Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
26 octubre 2011 3 26 /10 /octubre /2011 07:51

Tras las lluvias torrenciales de ayer, cielo despejado con perezosas nubes inofensivas. Vuelvo al Matarraña. Algo mas de dos horas y media a buena marcha, como media excursión normalita por esos montes de Dios. Prefiero lo segundo, por supuesto.

Me llega la última novela de Carmen Bandrés, escritora mañica, que me obliga a plantearme le pujante existencia que una novela femenina, que no feminista, aunque a veces se crucen. Hace poco he sido testigo del éxito de Marian Eizaguirre, una amistad personal que progresa, cuya novela "La parte de los ángeles", arranca fervorosas adhesiones de mujeres en un arco tan variado como mi venerable madre de 90 años, mi hermana de 58, mi mujer de 55 y mi hija de 40 (y por lo que sé, de treintañeras de todos los niveles sociales) . Me dice Serret, el emperador de los libros en el Bajo Aragón, que la Bandrés goza de semejante predicamento. Aún he de leerla pero me pregunto por la diferencia entre escritores hombres y sus homólogos femeninos. O mas simplemente entre hombres y mujeres. Aquello que intrigaba a todos los pensadores y que Freud se atrevió a simplificar erróneamente como "envidia del pene". Desde luego que no. Creo que cada vez más hay una "envidia de lo femenino" entre los hombres, cuanto más inteligentes, más envidiosos  (o admirativos). De "lo femenino" sea cual fuere de lo que hablamos en términos literarios, nadie sabe muy bien qué diablos es. Pero existir, como las meigas, existe. Me atrevería a decir, y que me perdonen los puritas y fanaticos, que en una aparente semejanza de escritura de hombres y mujeres, sólo diferenciandose asexualmente de su mayor o menor calidad, hay algo especial, casi interlineal, una sensación que aparece de vez en cuando en un detalle, en una imagen, en una metáfora, que los distingue aunque sea efímeramente, como un relámpago que pronto desaparece y no queda más que un ligero rumor de agua. En ambos hay lineas o páginas que los percibimos como un relámpago, pero en el hombre queda el rugido del trueno subyacente,. y en la escritora un eco como de agua, algo sutil, delicado y ligeramente amargo, tras el instantáneo deslumbramiento de la descarga eléctrica.

Compartir este post

Repost0

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens