Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
7 noviembre 2011 1 07 /11 /noviembre /2011 15:50

Comenzaba de nuevo a llover cuando salia del recinto amurallado de Poblet. El padre hospedero, Fray Paco, viene a abrirme la puerta metálica que comunica los jardines interiores con la gran explanada exterior del monasterio, donde a los huéspedes nos permiten dejar el coche. Un hermoso parking al aire libre bajo los inmensos tilos y cipreses que montan guardia junto a las  murallas almenadas.

Me despido con un abrazo del vivaz anciano y éste aprovecha para regañarme con mucha cautela y picardía porque "no se te ve" en los actos religiosos de la comunidad. "¿Es que no eres cristiano? ¿Estás bautizado?", me pregunta en rápida sucesión, mirándome con fingida severidad por encima de las gafas.  No se cómo decirle al buen monje que ya llevo mucho tiempo al margen de la Iglesia católica, alejado aunque no hostil, pero muy comprometido con cierta visión espiritual de la vida. "Soy budista", le digo sencillamente, tomando la parte por el todo. Su rostro se ilumina. "Acabáramos. Tengo muchos amigos que son monjes budistas". Le digo que no soy monje, solo practicante. Y de una rama del budismo, el zen. La lluvia va arreciando.Fray Paco sigue desgranando el rosario de sus amistades budistas y concluye: "en realidad, es otro camino hacia lo mismo, hacia Dios". Guardo silencio. ¿Entendería si le dijera que el budismo no cree en Dios? Al menos en SU Dios. Si los monjes de la túnica azafrán no se lo han explicado, ¿quién soy yo para hacerlo? En ese momento la lluvia es francamente copiosa. Fray Paco me mira con una sonrisa seráfica. "Es curioso el budismo, andar con el rostro iluminado y la bondad y el silencio. Me gustan los budistas, son buena gente y sonrien continuamente". Me mira con las gafas medio opacas por la lluvia y se despide: "Ale, súbete al coche y márchate con Dios, parece que llueve un poco". Totalmente empapado me despido. La lluvia es como una cortina espesa que apenas deja ver a diez metros. Fray Paco aun se entretiene limpiando, como de paso, un macizo de plantas aromáticas que crecen junto a la verja. El monje no parece tener prisa, incluso alza el rostro y sonrie a la lluvia que resbala por su cabeza. Fray Paco es el monje más zen que conozco...y él no lo sabe.

Compartir este post

Repost0

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens