Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
28 diciembre 2011 3 28 /12 /diciembre /2011 08:24

Desde "El hombre que confundió a su mujer con un sombrero" o "Con una sola pierna" o "Despertares" (del que hay una versión cinematográfica dirigida por Penny Marshall -1990- interpretada por Robert de Niro y Robin Williams y que narra el descubrimiento realizado por Sacks del uso de la droga L-dopa en el estado de pacientes de encefalitis letárgica, provocando unos "despertares" de sus estados catatónicos pero, desgraciadamnente, con una duración limitada), los libros del neurólogo  Oliver Sacks me han impresionado, no sólo por versar sobre cuestiones patológicas o no, del funcionamiento del cerebro y la mente --ese mundo detrás del espejo que tiene infinitas posibilidades--. Ello constituye una de las temáticas que me han atraido más durante toda mi vida y ha motivado los muchos años dedicados al estudio de la psicología y el psicoanálisis y a una también dilatada, aunque selectiva práctica clínica. Pero es que además son libros extraordinariamente bien escritos y con rasgos poéticos e imaginativos que los convierten en lecturas apasionantes.

Ahora leo de Sacks su ultimo libro, "Los ojos de la mente". Parte de la fuerza y el interés que despierta Sacks en mi se debe al hecho realmente sorprendente de que el escritor es, él mismo, una persona que tiene unos problemas neurológicos --y al parecer de otros tipos-- de manual, con lo que se convierte en un autoinvestigador que con una lucidez e inteligencia extremas rastrea en sus propios males para analizar y describir los males ajenos y los casos --verdaderamente impresionantes-- que nos cuenta entre sus pacientes.

En este libro recoge sus investigaciones sobre pacientes y él mismo, que presentan alteraciones neurológicas de la facultad de ver, de la imaginación visual, de todos los parámetros personales, sociales y neurológicos que supone la visión -y sus fallos o carencias patológicas-- en la vida de las personas, mostrando hasta qué punto esa facultad CONFORMA NUESTRA PERSONALIDAD.

Llama la atención cómo esas deficiencias suelen atacar a personas que dependen especialmente de esas facultades, así la concertista que pierde la facultad de leer las pautas musicales o el escritor que de un dia para otro pierde la facultad de reconocer las letras o el mismo Sacks, que va perdiendo la facultad de reconocer las caras de las personas, aun las mas cercanas (prosopoagnosia) y los curiosos efectos que tuvo sobre su visión y su vida cotidiana el tumor que le hallaron en el ojo derecho. Todas esas personas cuyos apasionantes casos Sacks nos describe con emoción y claridad, empezando por el suyo propio, tienen una característica edificante: la lucha incesante y sin desmayo por  recuperar sus dones artísticos o sus actividades castigadas por la enfermedad, su entereza y la fuerza y dignidad que les lleva a recuperarse sino al completo lo suficiente para mantener una cierta calidad de vida. Y el propio Sacks es un brillante ejemplo de esa determinación heroica, ya que castigado desde muy  joven por enfermedades y problemas neurológicos de importancia, el doctor ha logrado mantener una apasionante vida de creación literaria y científica de primer orden, aparte de ser una persona con  numerosos y muy variados intereses culturales y artísticos que le convierten en un hombre del Renacimiento en pleno siglo XXI, ya que transita con igual soltura por la neurología, la  literatura, la poesía, el teatro, la música y el arte.

Maravilloso ejemplar humano. Un ejemplo para todos.

Compartir este post

Repost0

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens