Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
10 septiembre 2011 6 10 /09 /septiembre /2011 20:02

hlawrence.jpgControvertido, considerado un hombre de dudosa moralidad, convertido en piedra de escándalo de la sociedad aún victoriana en las formas por su manera libre y sumamente erótica de considerar las relaciones entre hombres y mujeres, David Herbert Lawrence, (1885-1930) impenitente viajero y novelista con fuerza y brío literario, fue considerado ya en vida y sobre todo tras su prematura muerte (a los 44 años, de tuberculosis) una de las cumbres literarias de la novela británica de principios del siglo XX. Uno de las indiscutibles maestros de su generación E.M. Forster, el autor de "Habitación con vistas" y "Las alas de la Paloma" o "Maurice", excelente critico además, escribió de él: "fue el novelista imaginativo más grande de nuestra generación".

En "Mujeres enamoradas", una de sus noevlas más duramente criticadas por sus descripciones amorosas y sexuales, logró soliviantar al recién aparecido movimiento feminista, pero pocas personas, tras el velo del escándalo, percibieron la demoledora critica que el autor realizaba de la sociedad de su tiempo, de su hipocresía e inmoralidad esencial, escrita con brillantez, rigor y una fina ironía que revelaba a un pensador de altos vuelos. Siempre he pensado que D.H. Lawrence fue un visionario intelectual, dotado de una exquisita sensibilidad, que vio más claro y más lejos que sus contemporáneos, un hombre adelantado a su tiempo que padeció toda su vida la hipócrita animadversión de  la sociedad y vivió practicamente en el exilio voluntario toda su vida.

Viajes por Australia, Italia, Ceilán (la actual Sri Lanka), Estados Unidos, México, Francia, hasta recalar en Nuevo Mexico donde formó parte de un intento utópico de convivencia en comunidad (lo que en los 60 fueron las "comunas"). Su literatura fue bebiendo de todos esos lugares y esas gentes sin abandonar nunca su raiz británica. Sus obras se multiplicaban, "La serpiente emplumada", "La mujer cabalgante", "Hijos y amantes", "El arco iris", "La vara de Arón", "El amante de Lady Chatterley", además de colecciones de artículos, reportajes de viajes y ensayo (curiosamente uno "Pornografía y obscenidad" que era una defensa de su talante literario en esos temas y un irónico ataque contra la pacata e hipócrita censura de su país.

La escritora y crítica Catherine Carswell salió en defensa, (junto con Aldous Huxley) del anatematizado escritor con unas líneas realistas:

 

"Frente a las grandes desventajas iniciales y su siempre delicada vida, la pobreza en que se mantuvo durante las tres cuartas partes de su vida y la hostilidad que sobrevive a su muerte, él no hizo nada que realmente no quisiera hacer, y todo lo que más quiso hacer lo hizo. Viajó por todo el mundo, fue dueño de un rancho, vivió en los rincones más hermosos de Europa, y conoció a quien quería conocer y les dijo que estaban equivocados y que él estaba en lo correcto. Pintó e hizo cosas, y cantó, y cabalgó. Escribió alrededor de tres docenas de libros, de los cuales incluso la peor página baila con una vida que podría ser equivocada para cualquier otro hombre, mientras que las mejores son reconocidas, incluso por aquellos que lo odian, como insuperables. Sin vicios, con muchas virtudes humanas, el marido de una mujer, escrupulosamente honesto, este estimable ciudadano aun así consiguió ser libre de los grilletes de la civilización y del no de las camarillas literarias. Se hubiera reído suavemente y maldecido vehemente al pasar por los búhos solemnes - uno tras otro por su propio pie - que ahora lo investigan. Para hacer su trabajo y llevar adelante su vida a pesar de que le supusieron algún esfuerzo, lo hizo, y tiempo después de que sean olvidadas, la gente sensible e inocente - si queda alguna - volverá a las páginas de Lawrence y sabrá a partir de ellas qué tipo de hombre excepcional fue"

 

En estos tiempos en los que triunfa un cierto aire híbrido y sincrético en la novela, donde se mezcla la evasión o la aventura, con la psicología y el ensayo, Lawrence fue sin duda un innovador y un precursor. Su obra "La serpiente emplumada", que transcurre en México, es un ambicioso y apasionante tratado sobre la feminidad,  sensible y receptiva, abierta al conocimiento y la masculinidad invasiva, fuerte y creativa. Todo ello en un intenso argumento de cultos ancestrales mexicanos y de simbolismo azteca. Siempre presente esa dicotomía entre el hombre y la mujer en la que ésta se convierte en la auténtica fuerza oculta, el misterio ancestral  que un homosexual no confeso como D.H.L. --estuvo toda su corta vida casado con la misma mujer, que le acompañó siempre, aunque se le conocieron varios amantes masculinos-- tuvo la sensibilidad y la valentía de analizar. No es de extrañar pues la admiración y la defensa de Forster, que solo despues de su muerte se atrevió a permitir la publicación de "Maurice", una de las primeras novelas  en defensa de la homosexualidad.

Creo que Lawrence, que tuvo un éxito enorme desde los cuarenta a los  setenta del pasado siglo, volverá a gozar de fama renovada en cuanto a alguien se le ocurra la honrosa idea de llevar al cine, por ejemplo, "La serpiente emplumada", o mejor a la televisión, una de esas series de culto que han devuelto a la vida de las librerías a más de un autor olvidado. Esperémoslo por el bien de la literatura.



Compartir este post

Repost0

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens