Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
16 agosto 2011 2 16 /08 /agosto /2011 08:45

el-caso-farewell-cartel.jpgEl sistema (cualquiera sea el color que tenga) acaba devorando al individuo, a sus ideales y a sus sueños. El coronel Vladimir Vetrov, de la KGB, un personaje real de la época de la decadencia final de la Unión Soviética, con un Gorbachev iniciando la perestroika y un Reagan mirandose su ombligo bélico de cowboy, cree que podría ayudar a cambiar un régimen corrupto que da sus últimas boqueadas y lo hace de la única manera que tiene a mano: facilitando el "enemigo occidental", representado por un ingeniero francés que trabaja en Moscú, una serie de documentos de Estado que muestran a los norteamericanos que tienen su propio sistema minado por el espionaje soviético.

La película de Christian Carion consigue aportar convicción a este extraño trhiller en el que la falta de profesionalidad, la chapucera actividad de espionaje del coronel y el ingeniero francés resulta tan increíble que pasa totalmente inadvertida para los profesionales que tan bien dibujara Le Carré o Greene (a años luz de los James Bond y Bourne, tan de moda). La tensión entre la actividad de espionaje del coronel (magnificamente interpretado por el director Emir Kusturica -ver "Gato blanco, gato negro") y su vida personal envuelta en las mentiras y las apariencias o la del ingeniero (con un Guillaume Caret, ajustado a su papel), temeroso y pusilánime obligado también a mentir a su familia, imprime cierta irregularidad melodramática a la película. Sin embargo la redención del coronel gracias a lo que considera su deber y su misión (realmente sus actos abren la puerta para el final del espionaje soviético y de la propia existencia de la Unión Soviética) lo que le cuesta su propia vida aunque logra el amor y el respeto de su hijo y la decisión de implicarse del francés, conmovido por el sacrificio del coronel, dan la vuelta a la valoración del filme.Farewell.jpg

El mapa geopolítico de aquellos años ya habia entrado en una dinámica de cambio drástico, la guerra fría daba sus ultimas boqueadas y el desencanto y el ansia de reformas radicales del sistema de relaciones entre las potencias, estaba posicionándolas en otro esquema, no mejor pero si distinto.

"El caso Farewell" es una buena película, con algunos fallos, como los enunciados, pero con un indudable valor testimonial y una cierta nostalgia de aquella realidad tan lejana al mundo maniqueo de los Bond y los Bourne. Breve pero sustanciosa intervención del generalmente excelente Willem Dafoe como jefe de la CIA, auténtico responsable del descubrimiento por las autoridades soviéticas de la auténtica personalidad del espía Farewell, es decir del coronel Vetrov. Su parlamento final, cínico y deshumanizado, ante el asombrado y asqueado ingeniero francés pone el sello ético final a una película que hace pensar. ¿Sirvió de algo el sacrificio de Vetrov o era un ejemplo más de la ineficacia del idealismo para funcionar en este mundo sin un sistema de valores respetable?

Compartir este post

Repost0

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens