Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
1 diciembre 2013 7 01 /12 /diciembre /2013 08:58

el-artista-y-la-modelo-cartel-1.jpg

 Un magnífico blanco y negro engalana una película intimista y morosa que Fernando Trueba propone como una reflexión sobre un escultor ya anciano que busca la inspiración y la encuentra en una joven huida de los campos de concentración de los españoles en el sur de Francia, cuando Franco ya ejerce su poder nefasto en la España que trata de superar el fin de la guerra civil. Con un veterano Jean Rochefort como el artista que ha perdido el dominio de "la idea", la fuerza creativa que se empeña obsesivamente en encontrar la belleza, la película es una pequeña joya tan imperfecta como la lucha del artista por lograr un atisbo que le acerque a lo inconcebible, la fuerza y el encanto de lo natural.

Lenta, reiterativa, a veces somnolienta y a veces absurdamente discursiva, en una visión distinta a la que nos ofrecía "Renoir" la pelicula francesa comentada hace unos días en esta misma página, pese a que en esencia se trata de lo mismo, el artista ya en el último estadio de su vida que encuentra el pequeño y leve respiro de la inspiración representada en una bella modelo. Aquí también importa, sobre todas las cosas, la experiencia artística, la realización de la obra. Pero Trueba también se pierde en los detalles accesorios. Quizá sea porque es imposible mostrar el ejercicio del arte, pintura, escultura, literatura, en sí mismo. El acto creativo, ese fulgor de Dios en las manos del hombre, es inasible, no se puede relatar.

Y Trueba acude a Claudia Cardinale para dar  la réplica y la protección sentimental al viejo Rochefort, enfrentado a la belleza juvenil de Aida Folch, que compone un papel de campesina-partisana que no acaba de convencer y que se descompone cada vez que rie a carcajadas. Para reordenar el pastel, Chus Lampreave haciendo de sí misma, con unas gafas que le dan un aspecto de personaje de cómic surrealista. A pesar de todo esto, "El artista y la modelo" es una película que se ve con agrado, en la que quizá suene a exceso el final, cuando no se nos han dado suficientes datos para conocer el talante del artista y mucho menos para ahondar en los personajes secundarios. Un guión demasiado ambicioso que no casa bien con el tratamiento de la película y sus aparentes objetivos artísticos (cosa que sí logra "Renoir"). Pero el resultado no decepciona, siquiera sea por el mimo y la sensualidad que respira la imagen de la cámara paseándose reflexiva por el cuerpo juvenil de la mujer y por las miradas cargadas de sentido y poder del escultor. La percepción de la belleza, tan jugosamente mostrada en las primeras secuencias de la película, durante el paseo del artista por la montaña, se explicita en el cuerpo de la modelo y la interacción de ese cuerpo --no de la actriz-- con la mirada del escultor. Por eso, a mi entender, es una película frustrada en su ambición, una historia mínima que pierde en el camino toda la trascendencia filosófica y artística que podía haber tenido.

 

Compartir este post

Repost 0
Published by nullediesinelinea.over-blog.es //charlus03 - en cine - teatro - opera
Comenta este artículo

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens