Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
19 enero 2013 6 19 /01 /enero /2013 08:05
el-doble-del-diablo-cartel1.jpg
 El director Lee Tamahori, neozelandés, que prometía mucho tras su comienzo con "Guerreros de antaño" y luego se mediocretizó con "La hora de la araña" o "Muere otro día", escoge ahora para su "El doble del adiablo" un tema bien amado en la literatura y el cine, el del doble, el "doppelgänger" como llama la cultura alemana a este argumento de la literatura y el cine universales. Poe, Cortázar o los hermanos Grimm o Andersen en los llamados "cuentos infantiles", nos hablan a menudo de ese intranquilizador tópico, la presencia real o fantasmal de un personaje idéntico al protagonista (recordemos a Heinkel, desternillante doble del barbero judío Chaplin en "El gran dictador" o  a "Kagemusha" del gran Kurosava).
En la película que nos ocupa,Tamahori adapta un pretendido libro de memorias de Latif Laia, que fue doble del hijo más bestia de Saddam Hussein, Uday, jefe de la guardia pretoriana que custodiaba a su padre y uno de ,los psicópatas embebidos de soberbia y poder absoluto que ha dado ese género tan lamentable que somos los seres humanos. Amoral, vicioso, asesino, violador compulsivo, Uday, sembró de crímenes la historia del Iraq de los años noventa y hasta que los intereses norteamericanos destronaron a Saddam. Uday fue tiroteado por soldados aliados y su cadáver expuesto al escarnio público.
El actor Dominic Cooper asume la dura e ingrata labor de dar vida a los dos personajes, el enloquecido e histriónico Uday y a su doble, un teniente del ejercito iraquí --con la mala suerte de parecerse fisicamente al cruel hijo del dictador--, eliminadas con cirugía plástica las pequeñas diferencias, para sustituirle en algunas circunstancias. La diferencia moral de ambos queda visible desde los primeros fotogramas y luego van condensándose en una relación anecdótica que no acaba de convencer. Uday es mostrado como lo que seguramente fue, un enfermo mental desatado, cruel, vanidoso, estúpido y sanguinario y Latif queda desdibujado y plano al otro lado del espejo, con un retrato sin matices, unicamente favorecedor y poco realista.
Esta es el mayor defecto en una película que mantiene el ritmo, arrastra por la fuerza de sus secuencias, con un buen diseño de producción y puesta en escena, pero que fracasa en los apartados de dirección de actores y guión. En ese sentido es una película fallida que se complace un poco demasiado en pintarnos los excesos y horrores de Uday  ante un Saddam Hussein (Philip Quast) acartonado, que parece haber surgido del Museo de Madame Tussauds y por contra no logra ajustar el enorme dilema moral, la tragedia personal de Latif, mudo testigo de los desmanes de su jefe, cada vez más plano y con unas reaccoones que, dado el tipo de personaje que era Uday, resultan poco verosímiles.
No obstante es tal la desmesura de la que hace gala Uday (ríanse ustedes de Calígula) que el retrato aparece como paródico y si no fuera por la tragedia brutal que evoca, parece más digno de un Sacha Baron Cohen (en "El dictador", el cómico nos dio un recital de un personaje muy semejante, el general Aladeen) que de una figura shakesperiana, clarooscuro que  la complejidad del personaje y sus relaciones familiares hubieran permitido. En realidad todo resulta tan brillante de oropel y falso de decorado  como los interiores del palacio de Uday y el desfile de prostitutas, lacayos y matones que rodean al patológico dictador sin corona de Irak, mientras su padre , Saddam, se lamenta de no haber castrado a su hijo cuando era niño y su madre le deja un lugar en su lecho y lo trata como a un bebé. No hay autenticidad en los retratos de Uday y su doble y todo queda como un carnaval sangriento, que de puro disparate termina pareciendo una parodia.

 

 

 

 

 

   
   .
   

 

Compartir este post

Repost0

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens