Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
18 octubre 2011 2 18 /10 /octubre /2011 15:36
 four_lions.jpg
  Chris Morris, un director inglés tocado por la magia irreverente de los Monthy Piton, la osadía de Borat y las gansadas de Mr. Bean, sin su ingenuidad, se ha atrevido a hacer comedia destructiva sobre un tema tabú: el terrorismo de sello islámico. "Four Lions" es una comedia que hay que ver con la mente clara y nada maniquea, ya que hace con el terrorismo islámico lo que el grupo iconoclasta de los Monthy Piton hicieron con "La vida de Brian" y la religión: humor crítico, inteligente, anarquista y salvaje sobre una realidad que tiene de todo menos graciosa.
En el festival de Sundance 2010 se alabó esta película rompedora aunque muchos le vaticinaron un dificultoso estreno, si lo había y una vida más bien corta en los cines comerciales, si es que alguien se atrevía a distribuirla.
Al final ha logrado estrenarse y veremos qué trayectoria tiene. El boca-oreja funciona desde luego y no sabemos de ningún atentado islamista contra los cines o contra Morris y sus actores (habida cuenta del escaso sentido del humor que suele mostrar esa creencia religiosa): las aventuras descabelladas de ese grupo de islamistas británicos, primero en Pakistán y más tarde en la propia Inglaterra roza el más radical y venenoso humor, con una ironía candente y un contexto politico y social desternillante pero, ojo, bastante realista. Las cosas seguramente no suceden así, pero lo que nos cuentan no es absurdo sino bastante posible, aunque aqui desemboque en la astracanada.
Datos para la carcajada; las motivaciones de algunos de los novatos terroristas, el uso de cuervos-bomba, los disfraces increíbles llenos de explosivos para correr la maratón de Londres y hacerlos estallar, la organización de los atentados, el comportamiento de las fuerzas del orden, los diálogos dignos de Jonathan Swift con unos gramos de Woody Allen, el entero planteamiento de la película, todo lleva al espectador a una orgía del sinsentido, el absurdo, la guasa irónica, la estupidez como forma de comunicación satìrica y en suma un regalo de buen humor negro para quitarle un poco de tragedia a un tema que, la verdad, agobia un poco.
Los cuatro leones, aspirantes a terroristas que van metiendo la gamba sin cesar con una estupidez ingenua que atrae a la mala suerte como la luz a los mosquitos, acaban conectando con el espectador en clave de humor de sal gorda, cada uno de ellos con sus motivaciones y sus dudas y sus necesidades cotidianas y su falta absoluta de idoneidad  y preparación para lo que quieren hacer.
Es obvio que no se trata de ironizar a costa de los musulmanes y esto es algo evidente para una persona minimamente inteligente aunque creo que puede resultar peligrosa en otras personas demasiado, digamos, convencidas de la legitimidad de la lucha contra el Gran Satán (occidente). Gags desternillantes, economía de medios, astracanada de la buena y disparates a gogó para alegrar un poco al personal, bastante hastiado de la osura y sangrienta tragedia de la realidad.
La broma final de relacionar al pintoresco grupo londinense con la muerte de Bin Laden ajusta un poco la lente de percepción de lo que nos narran y cómo lo hacen. No hay burla sino jolgorio, absurdo y sátira, un juego --difícil -- de decirnos hasta qué grado de locura pueden llegar algunas personas en nombre de ideales que en ningun momento preconizan esos actos. Pero no hay moraleja, ni crítica filosófica, hay broma, risas y excesos en nombre del humor. Los cinco terroristas descerebrados son dibujados con precisión de entomólogo y con detalles que los hacen, ay Señor, excesivamente "posibles".
Yo creo que la comedia de Morris debería ser de visión obligada en nuestras escuelas occidentales tan plurales en procedencias del alumnado. Reirse con la risa sana del humor de caricatura puede quitarle hierro a un tema que siempre se toma con excesiva emocionalidad. Jugar a desarmar una idea fanatizada puede resultar terapéutico, ya sea, por ejemplo, en los ámbitos nacionalistas violentos, ETA o IRA o en los desbarajustes políticos de dictaduras varias y de monopolios religiosos o sociales. Tal vez si aprendemos a reirnos un poco de la "sacralidad" de esos conceptos hagamos que se abran caminos a la razón y la empatía.
Aunque en definitiva la inmolación paulatina de los cinco terroristas imexpertos deja en la mente una pregunta oscura: ¿podría ser prematura la risa, la carcajada liberadora, en unos temas que todavía nos atañen con  toda su barbarie indiscriminada y letal? Pues, dedichadamente, en la vida real los terroristas pueden ser tan estúpidos como en la pelicula pero obviamente son más eficaces.

Compartir este post

Repost0

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens