Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
14 abril 2012 6 14 /04 /abril /2012 07:16

cumbres-borrascosas-cartel.jpg

Nueve versiones, nueve (hasta una en Bollywood tipo desorejado musical hindú), se han hecho del romántico drama de la Brontë, "Wuthering Heights". La presente no tiene nada que ver con la versión clásica de William Wyler, interpretada por Merle Oberon, Laurence Olivier y David Niven, que se llevó en 1939 un único Oscar a la mejor fotografía y a la que el tiempo ha respetado bastante bien. Incluso desmerece ante la que dirigió Peter Kosmisky con Juliette Binoche y Ralph Fiennes. Y no me refiero a calidad fílmica. Son tres versiones bastante fieles a la obra de Emily  Brontë, aunque al tiempo, tres visiones radicalmente distintas.

En la nueva adaptación, dirigida por la británica Andrea Arnold (responsable de cintas tan apreciables como "Fish tank" y "Red Road", donde muestra su visión dura y sin compromisos de la vida), enfoca  la conocida historia de "Cumbres borrascosas" paseando su desolada cámara por los páramos de Yorkshire, azotados por un viento gélido, la lluvia, la nieve y la soledad (el lugar donde la Brontë localizó su romántico drama). Naturaleza inclemente, barro rodeando las casas rurales y las granjas, una cierta miseria que contrasta vivamente con la suntuosidad de los vecinos ricos, violencia en los sentimientos y en los actos y la naturaleza humana que, contagiada por la exterior, se vuelve extrema, cruel, intensamente apasionada, desafiante, mezquina, esclava del odio, del amor y de la desesperación.

Volvemos a vivir la historia de Heathcliff, un niño rescatado de la muerte por inanición y miseria en las calles de Londres por un modesto granjero que, en un gesto de compasión y fe religiosa, se lo lleva a su granja en Yorkshire, llamada "Cumbres borrascosas". Allí el niño negro --licencia que se permite la Arnold dandole un incentivo dramático a una historia ya de por sí poco complaciente-- comnezará su desolado periplo personal, desde el espinoso y contradictorio amor entre el chico y la hija del amo, Cathy , hasta el odio sempiterno del hijo del granjero, Hindley, un mozalbete brutal de malas  inclinaciones que detesta al chico negro al que considera un usurpador y al que convertirá en su víctima propiciatoria tras la muerte del padre.

Arnold se centra en el amor visceral y obsesivo entre Cathy y Heathcliff, rodeados por  un agresivo rechazo racista y de clase de la gente que les rodea. El ambiente físico del entorno está en consocnancia con la tenebrosa historia, cielos oscuros y amenazantes, grandes lluvias, barro, ventoleras y nevadas, frío desapacible y miseria, todo en un ambiente tétrico y oscuro.

Ya desde la secuencia inicial de la película, el joven negro lanzándose contra una pared deslucida donde están escritos los nombres de los dos enamorados y dibujos alusivos, golpeándola con la cabeza, hiriéndose y al fin perdiendo el sentido, mientras fuera los desnudos árboles y sus ramas esqueléticas golpean los cristales del ventanuco de la habitación. Heathcliff quiere matarse tras la muerte de su amada. Pero entonces la cámara vuelve atrás en el tiempo y nos trae las imágenes de la llegada a la granja del niño, de la mano de su bondadoso protector. Allí es muy mal recibido por los dos hijos del granjero ante la sorpresa dolorida del padre.

Una genial fotografía --Robbi Ryan-- oscura, fría, desangelada, llena de aristas y contrastes, va acompañando el aire ominoso y opresivo de la narración, con la música natural de la lluvia cayendo o el aire azotando el páramo y los árboles o el tétrico chapoteo de los pies sobre el barrizal.

En la película hay dos partes muy diferenciadas. La primera, la infancia de los dos niños, a pesar del ambiente citado y el tratamiento fílmico de los personajes, mantiene un ritmo intimista y un esteticismo del detalle mínimo. En la segunda, ya adultos ambos, pasan a la reiteración y a una cierta consideración fatalista de la historia, que se vuelve previsible en las acciones de los personajes, cuyos sentimientos íntimos ya no se reflejan en gestos y miradas, sino que todo se vuelve un poco mecánico, como si hubiera intención de ajustarse sin más a la historia, sumida al signo de la venganza, de la violencia y el exceso emocional. El Heathcliff maduro no nos convence, no atrae nuestra compasión (ni desde luego nuestra simpatía: no se trata de un personaje simpático en ningun momento de la película, ni de la novela) y su sufrimiento no nos parece profundo y auténtico (aqui gana la dureza inconmovible de Olivier en la versión de Wyler).

El único aspecto que se mantiene durante todo el metraje, por su soberbia y acongojante cualidad física, es el de la naturaleza desnuda y fría como personaje esencial de la historia, pleno de fuerza y tan apasionadamente dramático como los personajes que viven sus duras, embrutecidas, vidas bajo su dominio. Los páramos invadidos por la lluvia y el viento alcanzan un protagonismo estético y dramático que sorprende por su fuerza.

Interesante versión del clásico literario que no gustará a los que aman la novela y la versión de Wyler, pero que atraerá a gente joven que conozca poco la obra de la Brontë y crea que Sir Laurence Olivier es el nombre de un Whisky de malta.

En cuanto a los actores, Salomon Glave (que hace de Heathcliff joven) es bastanta superior a James Howson que toma el relevo como adulto. Algo parecido ocurre con Shannon Beer (Cathy joven) respecto a su versión adulta, Kaya Scodelario. Lee Shaw consigue bastante fuerza con su interpretación del brutal Hindley, mostrándonos su lado patético con tanta convicción que provoca compasión y los demás tratan de ajustarse a sus papeles. Ya les digo convence más la Naturaleza como personaje principal omnipresente que los actores.:

Compartir este post

Repost 0
Published by nullediesinelinea.over-blog.es //charlus03 - en cine - teatro - opera
Comenta este artículo

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens