Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
7 mayo 2014 3 07 /05 /mayo /2014 07:51

excursiones-2118.JPG

Cerca del km 20,8 de la carretera A-1414 que une Vallderrobres  con Fuenteespalda (a unos 7 kms del primer pueblo) sale una pista a la derecha que bordea una de los dos curiosos cerros escarpados truncados por cimas planas, como cortadas por la espada de un gigante, que toman el nombre de La Moleta (diminutivo del catalán "Mola"=muela) y constituyen un telón de fondo peculiar que limita la planicie que engloba Vallderrobres, La Fresneda y Torre del Compte. Un cartel avisa que por allí --a un kilómetro del desvío-- se toma el sendero de montaña que lleva a la ermita de Santa Magdalena y después a los Altos de La Moleta.

Una visita a la peculiar ermita en ruinas --en la ladera norte de la montaña-- puede complementarse con la subida a los altos de La Moleta, excursión que oscila entre las dos y las tres horas en total, según el tiempo en que uno dedique a pasear por la semisalvaje meseta, en la que la caida de árboles y los matorrales han borrado los senderos y dificultan la bonita vista que tiene el lugar, con las moles de La Caixa, el Perigañol y La Picossa por un lado, la gran planicie que corta el Matarraña con sus meandros anchísimos, los pueblos en la lejanía o los Puertos de Beceite con su sky line recortado y abrumador, la pirámide de Horta de San Juan o las ciclópeas murallas de color naranja de las Rocas de Benet.

La subida del sendero es permanente y en algún punto abrupta  (en total son unos 200m de desnivel pero en poca distancia relativa) y discurre entre vegetación arbolada, troncos caidos y setos silvestres. En más o menos media hora, llegamos al poste que marca la subida a la ermita a la izquierda y avisa que el sendero sigue recto hacia los Altos de la Moleta. Grandes piedras caidas jalonan el camino que ahora es sólo arbolado. Al subir por la cara norte suele haber sombra y las copas de los arboles están tan unidas que forman una especie de dosel.

 

Una vez visitadas las ruinas de la ermita, volvemos al sendero principal e iniciamos la subida por un camino que va haciendo anchas lazadas ocualtas por la vegetación. A pocos metros del poste se encuentra una fuente donde se surtían de agua los ermitaños. Lleva tiempo seca. Seguimos el sendero hasta la cima.Esta es una planicie extensa de unos 800 metros completamente cubierta por arboles y matorrales, limitadas en algunos puntos por cortadas sin camino y en otros con borradas sendas que parecen bajar en algún punto pero que no sabemos si tienen continuación. Es agradable hacer un largo paseo por esa meseta boscosa de amplios horizontes, pero hay que mantener la orientación para encontrar nuevamente el punto de bajada. Es un lugar idóneo para hacer el refrigerio de la excursión.

La vuelta es por el único punto de salida de la meseta y hay que tener en cuenta dos opciones: bajar por el mismo sendero de subida u optar por bajar hacia el sur (está indicado por un poste) dejando La Moleta a la izquierda para ir a buscar la pista que rodea el cerro y que va a las masías que hay desperdigadas por los aledaños entre los campos de cultivo, los olivares y los almendros. Al final de la bajada, cuando damos con la pista aludida, a mano izquierda termina en una gran masía remozada en parte (el Mas del Dominguet), con sus pozos, alberca, pajares y grandes corrales de mampostería, algunos en ruinas. Debemos coger a la derecha, sin dejar de seguir esa dirección en un cruce de pistas (una va hacia el norte y la otra sigue bordeando la Moleta hacia el noreste) a pesar de la señal en contrario del GR que se dirige hacia Valderrobres y marca la dirección norte del otro ramal que dejamos a nuestra izquierda. Tras algo más de media hora de caminata por la pista, con verdes campos de cultivo a la izquierda y el paisaje de la gran llanura con los Puertos al fondo y con los limites boscosos de los bajos de La Moleta a la derecha, llegamos al punto de partida.

En unas tres horas más o menos podremos dar por cerrada esta corta pero entretenida excursión llena de alicientes históricos y paisajísticos.

excursiones-2155.JPG

 

NO SE PIERDA:Una ermita troglodítica

Mi buen amigo Jesús Ávila Granados dedica un capítulo a Santa Magdalena en su libro "Matarraña insólito" y no es de extrañar dada la belleza y el misterio de ese rincón poco conocido.  Lo primero que llama la atención es la majestuosidad asilvestrada del lugar donde está enclavada, adosada a unas grandes baumas o abrigos rocosos, en la que la gran cueva de la ermita parece un misterioso lugar de encuentros troglodíticos, donde ahora unas estampas, flores y efigies votivas, dan un aire más cristiano al lugar. Esta todo lleno de cascotes, trozos de columnas y bloques de piedra, un cierto aire de abandono e incuria popular que ha llevado a destrozar incluso el bello arco de medio punto de la entrada de la cueva (tiene unos diez metros de longtud y unos tres y pico de altura). El espacio es de planta ovalada y se mantiene en umbría permanente dada su orientación. Hay cruces templarias grabadas y Jesús Ávila sostiene que la debieron usar colectivos cátaros y de ahí su advocación a María Magdalena, legendaria transmisora del Santo Grial. Parece que hubo allí dentro una fuente, otro simbolo de vida y espíritu a los que tan aficionados eran los cátaros. Muy cerca de la cavidad hay una construcción medio en ruinas, todo un panel de mampostería cerrando las cavidades de la roca, con una puerta con simbolos sagrados y dos ventanucos. El interior está derruido y debía ser las estancias de los emitaños. Se aprovecharon en su día todos los rincones y cavidades de las rocas para hacer estancias, alacenas o conductos de agua. El conjunto nos habla de una gran actividad eremítica y religiosa, abierta a los pobladores de las masías y los pueblos vecinos. Toda esta especulación histórica está apoyada también por el hecho usual en aquellas disciplinas espirituales de que buscaran sus lugares de ritual en montañas truncadas como La Moleta, dada la semejanza de la cima en meseta con la forma del altar.

DOCUMENTACION

Además de los mapas del MTN50 (numero 495) de 1:50.000 y los de 1:25.000, recomiendo los libros de Avila Granados, "Matarraña desconocido", ed. Barrabes y "Matarraña insólito" (Viena ediciones). Todo este material en librerías espcializadas y singularmente en la de Serret en Valderrobres.


Compartir este post

Repost 0
Published by nullediesinelinea.over-blog.es //charlus03 - en excursiones
Comenta este artículo

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens