Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
20 noviembre 2012 2 20 /11 /noviembre /2012 08:47
01092011_004.jpg
A menos de 80m de ser un tres mil, el Carlit, situado en la Alta Cerdaña francesa, a pocos kilómetros del bello enclave español de Llivia, ofrece por su situación y sobre todo por su entorno la posibilidad de una excursión de las que hacen época. El racimo de lagos de alta montaña que rodean el Pico -- la segunda concentración más elevada de lagos glaciales de todo el Pirineo-, después de Aiguatortes en Lérida-- dan lugar a una serie de paisajes y rincones de una belleza natural que te dejan boquiabierto. Los lagos se concentran en el llamado Desert del Carlit y son todos lagos naturales de origen glaciar, excepto el lago de la Bullosa (tiene un dique de 350 m de largo construido para producir energía electrica para alimentar el famoso y delicioso PequeñoTren Amarillo, que remonta el valle del Tet desde Villafranca de Conflent hasta La Tour de Carol (la estación de tren más alta de Europa).
El Carlit es la montaña más alta de la Cerdaña (2921 m) y la facilidad de comunicaciones --que los franceses miman--, la convierte en una de los más visitadas, mientras que los ascensos a la cima atraen a tantos montañeros como el Aneto o la Pica d'Estats. Desde su cima es posible ver algunos de los picos más emblemáticos del Pirineo (Maladeta, Canigó, por ejemplo) y especialmente panoramas magníficos con más de una docena de lagos.
Comenzamos el sendero, muy evidente y bien señalizado con marcas amarillas, a la izquierda de la entrada al hotel Bones Heures, que se encuentra en el parque natural de Bouillouses, junto al gran lago de ese nombre, con el Puig Peric (2810 m) y el Peteit Peric (2690 m) como las dos emblematicas montañas que presiden la zona de los lagos. Un cartel nos informa que para subir al  Carlit necesitaremos un mínimo de tres horas y superar un desnivel de 916 m..El sendero, pedregoso y con desniveles va discurriendo por un bosque de pino negro y unos setos de rododendros, pequeños riachuelos y alguna que otra roca que entorpece la progresión. 
Atravesamos un llano, y el camino se ensancha y se convierte en paseo mientras bordeamos el primer lago, el de Viver. Seguimos hacia el oeste y pasamos muy cerca del Estany Negre, que dejamos a la izquierda. A continuación bordeamos por la derecha el Estany Sec, con su islote redondo en el centro. Seguimos el camino para bordear a la derecha el alargado Estany de la Comassa.
22092012_019.jpgA continuacion ascendemos una loma amplia hacia el norte y descubrimos dos pequeños Estanys más, el Llat y el Llong, de aguas prodigiosamente azules bajo el cielo de la Cerdaña.  Ascendemos la loma hasta la cima y distinguimos un lago más, un poco mas abajo a la izquierda, que es el Vallel,  y cuyo riachuelo de desague debemos cruzar por un pequeño puente metálico.
Subimos un repecho para llegar al valle principal del Carlit, desde donde contemplamos la hermosa montaña plena y de aspecto majestuoso, con su aparentemente inexpugnable falda surcada por torrenteras y tarteras empinadísimas. Hasta aquí nos hemos cruzado con pescadores y numerosos paseantes que suelen mezclarse con los que se atreven a realizar la subida al Carlit. Los primeros suelen realizar algunos de los muchos senderos balizados de paseo, que van bordeando todos los lagos de la zona (hay uno de 2h 30m y otro más largo de 5 h).
Debemos llegar al Coll Colomer (una subida fuerte en diagonal recta ascendente que nos lleva hasta la antrecima del Carlit) el tramo más exigente fisicamente. En ese repecho se encuentra el llamado Lago helado de Souberains (que dado lo avanzado del verano y la sequía encontramos sin hielo y con muy poca agua). Lo dejamos a la derecha y subimos un fuerte repecho . Cerca de aqui hay una encrucijada de caminos, uno de los cuales, descendente, es el que facilita el regreso al Bouillouses pasando por lagos que aún no hemos visto.
Desde el cuello, donde sopla un fuerte viento y hay varios abrigos de circulos pedregosos, ya se puede divisar la silueta bifronte del Carlit . Volvemos a ascender por una  arista muy inclinada que obliga a hacer trepadas sencillas pero continuas, hasta llegar a un paso desfiladero central --marcas rojas--donde en muchas ocasiones, debemos usar las manos para pasar por desniveles y grimpadas cada vez más exigentes, aunque sin llegar en ningun  momento a ser complicadas o de técnica superior, (nunca se excede el II grado). Impresionan los afilados bordes, en forma de hojas de cuaderno entreabierto, de las rocas rojizas o grises.
Tras superar este tramo que requiere atención y flexibilidad, llegamos a la antecima por una rampa  a la derecha que con fuerte desnivel y terreno bastante descompuesto va ascendiendo en lazadas. Desde allí tenemos acceso a la cima de la izquierda, la sur, que se considera la más alta del Carlit, y la norte, derecha, seis metros mas baja, separadas ambas por una cresta en corredor que se supera sin problemas.
Desde ese punto, donde se enclava una pequeña cruz de hierro y se amontonan los montañeros descansado y reponiendo fuerzas, hay un paisaje abierto en 360º, de una belleza sobrecogedora, con el Pico de St.Barthelemy, al norte, el Comapedrosa al O, el Puig Peric al NE, el Canigó al E y el Puigmal al SSE y al fondo  a la derecha el comienzo del gran lago de Matemale..
Para volver, descendemos nuevamente por la rampa pedregosa hasta el cuello, hacemos la destrepada por el roquedal (nos descuideis nunca la atención  en las bajadas, suele ser el momento en que se cometen errores de distracción y vienen los accidentes). Hay quien en ese punto sigue la cresta del Tossal Colomer y luego baja por la fuerte pedrera que llega hasta el sendero de subida. Vimos a una pareja bajando por la tartera dejándose resbalar. Si no tienes gran experiencia y más equilibrio, no es aconsejable. Nosotros bajamos por el mismo sendero de subida.
Se trata pues de un recorrido exigente de alta montaña que acumula las dificultades en su tramo final. Contando paradas leves y detenciones para hacer fotografías y admirar el paisaje, debemos sumar entre cinco y seis horas. Por supuesto, vale la pena, pero no se olviden la cámara.
        
   
PARA LLEGAR
 
Desde Puigcerdà nos dirigiremos a Perpignan, tomaremos la ruta que sube hacia Prades y Andorra (N116) hasta Mont-Louis. Allí pasamos la rotonda a la derecha en dirección a Formigueres (D118). A un kilómetro, está el desvío hacia el Lac des Bouillouses (D60). En los meses de verano, el acceso en coche está restringido, siendo necesario subir en autobús desde las 7 hasta las 19 h. El resto del año, el acceso es libre, pero la carretera sólo se mantiene en invierno hasta el Pla des Aveillans, por lo que con nieve resulta intransitable. Se puede usar el refugio de Bouillouses, que es propiedad del CAF (Club Alpino Francés) y está guardado todo el año con 48 plazas. Teléfono 04.68.04.93.88. Es el antiguo albergue de los obreros que construyeron el dique del lago de Bouillouses. Además el citado Hotel del Bones Hores o el albergue del Carlit con 16 plazas.
 
DOCUMENTACION
 
Indispensable la Carte de Randonnées "Pyrénées, nº8" o las de IGN, top25-2249ET y la top25-22490T. La primera se puede encontrar en "chez" Octavi Serret de Vallderrobres, las otras en librerías muy especializadas en montaña, aunque con la primera es suficiente.  La información sobre la zona de los Lacs des Bouillouses se puede pedir de mayo a octubre en el telefono oficial 0468042461. 

Compartir este post

Repost0

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens