Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
13 noviembre 2011 7 13 /11 /noviembre /2011 18:24

Luis Rojas Marcos es un psiquiatra montado en el dólar, en el sentido literal de la expresión (trabaja como profesor en la Universidad de Nueva York) dedicado además a producir más y más títulos de divulgación médica, psicológica y psiquiátrica. El último de ellos es "Eres tu memoria" con el subtítulo socrático "Conócete a tí mismo" (Espasa editorial) que, sin rebasar los límites y estilo de una obra dedicada al gran público aficionado a temas médicos y de salud, cumple el servicio de alertar a los lectores sobre la importancia capital de la memoria, facultad donde reside nada más  y nada menos que nuestra identidad como seres humanos. Por lo tanto la pérdida de memoria (no debida a un accidente o a un tumor sino por razón de la edad) es algo que debe alertarnos y entrar en una dinámica de mejora, que es posible, a través de ejercicios, medicamentos especiales y actitudes vitales. Para mí tienen especial relevancia los capítulos dedicados a la enfermedad de Alzheimer que cada año se diagnostica a una de cada cien personas de entre 60 y 70 años en todo el mundo. En España la proporción total de enfermos es del 30 % en los mayores de 80 años. La enfermedad que tiene una fase primera silenciosa en la que los niveles de material amiolideo -que destruye las neuronas--comienza a subir y hacer su  maléfica labor sin apenas cursar síntomas, es visible en el deterioro leve de funciones ejecutivas, de la memoria, el lenguaje, la atención y la orientación. Cuando el enfermo y sus familiares se percatan, comienza la carrera --sin posibilidad de curación, por el momento-- para tratar de retrasar el avance. En una tercera fase, la mente del enfermo practicamente se desintegra, sus capacidades intelectivas desaparecen y con ella la propia conciencia de identidad.

El protagonista de mi novela en curso padece la enfermedad y logro para él, en la ficción, que la sociedad reconozca el drama de estos enfermos y les permitan, mientras aún pueden, declarar su voluntad para que --cuando las circunstancias de su enfermedad destruyan su existencia consciente, con las debidas cautelas legales y médicas--  puedan acceder a un final honroso y digno, librándole a él y a sus familiares de un "calvario insufrible y ruinoso", como escribe Rojas Marcos. Desgraciadamente, por el momento, sólo existe tal sociedad en mi ficción. Esperemos que no tarde mucho en diseñarse un protocolo sanitario-legal para que sea una realidad.

Compartir este post

Repost0

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens