Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
30 octubre 2011 7 30 /10 /octubre /2011 11:09

libros.jpg

Jesús Marchamalo, apellido de pirata con nombre de hombre bueno, ha escrito un libro fascinante sobre las bibliotecas de un selecto grupo de escritores españoles y un peruano nacionalizado.

Mario Vargas Llosa, Antonio Gamoneda, Javier Marías, Clara Janés, Fernando Savater, Arturo Pérez-Reverte, Luis Mateo Díez, Jesús Ferrero, Francisco Rico, Juan Eduardo Zúñiga, Luis Landero o Gustavo Martín Garzo, entre otros. La broma inicial de "pirata" va en jocosa referencia al hecho de que el periodista ha buceado en las bibliotecas de esos escritores para hacer justicia a ese dicho que supone que para conocer bien a un hombre hay que mirar su biblioteca y ver qué libros lee y de qué libros se rodea. Es decir, de alguna forma ha "asaltado" el hogar de esas personas y ha curioseado en sus estanterías y anaqueles, un territorio tan íntimo para cualquiera como lo pueda ser el dormitorio. Y eso,  se mire por donde se mire, es un proceder de pirata. Aunque como en este caso sea un hombre bueno.

Y observador y reflexivo. Porque "Donde se guardan los libros", editado magnificamente por Ediciones Siruela en su colección "Ojo del tiempo", es un ejercicio de observación inteligente, de socarrona picardía literaria, de hallazgos y nostalgias, un recorrido de la mano de esos autores sobre cómo se formó su biblioteca, sus mitos y curiosidades, qué lecturas le formaron, cuál es el ritmo de construcción o de desconstrucción de la biblioteca, cómo se ubican entre sus libros, qué tipo de orden o de caos mantienen en la estructura de los miles de volúmenes que acaban dominando, fagocitando el hogar, para terminar afirmando como el Capitán sir Richard F. Burton, el explorador, "el hogar es donde se guardan los libros".

El que nos ocupa está cuajado de fotografías de aspectos de las bibliotecas "pirateadas" por Marchamalo, de las fotos y recortes, grabados, recuerdos, juguetes u objetos pintorescos con las que los autores ilustran sus más secretas aficiones, su propia mitología personal. Y es que este libro refleja una de las más secretas aficiones de cualquier lector contumaz, echar un vistazo indiscreto a las bibliotecas de sus amigos, enemigos e indiferentes. Imagínense  a la de nuestros autores vivos predilectos. Saber más de la persona a través de sus libros, conocer los puntos en encuentro entre el que mira y los libros del observador, hallar inespereadas coincidencias o, incluso, abrirse a sugerencias impensadas.

Desde el  enternecedor "los libros son mi vida" de Savater, a los pasadizos secretos del caos y la causalidad en la biblioteca de Clara Janés,  al orden  del conradiano "lobo de mar" Pérez Reverte, al desorden creativo de Antonio Gamoneda, la intimidad tranquila y luminosa de  Vila-Matas, la amplitud de la bibliiteca de Martin Garzo, la devoradora de espacios de Clara Janés, Juan Eduardo Zuñiga y sus bibliotecas de verano e invierno, el orden estético de Carmen Posadas, el trasiego incesante de libros de Francisco Rico, la biblioteca invasora de Javier Marías... y no sigo para no exceder la extensión de este artículo. Un viaje lleno de sorpresas y de encuentros para cualquier lector.

Yo mismo, impenitente coleccionador de libros, siempre sujeto a la angustia de no saber dónde tengo el libro que ando buscando y a veces si lo tengo o no, fracasado ordenador de un caos libresco que muchas veces me supera, he aprendido mucho de este libro de Marchamalo. He admirado el orden de algunos, Pérez-reverte, Marías, Vargas Llosa y comprendido el desorden devorador de otros, Ferrero, Savater, Mateo Díez, Luis Landero. Y también he envidiado las posibilidades de Mario Vargas que ha conseguido un sistema informático que le permite saber en unos segundos donde tiene un libro determinado en cualquiera de sus bilbiotecas, repartidas por Europa y América, en un total de 25.000 libros que van procreando sin cesar (habida cuenta que Mario no tira ni un solo libro). !Qué maravilla!

Pero además de saber cuáles son las aficiones lectoras de esos grandes autores, cada uno de ellos contesta a tres preguntas-tipo sobre libros que recomendaría a sus lectores: uno de literatura universal, otro de un autor contemporáneo y el tercero entre los publicados por él. Y así nos beneficiamos de un "canon" clásico de un puñado de nuestros escritores más favorecidos por la fortuna de la lectura: El Quijote, por supuesto, La Celestina, Shakespeare, Borges, Mann.

El libro de Marchamalo, el pirata visual de las bibliotecas privadas de muchos escritores, es una delicia de lectura, que espolea nuestra curiosidad y nuestra imaginación, escrito con un gran sentido del humor, con algo de reverencia literaria y con guiños constantes de complicidad. Podría ser una magnífico instrumento para cualquiera que quiera contagiar a amigos, hijos, esposas, novios o maridos, del saludable vicio de la lectura.

Como dice nuestro periodista "Los libros, es sabido, contienen puertas invisibles, caminos y pasajes que conducen a otros libros, que llevan a otras bibliotecas o se comunican, en secreto, con otros lectores". Pues éste, amigo lector, es uno de los libros que ejercen ese poder.

 

 

FICHA: "Donde se guardan los libros".-Jesús Marchamalo.- Ojo del Tiempo", Ediciones Siruela. Madrid 2011.-222 págs. Ilustrado. 19 euros. 

 

Compartir este post

Repost0

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens