Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
15 agosto 2012 3 15 /08 /agosto /2012 08:01

nabokov.jpg

 

Editada por Duomo-Perímetro, este libro "El encantador. Nabokov y la felicidad" de la iraní exiliada Lila Azam Zanganeh, es un híbrido entre novela y ensayo literario. Es decir, más que un argumento novelesco se nos habla de una joven lectora, de inteligencia y sensibilidad privilegiadas, enamorada platónicamente del novelista Vlaidimir Nabokov. Las lecturas e investigaciones biográficas que ésta realiza sobre la fascinante figura del escritor ruso, forman el entramado de este ensayo, en el que Lila Azam deja volar su imaginación y convierte en materia literaria un análisis y unas emociones lectoras que trascienden el género del ensayo y se embarcan timidamente en la metaliteratura, es decir la ficción a lomos de una realidad humana --el escritor-- y literaria --su obra-- que fue y que está ahí a disposición de cuantos quieran sumergirse en las brillantes, intelectuales y eruditas, aunque irónicas y burlonas, páginas de Nabokov.

Fue este un escritor ruso exiliado que durante la convulsa época de entreguerras se refugió y vivió en Inglaterra, Francia, Estados Unidos y Suiza (no muy lejos de las montañas que adoraba). Publicó sus obras en inglés y paradójicamente tuvo una vida plácida, no muy aventurera y al parecer sentimentalmente poco azarosa.

 La paradoja nace del hecho de que varias de sus novelas fueron materia de escándalo a partir de los 50. En los 60 tras publicar su novela "Lolita" relato de un amor entre un viudo y una adolescente y realizarse la versión cinematográfica (dirigió Stanley Kubrick, en una verdadera obra maestra interpretada por James Mason en el papel de Humbert Humbert el profesor viudo y de Sue Lyon en el de Lolita) el elegante y distante profesor universitario aficionado a la caza de mariposas, pasó a convertirse en un escritor popular, pese a lo escandaloso de su obra, o quizá debido a ello. La fuerza de su novela fue tan extensa que el nombre de su protagonista se convirtió en un genérico que designaba a un tipo peculiar de niñas, las "lolitas" o las "nínfulas", para los más cultivados, nombre que se da a las adolescentes precozmente dotadas de un fuerte atractivo sexual y que hacen uso de él.

Por tanto, procedamos con tiento: no se trata en puridad de un ensayo, pero tampoco de una novela al uso. La bella Lila Azam Zanganeh, exiliada como su admirado Nabokov, iraní, con estudios en Francia, residencia en Estados Unidos y una formación cultísima y plurilingue (habla seis idiomas, segun dicen, que parecen enrocarse en sus hemosos ojos pardos y en unos labios tipo Penélope Cruz) ha jugado con el lector un juego de citas de los textos de Vladimir y los propios (honestamente reseñados los ajenos en un apéndice al final del libro), una suerte de pastiche con el original nabokovesco y el optimista y juvenil contexto de la autora iraní.

La belleza del resultado complace largamente a los admiradores de Nabokov, entre los que me cuento, y los detalles biográficos y familiares que nos facilita Lila Azam aclara muchas de las dudas y oscuridades de su amado, sardónico y huidizo escritor.

El valor de este libro consiste más bien en la justeza, habilidad y eficacia de las citas espigadas por la autora en la obra de Nabokov. Por ejemplo, el fragmento de "Habla memoria" en el que Nabokov cuenta su entrada en el mundo de la conciencia, su primer atisbo a los cuatro años de que era una persona distinta a las demás que le rodeaban pero semejante por el hecho de compartir la vida y el tiempo. !Maravilloso! La sensibilidad literaria de esta autora y su proeza de comprensión de un escritor varón, de una época distinta y unas vivencias diferentes, hace que nos sintamos cerca de Nabokov, perfecto ejemplo de autor resguardado eternamente tras su propia obra y que guarda un obstinado secretismo de sí mismo y un educado pero evidente desprecio por la popularidad y las banalidades del publico.

La inventiva de esta escritora llega a hacernos partícipes de su entrevista imposible a Nabokov (había muerto diez años antes de que Lila naciera) con foto --por supuesto amañada-- incluida. Este ejemplo y otros que no contaré hacen de "El encantador" un libro delicioso, ligero, lejos de toda pretensión o presunción enciclopédica o hagiográfica, que aparece como una aventura literaria menor, una "delicattesen" nada indigesta para consumir durante las  calidas tardes de agosto, mientras uno dispone cerca de sí los platos majestuosos de "Ada o el ardor", "Lolita", "Habla memoria"  o "La dádiva", el auténtico Vladimir Nabokov, cuya sombra nos ha estado rondando juguetona mientras leíamos a Lila Azam y descubríamos el secreto de ser feliz, ese misterio envuelto en un arcano y encerrado en una metáfora, que Nabokov buscó en su vida y en su obra: El amor y las palabras, buscar mariposas en pantalón corto, encontrar el adjetivo preciso y fulgurante, la palabra que compendia un momento especial, una epifanía de la existencia, y también amar, amar y amar, personas, lugares, objetos, instantes...como él mismo escribió: "Conciencia al final del día, como una  vantena abierta de par en par a un paisaje iluminado en la noche del no ser".

Para calmar la fiebre y el rechazo de los nabokovianos que en el mundo existen, Lila explica:

"Nunca, ni durante un segundo, he pensado que yo estuviera a la altura de Nabokov pero durante sólo un momento, que es el momento del libro, nos miramos los dos a los ojos. Y esto forma parte del juego, de esa irreverencia que también implica un sentido de alegría. En esta irreverencia hay una actitud muy alegre y un poco subversiva, y se crea un espacio de felicidad, que además es el sentido y el contenido del libro."

 

 Esto es justamente lo que nos ofrece la lectura de "El encantador". Seducción. . 

 

Compartir este post

Repost 0
Published by nullediesinelinea.over-blog.es //charlus03 - en comentario literario
Comenta este artículo

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens