Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
7 agosto 2011 7 07 /08 /agosto /2011 08:16

finprin.jpgEn la editorial De Bolsillo podéis encontrar esta obra. "El fin es mi principio", una conmovedora muestra de que las memorias personales a veces son una revelación y un placer. Pero en esta ocasión voy a hablar primero de su versión cinematográfica. Dirigida por Jo Baier e interpretada por el gran Bruno Ganz (el ángel que sobrevolaba Berlín de la postguerra en el clásico de Will Wenders o el alemán con un "amigo americano" en la primera versión para el cine de la célebre novela de Patricia Higsmith o el enfermo y patético Hitler de "El hundimiento") que va ganando fuerza expresiva con los años, la película, una coproducción italo-alemana, te atrae y fascina desde el principio.

Claro que hay que pensar que es una película de pensamiento, de palabras, de recuerdos, de sentimientos y emociones íntimas, en sordina, de una sensibilidad grande y una belleza humana y natural sin paliativos.

Un anciano que está muy enfermo y espera ya la muerte pide a su hijo, un joven de treinta y pocos años, que vaya a verle con la intención de "hablar y compartir las vivencias y recuerdos de su padre". Es una tierna pero no sentimental ni banal cita entre un  padre y su hijo. Y el padre es alguien importante y no sólo por su carrera, su nombre, sus logros, sino esencialmente por el tipo de persona que es, por su enorme humanidad, por su trayecto personal, espiritual e instransferible.thumbCA6K1L1M.jpg

Esa persona es Tiziano Terzani (1938-2004) uno de los más conocidos, hábiles y valorables corresponsales de guerra, un periodista de elite con un background impresionante y una bien ganada fama de hombre comprometido con su tiempo, de testigo de excepción de todas las grandes calamidades que asolaron la segunda mitad del siglo XX, desde la guerra fría y sus excesos, hasta la guerra de Vietnam, el horror de Camboya, la revolución china de Mao, las iniquidades del apartheid en Sudafrica...Un hombre que lo deja todo y se encierra en un ashram de la India, viaja al Himalaya y busca la espiritualidad y al fin se vuelve a Italia a morir, en una casa cerca de las montañas.

Es allí donde pide a su hijo que le acompañe en sus últimos días, junto a su esposa, haciendo de sus charlas con el joven, Folco Terzani (Nueva York,1969) --realizador cinematográfico, autor del último documental sobre la Madre Teresa de Calcuta y de otro sobre una comunidad asceta del Himalaya -- un verdadero testamento intelectual y espiritual que nos muestra al hombre tal como es a través de los grandes temas que son, en definitiva, la esencia del por qué y para qué de nuestra existencia. Desde la muerte, su sentido o su necesidad hasta la belleza del mundo y la no menos acuciante necesidad de la vida, del vivir.

Asistimos sobrecogidos a un  paseo por la vida de un hombre extraordinario, que se hizo singular no solo por su postura de denuncia de las cosas que van mal en el mundo y de las que él era testigo privilegiado, sino de su propio camino interior, lleno de dificultades y problemas. Habla a su hijo y a nosotros de su primera gran decepción. la caida del comunismo y antes de eso lo que los regímenes habían hecho del comunismo primordial que él soñó y que fue traicionado y bastardeado en Rusia, China, Camboya o Cuba. "Tantas muertes, tantas, ¿para qué?".

Y entonces llega al punto medular de su larga charla, "Mientras que el hombre no cambie, nada cambiará, esa es la verdadera revolución que hay que hacer". No es nada original, antes que él lo dijeron Gandhi, Cristo, Chrisnamurti, el zen o el taoísmo, pero nos convence dicho por Bruno Ganz, vestido de blanco, una suerte de Tostoi de hoy, rodeado de iconos budistas y de la hermosa realidad que le rodea, su cómoda casa de montaña, la naturaleza, su esposa y su hijo, fascinado a su pesar por la fuerza y la sensibilidad de su padre.

La última parte de la película se centra en el viaje interior de Tiziano, en su búqueda de la verdad interior, de esa "iluminación" que ha tenido algunas veces al alcance de sus dedos, pero con gran lucidez acaba definiéndola de "ilusión". Entonces habla de la identidad, ese engaño de máscaras y roles, de su logro personal de avanzar hacia el estado de "sin nombre", el estado de unión con todo, la revelación de que todo es uno y de que "al final no hay nada y no eres nada". Entonces deja caer la frase que el hijo necesita para vivir su propia vida "Debes vivir una vida en la que te reconozcas, no importa lo que hagas, simplemente se tu".

Después nos ofrece el testimonio de una muerte ejemplar, llena de paz, de sosiego y de dignidad.

Para el recuerdo, la imagen de los dos, padre e hijo, en la cima de una montaña y la del hijo, en ese mismo lugar, aventando las cenizas de su padre.

Compartir este post

Repost 0
Published by nullediesinelinea.over-blog.es //charlus03 - en cine - teatro - opera
Comenta este artículo

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens