Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
10 junio 2014 2 10 /06 /junio /2014 07:56

el-gran-hotel-budapest-cartel-1.jpg

Menudo lujo de película. Wes Anderson, quien siempre guarda la varita mágica del encantamiento y la maneja con singular y brillante e interesante destreza (recordemos su "Moonrise Kingdom", la magia del "Viaje a Darjeelin" la más floja "Life Aquatic", el descubrimiento inicial con "Los Tenenbaums" o esa delicia de animación que fue "Fantastico Sr.Fox") en ofrecernos situaciones surrealistas, estética rompedora e hipnotizante y geniales intérpretes que él los lleva al estado de gracia, como sus iconos habituales Bill Murray y Owen Wilson, aunque hace florecer a Gene Hackman, Cate Blanchet, Bruce Willis, Anjélica Huston o, como en esta ocasión Ralph Fiennes, F.Murray Abraham, Jude Law, a los que despoja de sus tópicos actorales y los convierte de divos incontestables en divertidos personajes que amanan humor y humanidad por todos los poros. Y un nuevo en la plaza, Tony Revolori, que hace el papel del narrador joven (ya mayor, se convierte en el respetable y sardónico gesto del gran F.Murray) y se desenvuelve a la altura de sus compañeros. Un trabajo colectivo actoral que hace maravillas.
Ahora Anderson abandona el mundo norteamericano y se atreve a dar el salto y colocarse en la Europa de entreguerras, de la mano literaria que emana de la obra de Stephan Zweig, en un Gran Hotel Budapest (semejante a otros descritos por el malogrado novelista alemán), con una estética chillona y onírica (que comienza a ser marca de la casa Anderson) y un desarrollo nostálgico de un pasado caballeroso y elegante en el que ya se anuncia el horror y la vesanía de la cruz gamada (que acabaría motivando el suicidio de Zweig).
Solo le queda al espectador ceder y rendirse ante el placer del relato, como si Anderson hubiese parido a una Sherezade sensual y disparatada que nos va seduciendo con su historia, sus imágenes y sus criaturas. Todo ello sin maldad, casi con una cierta aparente ingenuidad que no tiene nada de ingenua pero sí de seductora.
No hay límites en la busqueda de Anderson del "más difícil todavía" y cabalga sin esfuerzo por la truculencia, el disparate, la poesía y la crítica solapada pero compasiva en el fondo. Asombra la creatividad de este director nacido en 1969 y se está convirtiendo en un clásico vivo que va sumando aciertos en una carrera vertiginosa hacia la excelencia.
Nada sobra en esta película: puesta en escena brillantísima, música ad hoc, actores deslumbrantes, imaginación a raudales. Ha sido un gozo. No os la perdáis.
 
     
 

 

Compartir este post

Repost 0
Published by nullediesinelinea.over-blog.es //charlus03 - en cine - teatro - opera
Comenta este artículo

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens