la altura de un Georges Cukor.
La película está recaudando una lluvia de millones en Estados Unidos y en Europa lleva una existencia languideciente esperando al mercado de deuvedés. Quizá el secreto está en que para Estados Unidos es una cinta amable que trata de refilón un tema sangrante en el país, aportando gramos de humor y sobre todo elementos y personajes de innegable bondad y comprensión. De alguna forma resulta tranquilizante. Sin embargo fuera del país de las barras y estrellas estamos acostumbrados a ver tratar esa espinosa cuestión del reciente pasado del país, (con rebrotes de lo más sangriento de vez en cuando), con un estilo mucho más descarnado y realista.
La película nos hurta, como era de esperar, información sobre las consecuencias que en aquella sociedad punitiva tendrían las acciones de las negras y su defensora blanca. Todo queda en algo insustancial, una broma social. Y sabemos que eso no es posible. Eso no fue posible en aquéllos lejanos sesenta.
 

 

  

 

Compartir este post

Repost0

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens