Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
19 noviembre 2013 2 19 /11 /noviembre /2013 08:55

8--Mollats.JPG

 

 

TRAVESÍA FÁCIL Y HERMOSA DE CUATRO DÍAS EN TOTAL, DE UNOS SETENTA KMS, REALIZADA EN CERCA DE 24 HORAS REPARTIDAS EN CUATRO ETAPAS

 

 

En este segundo reportaje, repasaremos las tres etapas siguientes del circuito del Brogit de la Vall, que fueron sustancialmente más cortas pero amenizadas por lluvias, vientos y algo de frío y sobre todo con el hallazgo casual de un refugio de montaña fuera de lo previsible y lo acostumbrado, uno de esos regalos que el senderismo guarda a sus adeptos.

Como recordarán dejamos el último reportaje en Farena, donde descansamos de una larga y muy variada excursión. Al dia siguiente subimos nuevamente hacia La Riba, unos 15 kms, con un desnivel de subida de 650m  y uno de bajada de 1340 m. La siguiente etapa fue de La Riba a Mont-Ral, una de las más bellas. Y finalizamos de Mont Ral a Capafonts, de sólo 12 kms, que un despiste en els Mollats convirtió en 14.

La etapa de La Riba, tras una noche agradable en Farena con Michel, el guarda (y también profesor de niños discapacitados), comienza muy de mañana, aún oscuro, y amenaza lluvia. En principio subimos entre llovizna por un sendero que va a La Bartra, antiguo camino vecinal que aun conserva su empedrado. Subimos a un collado que separa las vertientes del rio Brugent y el valle del rio Sec. pasaremos cerca de una serie de Masías, cruzamos el rio Sec que hace justicia a su nombre y caminamos un rato por la pista de la Bartra entre un bosque de encinas. La Bartra es una simple agrupación de casas, con una fuente y una balsa y un sosiego enorme.

Seguimos subiendo por la pista y cogemos a la izquierda un sendero que va a Rojals. Encontramos las señales del GR 171 cerca del barranco de Bernat Sec y lo seguimos,  ya sin dejarlo hasta llegar a Rojals. Antes pasaremos por la carretera TV-7044 y la seguiremos en dirección a La Riba, dejando a la izquierda el pueblo de Pinetell. En una curva fuerte encontramos una pista delimitada por muretes de piedra seca, antiguo camino de La Riba. Seguimos la pista orientándonos hacia el SE y seguimos un sendero entre pinos hacia el Brugent. Pronto encontraremos las ruinas de un molino de papel (hay 27 en el valle). Pasamos un collado y comenzamos una bajada entre campos antiguos de cultivos y dejamos dos molinos más a nuestra espalda. Al fondo vemos el Castell Dalmau, el gran bloque de roca que domina el valle y que visitaremos mañana. Pasanos junto a la ermita de Sant Doménec, adosada al molino del Figuerola. Bajamos a la TV-7044 y cruzamos el rio Brugent por el puente de la carretera hacia La Riba. Vemos el molino de les Truites y encima la Penya Roja. Unos minutos mas de caminata nos llevan a Els Masets, el punto de menos altitud de todo el recorrido, donde pasaremos la noche (La Riba queda a dos kilómetros).

11-nubes-bellisimas-anochcere.JPGAl día siguiente salimos con tiempo nuboso y frío aunque en el transcurso del día cambiará para mejor. La tercera etapa nos llevará a Mont-Ral (justo cuando lleguemos al refugio se desencadenará una fuerte tormenta), delicioso pueblo asentado en una colina entre las cuencas del Brugent y del Glorieta, con espléndidas vistas sobre el Camp de Tarragona.

Pero antes hemos de subir por una pista y luego un sendero estrecho y umbrío hasta el Castell Dalmau, cuna de la escalada en el conjunto de las Montañas de Prades y seguiremos rio arriba entre molinos papeleros y masías. Cae una fina llovizna cuando llegamos a la zona, con el imponente farallón de la Peña Roja a nuestra espalda. Pasamos por la fuente del mas de Pascual, al SE queda el pueblo de La Riba, un enclave fabril repleto de camiones y chimeneas humeantes, con la sierra de Miramar como fondo.

Encima de la fuente encontramos las señales del GR7. Por un sendero que nace a la izquierda nos dirigimos hacia el castell Dalmau, una enorme roca calcárea en forma de muela que emerge de la tierra y es un reto para los escaladores.

Despues comienza un recorrido con vistas sobre el valle del Brugent, el Camp de Tarragona y el Mediterráneo como telón de fondo, por una inacabable pista que baja hacia el Coll de Gracia. Allí encontramos un cruce de pistas que resolvemos optando por la que sigue a la derecha. Despues de una fuerte subida, en un tramo cementado, dejamos el GR 7 (que va a Mont Ral diectamente) y optamos por una pista que baja hacia el río, flanqueando el monte por un bosque de encinas. Llegamos a la fuente de la Diana, con un agua fresquísima y deliciosa. Muy cerca y de una forma casual encontramos el refugio de La Cabrera. Lo visitamos y gozamos de la hospitalidad de Jesús y Yoli (Yolanda), con la bella presencia potencial y venidera de su hija Jara.  Una hora mas tarde seguiremos camino a Mont Ral donde nos rodea una fuerte tempestad ya cobijados en el Musté-Recasens, un refugio oscuro y muy transitado. Cuando escampa, un problema de over booking nos obligará a volver por donde vinimos y buscar refugio en La Cabrera. Así que miel sobre hojuelas.

El último dia es el tramo más corto (unos 12 kms) y nos llevará hasta el punto de salida, Capafonts. Salimos de Mon-Ral por la antigua era  por la pista que va a Farena y pronto cogemos un sendero que sube hacia los riscos de La Foradada y Els Mollats. Encontramos un excelente mirador sobre Mont Ral y la cabecera del rio Glorieta. Continuamos a pie de pared, dejamos La Foradada a nuestra ziquierda y seguimos por la planicie dels Mollats., llaneando por el camino pedregoso cercano al risco. En ese punto tenemos un despiste y nos adentramos en els Mollats en lugar de bordearlo. Una hora y pico mas tarde nos encontramos lejos del camino que debiamos haber seguido hacia la fuente del Rei y el barranco del Marc. Por tanto nos vemos obligados a dar un rodeo y subir hacia Capafonts por el Puente natural que pasamos el primer día y descendemos por el valle del nacimiento del Brugent hasta llegar a Capafonts, fin del viaje.

En resumen: un poco mas de 70 kms de caminos con fuertes desniveles, realizado en un total de 24 horas de caminata con descansos incluidos, divididas entre los 4 días del circuito, una media de algo más de 17 kms por día. Una travesía bastante descansada y agradable, como ven.

 

UN RIO BRAVO

El Valle del Brugent ocupa unos 260 km2 y está limitado al norte por la Sierra del Bosque de Poblet y la meseta dels Mollats al sur, con cumbres y recorridos de más de mil metros de altitud. Justamente en las faldas del Mollats nace el rio Brugent --que durante miles de años ha perfilado y modelado el valle al que da nombre-- justo en la fuente de la Llúdriga, junto a Capafonts, que visitamos la jornada anterior. El rio va sembrando  su recorrido de fuentes, pequeñas cascadas y pozas hasta nutrir las aguas del Francolí, creca del pueblo de La Riba. El Brugent, muy estacional, ha provocado dos riadas famosas en los años 1874 y 1994, causando inundaciones, destrozos e incluso la pérdida de vidas humanas. Nadie lo diría viendo ahora su exiguo caudal, aunque en algunos lugares la ferocidad de destrozos de piedras y áboles en el cauce hablan bien a las claras de la ferocidad y bravura de sus aguas cuando las circunstancias ambientales lo permiten.

(Para consultar tanto las vias de acceso al valle, como los mapas disponibles y necesarios--asequibles para los lectores de la zona en la Librería Serret de Valderrobres-- así como cuestiones relacionadas con albergues y el servicio de la agencia que diseñó el recorrido, vean el anterior trabajo publicado el martes 5 de noviembre)

 

 

 

 

 

 

 

DATOS A TENER EN CUENTA

Durante todo el recorrido vamos conociendo los parajes pintorescos que el rio ha diseñado en el valle y además vamos dando una enorme vuelta por las cumbres de las montañas que rodean el valle, desde la planicie del Els Mollats donde crecen las carrascas y el boj, hasta los bosques de robles y arces en las vertientes umbrías, y el familiar clima mediterráneo de las solanas, con pinos, encinas e incluso palmitos, hasta pasear por las orillas del Brugent donde crecen los chopos, fresnos y sauces. Sinfonía de colores en el otoño, rojos, verdes luminosos, rosas en el azul desvaído de las mañanas neblinosas y el contraste con la gris contundencia de la roca, el blanco calcáreo y los rojos de la arenisca. De todo hay en la paleta pictórica del valle.

Además, la antiguedad remota de estos lugares se refleja en numerosos yacimientos de pobladores, con pinturas ruprestes, restos iberos (cerca de La Riba) romanos y árabes (está muy cerca el valiato de Siurana con ricas tradiciones y leyendas) que dominaron la región hasta el siglo XII. Pozos de hielo por doquier y sobre todo molinos de agua para moler el trigo o los trapos, la harina y el papel, nos hablan de las actividades industriales de la zona, sobre todo hasta el siglo XVIII (curiosamente esa ultima actividad se mantiene en La Riba). Los grandes edificios y las colonias fabriles de aquellos tiempos aún mantienen sus fachafas en lugares recónditos, invadidas por le vegetación y los árboles. Vale la pena detenerse en ellos y observar la distribución y los enclaves de esos mudos y derruidos testigos de otros tiempos, aún muy cercanos.

Compartir este post

Repost 0
Published by nullediesinelinea.over-blog.es //charlus03 - en excursiones
Comenta este artículo

Comentarios

Meritxell, de El Brogit 02/07/2014 18:22

Hola de nuevo! Sólo queríamos comentar que el refugio de La Cabrera es de nueva creación, muy acogedor y con unos cálidos amfitriones. Ya lo incorporamos este año pasado en nuestra web. Esperamos
que lo podamos incorporar también en la nueva revisión de la guía, que actualizaremos con más información y novedades.

Un saludo!
Meritxell

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens