Sunday 6 may 2012 7 06 /05 /May /2012 09:57

 

 

el-exotico-hotel-marigold-cartel1.jpg

Un magnífico elenco de actores británicos avala la fuerza de "El exótico Hotel Marigold", una comedia dirigida por John Madden, bastante lejos de su soberbio "Shakespeare in love", pero en absoluto desdeñable. Unir a Judy Dench (cada vez más segura en su apacible poder de representación) el soberbio Tom Wilkinson, la siempre apreciable Maggie Smith, Bill Nighy o Celia Imrie, en una deliciosa farsa de enfrentamiento de culturas, de costumbrismo exótico o de profundas realidades humanas que tienen relación con la vejez, la necesidad de afecto, los recuerdos, la bondad o la mezquindad, debería dar como resultado una memorable película.

¿Qué es lo que impide que estos excelentes actores, la localización magnifica en la ciudad india de Jaipur, con toda su enorme carga de pintoresquismo y variopinto color y la historia coral de un grupo de jubilados británicos que se retiran a vivir sus vidas en declive en Jaipur, por distintas y variadas razones, no alcance la fuerza y la convicción que cabría esperar? Ignoro si en la novela "These foolish things" de Deborah Moggach, queda más visible el posible fallo o carencia que limita el valor de la película. Porque es evidente que es un fallo de guión, un desequilibrio facilmente perceptible de ese tenue "tempo" que marca la narración, de esa tensión en lo que vemos y lo que nos cuentan que hace que nos interese todo ello y que esperemos una y otra secuencia para calmar nuestra sed de saber lo que hacen los personajes o los hechos y razones que justifican la trama...

Creo que ese grupo de veteranos ingleses que emigran en busca de una mejor rentabilidad de sus pensiones a un país, antigua colonia del Imperio, donde recuperar ciertos privilegios de raza y clase, es una propuesta interesante de entrada. Pero nos hacen pasar por toda la historia del viaje, el acomodo en el destartalado hotel y las peripecias de los maduritos británicos, de una forma liviana, superficial, amable y poco comprometida, a pesar de algunas pinceladas de compromiso con una visión más seria o crítica que cabría esperar de unj tal choque de culturas con toda su trastienda histórica de abusos, sufrimientos, sangre e injusticias y revanchas como afligió la reciente historia de la independencia de India de la Corona británica. Así la delicada historia de la joven sirvienta de la clase "intocable", la de los "apestados" sociales, que monta una fiesta familiar en su barraca, en uno de los barrios más pobres de la ciudad, a una gruñona y racista clienta del hotel porque cree que la trata con dignidad, cuando en realidad la desprecia. O la relación otoñal entre el juez gay y su amor hindú de juventud al que abandonó en situación dramática, treinta años antes, y trata de recuperar en su vejez por una fidelidad trasnochada y aplazada, como si se tratara de una historia de manual romantico, más que un lamentable episodio de superioridad y abuso étnico y flaqueza moral. Lo único positivo es que ambas historias, patéticas y lamentables, son protagonizadas por los dos actores más capaces del elenco, Maggie Smith y Tom Wilkinson.

Las demás historias de los maduritos excolonialistas rozan en todo momento una crítica suave, no comprometida, tratando de hacer una película de tono amable, en la que incluso la anunciada muerte del personaje del juez gay toma un carácter de "justicia" divina, entre el perdón del amante hindú, la comprensión de su esposa y la puesta de sol sobre la cremación a orillas del Ganges.

Asi que uno sugiere que los que sepan inglés hagan lo posible por ver la versión original dada la altura de los intérpretes y los que no, que disfruten de las interpretaciones por separado, sin tratar de valorarlas en el conjunto de la película, que sabe a poco o a demasiado, segun nos refiramos a la calidad exigible o a la extensión. El joven actor hindú (Dev Patel) gesticulante en exceso y su novia, dan la nota localista, ilusionada y joven, aunque producen, sobre todo él, cierta irritación. Magnífica también la actuación de Penélope Wilton, por el eficaz patetismo que imprime a su papel de odiosa esposa de Bill Nighy. El romance invernal entre éste y la magnifica Judy Dench logra parecer posible a pesar de las excesivas diferencias de edad y talante.

Película que agradará a los nostálgicos del Imperio británico y  la India colonial que aún suspiren por los ambientes de las novelas de Kipling ("fíjate en lo que se han convertido estos hindúes, estaban mejor con los ingleses"), a los aficionados al cine de maduritos que reviven el amor y a los amigos del cine coral con ínfulas humanitarias y buenismo de ong. Y, por supuesto, a los admiradores de los buenos actores británicos, aunque sea en envoltorio de tarjeta postal.

 

 

Por nullediesinelinea.over-blog.es //charlus03 - Publicado en: cine, teatro, opera - Comunidad: Pluma, tinta y papel
Escribir un comentario - Ver los 0 comentarios
Volver a la página principal

Présentation

Créer un Blog

Recherche

Calendrier

April 2014
M T W T F S S
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30        
<< < > >>
Crear un blog en OverBlog - Contacto - C.G.U - Remuneración por el programa "Gana con tu Blog" - Reportar un abuso - Artículos más comentados