Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
9 diciembre 2011 5 09 /12 /diciembre /2011 16:36

"Un amor de Swann" es el nombre de la segunda parte del primer libro de "En busca del tiempo perdido", la obra maestra de Marcel Proust. La primera se titula "Combray" y narra la infancia de Marcel, sus veranos en la villa de Combray y las personas que entonces formaron parte de su vida, comenzando por su madre adorada, por su padre, autoritario y enigmático, por la inefable criada Françoise y por la abuela, verdadera educadora sentimental y cultural del sensible niño, así como por los amigos de sus padres entre los que destacaba el señor de Swann, delicado, extremadamente culto, aristocrático y al tiempo sencillo. En esta segunda parte, Proust retrocede a unos años antes de nacer él y nos relata a conciencia la vida de Swann y sobre todo su enloquecido amor por Odette de Crezy, una cortesana de vida más o menos licenciosa que acabará siendo la esposa de Swann ante el escándalo y rechazo de la sociedad a la que éste pertenece por nacimiento y fortuna.

En el fascinante retrato psicológico que Proust hace del proceso del enamoramiento de dos personas, del climax amoroso y del gradual desencanto y miserias de un amor acabado el lector asiste entre el asombro y la plenitud literaria a comentarios, observaciones y descripciones que, a mi parecer, se encuentran entre las páginas de más altura de la literatura amorosa de todos los tiempos.

En la acertada y valiosa traducción de Carlos Manzano, les adjunto un largo párrafo --a la peculiar manera proustiana-- que muestra la agudeza psicológica y humana del gran Marcel:

"De todos los modos como sobreviene el amor, de todos los agentes de diseminación del mal sagrado, uno de los más eficaces es...ese gran arranque de inquietud de que a veces somos presa. Entonces la suerte está echada: la persona con la que estamos en ese momento es aquella a quien amaremos. Ni siquiera es necesario que nos gustara hasta entonces más que otras o incluso tanto, sino sólo que nuestro gusto por ella se vuelva exclusivo. Y esa condición se cumple cuando a la búsqueda de los  placeres que su encanto nos brindaba substituye bruscamente en nosotros --en el momento en que ella nos falta-- una necesidad ávida cuyo objeto es esa persona misma, una necesidad absurda que resulta imposible de satisfacer y difícil de curar en razón de las leyes de este mundo: la insensata y dolorosa necesidad de poseerla".

Compartir este post

Repost0

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens