Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
19 julio 2013 5 19 /07 /julio /2013 19:41

excursiones-7316.JPGUno de los grandes privilegios de caminar por la montaña es la posibilidad más o menos cierta de toparse con algún animal salvaje de la zona. Generalmente suelen ser encuentros a distancia, entrevistos escorzos huidizos o ejemplares de cabras, corzos o jabalíes como relámpagos de vitalidad surgiendo y desapareciendo en unos segundos. En contadas ocasiones se produce el milagro, un macho cabrío bien astado se cruza contigo en un camino solitario o pasta tranquilo con el viento en contra y no se percata de tu presencia hasta que un ruido minúsculo lo pone en tensión y se dispara entre la maleza desapareciendo con una postrera mirada de reproche. En esta ocasión, también con el viento a mi favor y mi inmovilidad absoluta al divisarla tan cerca, permitió que pudiera admirar y al fin fotografiar a una marmota que tomaba el sol tranquilamente en un roquedal pirenaico. excursiones-7270.JPGEstaba bajando del Vallibierna, un tres mil cercano al macizo de la Maladeta y al Aneto. Bajaba ensimismado y concentrado en el sendero estrecho y en fuerte pendiente. La ví a unos cincuenta metros. Extremé la precaución de bajar muy lentamente y sin hacer ruido. Me detuve a unos tres metros sin que me oyera o le llegara mi olor. Durante unos minutos disfruté del animal en  su paz, los bracitos a lo largo del cuerpo, apoyada en la roca, tomando el sol con un aspecto placentero y casi humano. Sin hacer gestos bruscos saqué la pequeña camara que siempre llevo en el bolsillo. Le hice varias fotos. Entonces me senté en una roca y me dediqué a mirarla. Había un silencio total en la difícil ladera de la montaña. Se estaba cubiendo el cielo rápidamente con un manto gris oscuro. De pronto el sol desapareció y un trueno cercano alertó al animal que se irguió como un lemur. Miró a su alrededor. Me vio y se quedó unos segundos observándome con interés. Un nuevo trueno, más cercano, la puso en tensión. Comenzaron a  caer gotas. Tras otro vistazo hacia mí, se dio la vuelta y con tres ágiles saltos desapareció entre las rocas. No se muy bien porqué, pero me sentí feliz. Me negué a analizar la sensación de plenitud. Simplemente la disfruté. La lluvia complicaría el descenso. En ese momento no me importó.

Compartir este post

Repost 0
Published by nullediesinelinea.over-blog.es //charlus03 - en comentario literario
Comenta este artículo

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens