Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
18 mayo 2013 6 18 /05 /mayo /2013 08:00

PORTADA-LIBRO-SPB0219070-MAX.jpg

 

    Hay que saludar la llegada a nuestras librerías de un escritor de raza. Pablo Martin Sánchez lo es, con su desparpajo, sus voluntarios desaliños y su audacia. Es un joven treintañero con experiencia en el mundo editorial y estudios humanísticos y de literatura, cosa que se percibe en su dominio del estilo y en la naturalidad llena de seguridad y goce con la que se dirige al lector y expone sus cartas. Con "El anarquista que se llamaba como yo", primera novela, Pablo Martin me ha hecho disfrutar de la lectura, desde el prólogo donde nos cuenta de qué manera supo de la existencia de un personaje real que se llamaba exactamente como él, nombre y apellidos, sin formar parte de su familia y además, dotado de una historia personal apuntalada en una convulsa época de la historia de este país. Vemos secuencias de la vida de este país de finales del siglo XIX a principios del XX. Pero no es un libro de historia. Hay un fondo sumamente literario en este libro que parece rezumar ecos de estilos y presencias que van desde Pio Baroja (una de cuyas novelas "La familia de Errotacho" ya había narrado los sucesos de 1924), Galdós, Blasco Ibáñez y Unamuno a Ortega (los tres últimos convertidos en personajes circunstanciales de la novela).
El narrador omnisciente que va contándonos la historia tiene referencias de estilo de la gente del 98 y como en aquellas novelas inolvidables se reproduce el encanto de una voz inteligente, osada, divertida, irónica y un poco ingenua que se salta a la torera las limitaciones ortodoxas y entabla razonamientos, juicios o advertencias con su protagonista, se ensarza en comentarios al lector o nos advierte de que las cosas van a empeorar o que los cambios estan a punto de sobrevenir, sin que en ningun momento uno se resienta del artificio. Pablo logra crear una complicidad con el lector que nunca es desde el lugar prepotente del que sabe más, sino del que comparte contigo amistosamente de igual a igual sus emociones ante lo que sucede.-
Como él mismo escribe en su epílogo: "Yo me daré por satisfecho, paciente lector, si he logrado traerte hasta la última pagina y has disfrutado del paseo, pues escribir no es sino salir a dar una vuelta con alguien que aun no se conoce" (pág.609). A fe mía que lo consigue.
Y menudo paseo nos propone Pablo Martín.  Realiza un ejercicio de ilusionista avezado. Amparado en un trabajo de documentación realmente riguroso, el autor nos mete en el mundo del protagonista, Pablo Martin Sánchez, desde su nacimiento a finales del XIX, hasta su niñez, su juventud, su amor por Ángela, una mujer  que le será prohibida, a la que conoce siendo niña (una historia complementaria de aire folletinesco que encanta por su ingenuidad y su pasión), su trabajo como cajista, sus amigos, sus contactos con el pujante anarquismo de los primeros años del siglo XX, en  una convulsa  y mísera España regida por un rey Alfonso XIII y los abusos de una clase politica corrupta y aliada a una Iglesia y un poder rural a la misma altura...un escenario cambiante que nos lleva a la Barcelona de la semana Tragica, al Madrid chulesco y desesperado del atentado de Mateo Morral contra la pareja real el dia de sus esponsales, a la preparación en Paris de la  fracasada rebelión anarquista y de los grupos de izquierda contra la dictadura de Primo de Rivera. Todo presentado con un enorme esfuerzo documental que da sosten real a los personajes y a la trama.
Pero no se crean que estamos hablando de una ficción histórica al uso. Pablo Martin pulveriza la estructura del género. Crea ficción sobre un entramado  real y muchas veces documental. Los nombres de los personajes implicados en la intentona son reales (como lo es el del protagonista) y muchos de los sucesos personales entreverados con los históricos, también lo son. A esta compleja urdimbre de realidad y ficción, el autor tiene el acierto de incluir eventos personales del protagonista que dan medida de la época que se nos trata de describir. Y así vemos como en los dos viales de la narración que constituyen la historia, el del pasado de Pablo y el de su presente aciago donde formará parte casi sin quererlo en la intentona anarquista que le llevará a la muerte (o no, esa es la carta oculta jugada por el autor), va incluyendo, por ejemplo, la aparición del cine en la vida social madrileña (Pablo logra ver una proyección de las primeras peliculas comercializadas por los Lumiere) o el dramático episodio del duelo --amañado por su rival-- a causa  de la oposición del padre de Ángela a esa relación.
Novela extensa (más de 600 páginas) que se lee sin esfuerzo, con placer y diversión y que acaba con una "adenda" donde el autor pone la guinda al enorme pastel que nos ha ofrecido, cuestionando de una manera elegante todo el planteamiento historia-ficción, realidad-imaginación, que constituye el entramado de la novela.
Sinceramente, no dejen de leerla, pasarán un buen rato.
 
FICHA
EL ANARQUISTA QUE SE LLAMABA COMO YO.-Pablo Martín Sánchez.- Editorial Acantilado.614 págs. 

Compartir este post

Repost 0
Published by nullediesinelinea.over-blog.es //charlus03 - en comentario literario
Comenta este artículo

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens