Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
16 diciembre 2012 7 16 /12 /diciembre /2012 10:33
el-chef-cartel.jpg
 Los últimos éxitos del cine francés en el terreno de la comedia están provocando una injustificada eclosión de cintas en los que se trata de mostrar al espectador el lado amable y risueño de la vida, evitando (las mejores) el sentimentalismo barato o los recursos al humor de sal gruesa o el que busca la risotada cómplice y un poco vergonzante del público (entre las mejores a veces se escapan algúnos de esos recursos facilones que abaratan el producto). "El Chef" ("La receta de la felcidad") trata de ser una buena comedia, lo logra en algunas secuencias y luego se lastra con el pretendido deseo apuntado en el subtítulo de la película, la moraleja innecesaria al estilo de los libros de autoayuda, la entrega a los demás como secreto de la felicidad y algunas  evidencias más explotadas por la moralina al uso.  
El intríngulis de una buena comedia radica en que su oferta llegue a coronar el "the end" con una sensación en el público de que todo se ha cumplido, que la trama ha logrado un punto de empatía que hace que el espectador salga de la sala con una sonrisa más o menos plena y recuerde con simpatía a los personajes y el enredo que le han ofrecido. Otras, "El Chef" entre ellas,  pertenece al grupo que no tiene tantas pretensiones, que no va más lejos que  lograr un terapéutico alejamiento de las preocupaciones que cada espectador lleva consigo, ese simple "click" mental que te hace desconectar de tus propios enredos para vivir los que te propone la pantalla.
En este caso, además, se atrae al público con el morbo añadido de ver a una gran estrella, Jean Reno (tan desperdiciado en cintas de acción) tratando de convencernos a todos de que las bagatelas que se obligado a hacer forman parte del abanico de sus posibilidades interpretativas, un poco siguiendo la tónica de la saga de "Los visitantes".
Siempre que veo a uno de los grandes interpretando un papel por debajo de sus posibilidades reales (digamos Jean Reno en esta película o el soberbio Tommy Lee Jones en otra que les comentamos recientemente, "Si de verdad quieres" con otra monstruo interpretativa como es Meryl Streep) los exonero de culpabilidad, ya que tratan de hacer comedia manteniendo su dignidad, los famosos "filmes alimenticios" de los que usó y abusó Orson Welles.
Quizás en este filme nos sobren ciertos excesos como la secuencia del travestismo japonés en el restaurante minimalista o la presencia absolutamente innecesaria de Santiago Segura haciendo de Santiago Segura en plan de mago de la cocina  molecular (con insoportable acento francés). Magnifica aunque a veces histriónica interpretación de Michael Youn dando la réplica al gran Reno, al que no logra hacerle sombra, pero que resulta empático al espectador con su sonrisa dulce y su mirada  inocente. Uno recuerda otras películas del mundo de la cocina y sale de esta sin haber dejado nada en la memoria, muy alejado del embrujo, por ejemplo, de "Ratatouille" o de "Chocolat". Película intrascendente, con algunos momentos logrados (las risas les acompañan) y una trama escasamente ingeniosa que lastran el filme a pesar de las concesiones a la galería de un final cantado y excesivo y algunas secuencias reiterativas. La película de Daniel Cohen no va ni quiere ir más allá de lo que es: un juguete pretendidamente cómico realizado para mayor gloria del cine francés, aunque muy alejado de cintas tan redondas como "Bienvenidos al  Norte" o "La cena de los idiotas".
     

   
   
    .

   

 

Compartir este post

Repost0

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens