Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
29 noviembre 2011 2 29 /11 /noviembre /2011 20:20

Don Miguel de Unamuno escribió en 1914 una novela llamada "Niebla". La leí en mis irredentas juventudes, pero no debio impresionarme mucho, porque no recuerdo casi nada de ella. Sólo que era una especie de planteamiento teórico-literario de la idea que don Miguel tenía de cómo se debe escribir una novela, o una "nivola", género espontáneo en el que el escritor simplemente se dejaba llevar por los personajes que iban apareciendo. Me pareció embarullado y utópico y pasé a otras lecturas.Del gran vasco solo me gustaron "San Manuel Bueno, mártir" y "La Tia Tula" cuya versión cinematográfica dirigida por Miguel Picazo y protagonizada por Aurora  Bautista, me encantó, a pesar o debido a su gris, oscuro retrato de la sociedad española de provincias a principios del siglo XX. Yo debía rozar los veinte años cuando di por cerrado el capítulo de Unamuno como novelista, no así como pensador. Viene a cuento por dos "casualidades". Mi tropiezo con un pequeño volumen muy bien encuadernado con tapas de piel y papel biblita de "Obras de Unamuno", editado por Losada, donde están alguna novelas y algunos ensayos. Digo tropieza porque el libro cayó a mis pies al desalojar una de las baldas de mi biblioteca ocupada por libros en dos hileras Y, casi simultáneamente, el encuentro por sorpresa de la biografía de Unamuno en Taurus (firmado por Colette y Jean Paul rabaté), libro importante, aparecido hace dos o tres años y que era el libro que estaba leyendo mi amigo y mentor Carlos Nadal cuando falleció, y que su viuda, me habia regalado hace unos meses,a petición mía. (Habia quedado pendiente una charla entre Carlos y yo sobre Unamuno y su pensamiento: esas citas imposibles que uno interpreta como fallos de la fatalidad cuando algo tan aparentemente baladí queda pendiente por desaparición definitiva de uno de los sujetos, tomando una importancia que seguramente de haberse realizado la charla jamas habría tenido). El libro se había caido tras un televisor y al no verle en su sitio, lo habia olvidado. Un cable casi suelto del aparato me hizo dar con el volumen.

Unamuno es un escritor brioso, confesional, apasionado y enérgico. Sus novelas resisten muy mal el paso del tiempo, suenan a algo viejo, caduco, quizá entrañable, pero retórico, un poco impostado. No así sus ensayos, la fuerza de su pensamiento y sus inquietudes filosóficas de profundo calado (sobre todo en el aspecto de la ética de la persona y de la situación: de ahi sus problemas políticos). Es como un Camus español, sin llegar a la genialidad del francés, pero con semejante ardor por la honestidad personal, a pesar de contradiciones u errores: un ser libre y comprometido con su tiempo y con su coherencia personal.

Por cierto, todo lo de Unamuno lo desencadenó la niebla que ha invadido esta tierra, procedente del valle del Ebro. Un manto espeso, viscoso y refractario al paisaje que extiende su pálida uniformidad por los campos y los montes del Matarraña. Cuando subí a los Ports, a unos mil metros de altitud, reinaba el sol en un cielo perfectamente azul. A los pies de la montaña un sudario blanco se extendía como un mar de leche hacia el horizonte. De la niebla surgió mi recuerdo de la novela unamuniana. Despues, las dos "casualidades" hicieron el resto

 

Compartir este post

Repost0

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens