Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
2 junio 2011 4 02 /06 /junio /2011 18:20

 cazador.jpgEl Liceo hasta la bandera, expectante, clima de las grandes ocasiones, esta vez no sólo por las voces, también la galanura de la ópera, "El cazador furtivo" de Carl Maria von Weber, una música excelente al servicio --como suele suceder en la ópera, con la excepción de Mozart, algunas de Verdi y otras de Wagner y que me perdonen los puristas-- de un argumento bastante mediocre, infantil y pretencioso (aunque proceda de una leyenda popular). Pero bueno  uno cierra los ojos, se olvida de las traducciones y se regodea con música y voces.

La puesta en escena la firma Peter Konwiyschny, director de la ópera de Leipzig, y llama la atención desde antes de empezar la función con un hipnótico ascensor rojo con lucecitas que queda fuera de telón, junto a una pasarela sobre un lateral del foso de la orquesta. Cosas de la "modernidad" escénica que muchas veces hemos aprendido a lamentar los escarmentados fieles del Gran teatro de las Ramblas.  

Tres actos, dos seguidos y uno tras el largo entreacto. El cazador furtivo cuenta con libreto de Johann Friedrich Kind, y se estrenó en 1821 en la Schauspielhaus de Berlín, y no llegó al Liceo hasta 1849. Se trata de untradicional "singspiel" en el que los números musicales alternan con los diálogos y como queda dicho se basa en una leyenda popular, con elementos fáusticos, es decir de comercio con el diablo en busca de éxito amoroso, honor y gloria. Es una historia de bosques, cazadores y guardabosques, entreverada de diablos y servidores oscuros e ingenuos y botarates guadabosques y lugareños en la Bohemia del siglo XVII (el ascensor queda muy propio, claro está en esta historia). La acción trata de los esfuerzos del diablo Samiel, ayudado por un malvador cazador, Kaspar,  por llevarse el alma del guardabosques Max, al que le promete ganar un concurso de tiro a cambio de su alma, para así poder casarse con Agathe hija del jefe de los guardabosques.

Puro romanticismo alemán para el que viene de perlas los bosques oscuros y dramáticos, los malos amenazadores y la lucha eterna entre el bien y el mal, con el amor como motor fáustico en medio. Y, claro está, la victoria de la civilización sobre la barbarie (reflejada en esa Garganta del Lobo, del final del segundo acto donde reina Samiel, y donde se entroniza un televisor con llamas en la pantalla y un ridiculo búho mecánico que produce cierta hilaridad) la luz contra las tinieblas y el amor contra el odio y la envidia. Y, naturalmente, la fozosa y definitiva intervención divina para inclinar la balanza hacia el justo lado. En fin...

Otra cosa son las voces y la música que las arropa y define.  Albert Dohmen como Kaspar, un estólido Alex Brendemuhl como Samiel y un Christopher Ventris como Max, poco convincente en sus movimientos en escena pero con una voz pasable, cumplen sus cometidos con acierto, así como una desvaida Agathe de Petra-Maria Schnitzar, a la que roba escena casi siempre la vivaz Ofelia Sala como Annchen.

Así que con ascensor rojo, el televisor llameante y el búho catártico, todo en una acción que se desarrolla tras la guerra de los Treinta años (1618-1648) con lugareños ingenuos (que nos brindan un coro excelente y algún momento mágico) y protagonistas esquemáticos, la opera hace su singladura dejando al espectador satisfecho sobre todo con la música y  más que divertido, demasiado, con la ambigua simbología, seguramente no deseada por el director de escena, de que la tele estuviera siempre en llamas, el diablo Samiel hablara en catalán, el ascensor quedara como una incógnita injustificable y el búho lograra desarmarse con poca convicción, tras una "actuación" lamentable digna de los hermanos Marx. Dirección de actores y movimientos en escena precisos y bien conjuntados, aunque entre los protagonistas no se podía sacar más de lo que podían dar, es decir bastante poco. Con excepciones ya apuntadas.

En resumen, amigos, casi mejor que se compren una buena versión en CD de la ópera y la escuchen en casita. Se ahorraran quebraderos de cabeza con el dichoso ascensor que va de ninguna parte hasta el primer piso de la pretenciosidad inane.

Compartir este post

Repost0

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens