Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
24 enero 2011 1 24 /01 /enero /2011 09:59

De vez en cuando el cine logra con creces cumplir una de sus misiones y objetivos más excelsos, la comprensión de la historia por parte del espectador de una forma veraz, clara, honesta y brillantemente comprensible. En esta ocasión es "El discurso del rey", la película británica que consiguió hace unos días el premio a la mejor película otorgado por el gremio de los productores, antesala de los Oscar y una de las favoritas para recibirlos en la gala que se celebrará el próximo 27 de febrero. El filme protagonizado por Colin Firth, en el que da vida al Rey Jorge VI y que le valió el Globo de Oro a la mejor interpretación, reúne muchos elementos para ser considerado una gran obra en la historia del cine histórico.

La figura del protagonista, Jorge VI Rey de Inglaterra, es la de una de esas trágicas figuras atrapadas por la historia en el lugar menos adecuado: un ser humano de infancia triste y traumática, un hombre superado por las circunstancias, infeliz y acomplejado, al que la historia obliga a ser rey. El príncipe Alberto, Federico Arturo Jorge , futuro y obligado Jorge VI (como le dice Churchill en la película, "No puede reinar con su nombre, Alberto es un nombre alemán y entraremos  pronto en guerra contra Alemania") nació el 14 de Diciembre de 1895, segundo hijo de Jorge V y de María de Teck.  Desde su niñez, una infancia desolada de "pobre niño rico" criado y torturado por niñeras y mayordomos o humillado por su hermano o sus amigos, hasta los 30 años, sufrió de tartamudez lo que acrecentó su timidez, aunque gracias a un original terapeuta australiano logró curarla en parte y ha dado pretexto para crear esta bella película.

Se casó con la aristócrata escocesa Lady Elizabeth Bowes-Lyon (Helena Bonham Carter, otra brillante interpretación)  en 1923  y tuvo dos dos niñas, Isabel y Margarita. Jorge VI asumió la corona en vida de su predecesor, Eduardo VIII. Este monarca reinó poco tiempo, pues en diciembre de 1936, y para casarse con Wallis Simpson, una divorciada norteamericana, abdicó en la persona de su hermano Alberto, Duque de York, quien le sucedió en el trono con el nombre de Jorge VI.

Jorge VI estab lejos de pensar que sería rey y esa designación le torturó durante toda su vida.  No estaba capacitado ni física ni psicológicamente, para asumir la responsabilidad de guiar los pasos del Imperio en esa época difícil. Pese a ello y con un hombre tenaz como Churchill a cargo del gobierno, durante la guerra el rey realizó una abnegada labor en favor de su pueblo . Fue el último emperador de la India (hasta 1950 y rey de Irlanda, que se convirtió en república en 1949. Jorge VI murió víctima de cáncer el 6 de febrero de 1952 y fue enterrado en el Castillo de Windsor. Dejó a una reina longeva y voluntariosa, Isabel,  actual soberana del Reino Unido.

La cinta, (The King´s Speech), coproducción británica-australiana, dirigida por Tom Hooper y escrita por David Seidler está basada en la relación que mantuvieron el rey Jorge VI, antes duque de York, y su terapeuta Lionel Logue, un excéntrico actor fracasado, genialmente interpretado por Geoffrey Rush, que le ayudará a mejorar sus problemas de tartamudez. discurso-del-rey.jpg

Tras la muerte de su padre, el rey Jorge V, y la escandalosa abdicación del príncipe Eduardo VIII,  Bertie (memorable Colin Firth), afectado desde siempre de un angustioso tartamudeo, asciende al trono como Jorge VI de Inglaterra. Su país se encuentra al borde de la guerra contra la Alemania de Hitler y necesita desesperadamente un líder, por lo que su esposa Isabel, la futura reina madre, le pone en contacto con un excéntrico logopeda australiano, actor shakespeariano fracasado llamado Lionel Logue (insuperable Geoffrey Rush). A pesar de los problemas de relación inciales entre el envarado aristócrata lleno de complejos y sumamente irritable y el terapeuta heterodoxo y directo casi brutal, ambos comienzan una terapia al margen de cualquier escuela que les llevará a establecer un vínculo humano profundo, a pesar del rechazo del entorno del rey hacia el poco convenciona y nada titulado  terapeuta. Con el apoyo de Logue, su familia, su gobierno y Winston Churchill (quizá el menos conseguido de los personajes, a pesar de estar bien interpretado por Timothy Spall), el rey supera su frustrante tartamudez y pronuncia un discurso radiofónico -el de la declaración de guerra a Hitler-  que inspirará a su pueblo y lo unirá en la batalla. La película de Tom Hooper fue reconocida por el público de la última edición del Festival de Toronto como la mejor película.

Quizá a un pais regido por una monarquía como es el nuestro, los temas de las casas reales, el universo estrellado de príncipes y princesas, nobleza, reyes y reinas, no excite demasiada curiosidad anecdótica pero seguramente sí interés sociológico e histórico. En muchos sitios la realeza se considera algo más o menos anacrónico y más cercana a las páginas del papel couché que a las de los libros de historia. Sin embargo la época que describe la película, crucial desde un punto de vista histórico, acrecienta el interés por las personas que fueron protagonistas de los hechos. El drama humano del monarca de los “discursos tartamudos”,  que se dirigían a 458 millones de súbditos en un imperio de 33 millones de Km2, en plena II Guerra Mundial, resultan algo mucho más esencial que anecdótico..

Las miradas de desesperación intima, autorechazo y aun así orgullo y dignidad de Colin Firth, más los gestos sutiles de comprensión humana y testarudez terapéutica de Geoffrey Rush, pueden estar junto a la ternura silenciosa y expresiva de la Bonham Carter, como los logros fílmicos de la presente temporada y un recuerdo vivo para cualquier aficionado al cine.

Compartir este post

Repost0

Comentarios

domingo 01/24/2011 18:13


¡Me han entrado muchas ganas de verla! ¿Por qué muchos críticos se limitan a contar el argumento de la película y no a dar elementos para decir verla o no? Gracias


Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens