Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
18 octubre 2013 5 18 /10 /octubre /2013 07:19

heroe-discreto-Editorial-Alfaguara_EDIIMA20130924_0258_14.jpg

 

 Mario Vargas Llosa, premio Nobel de Literatura en 2010, publica su primera novela desde la concesión del Premio por antonomasia en el mundo de las Letras. Y lo hace volviendo a su Perú natal, incluso resucitando a algunos de sus personajes de anteriores novelas como el policía Lituma, el sagaz don Rigoberto (quizá un trasunto del propio autor, al menos en su amor a la literatura, la música y el arte) y referencias a algunos otros personajes y ambientes de su amplio mundo novelesco, como el burdel "La Casa verde" o el colegio militar "Leoncio Prado" donde transcurre una de sus primeras novelas, "La ciudad y los perros". En cuanto a "El héroe discreto",  es una novela que se puede resumir en lo que don Rigoberto opina de los desaforados incidentes a los que se enfrentan: "Dios mío, qué historias organizaba la vida cotidiana; no eran obras maestras, estaban más cerca de los culebrones venezolanos, bresileños, colombianos y mexicanos que de Cervantes y Tolstoi, sin duda. Pero no tan lejos de Alejandro Dumas, Emile Zola, Dickens o Pérez Galdós" (págs.285/6). Lo cierto es que ese diagnóstico literario puede aplicarse al conjunto argumental de esta novela.

Y aún así, a pesar de los localismos peruanos con los que trufa su escritura, el maestro muestra un vigor y una enjundia literaria de primera categoría, mostrando su veteranía creativa en esos diálogos a dos o tres voces en los que los personajes van aportando al momento en que viven lo que dijeron u oyeron en el pasado reciente, siempre claro está respetando la pertinencia al asunto del que se habla. El artificio, que el autor llamó "vasos comunicantes" en su "Carta a un joven novelista", está muy bien hilvanado y el lector siempre sabe quién y de qué se está hablando y lo que se está recordando. Solo por esto, el culebrón que nos sirve Vargas Llosa complacerá a los lectores más exigentes, sin perder de vista que, tal como don Rigoberto dice, "El héroe discreto" no pasa de ser un divertimento guasón y punzante en el que disecciona con habilidad los elementos saineteros y de picante crónica social o lisa y llanamente folletinescos (como me dijo una vez Cabrera Infante, "folletín viene de follar", así que pueden figurarse los elementos sexuales que intervienen)  que van apareciendo en la novela. Ciertamente un divertimento de indudable fuerza que no gustará demasiado a lectores muy exigentes, pero encantará a los que busquen diversión literaria de calidad.

La novela, situada en el Perú de nuestros días, gira en torno a tres temas que se van entrelazando y acaban relacionándose entre sí. La historia de Felícito Yanaqué, un pequeño empresario (física y económicamente), sus dos hijos, su mujer y su amante. Ismael Carrera, un viudo adinerado, propietario de una compañía de seguros, sus dos hijos (apodados con mucha razón, "Las hienas") y la criada de su hogar con la que contrae matrimonio. Y el ya conocido por los lectores de Vargas Llosa, don Rigoberto, empleado y amigo de Carrera, su esposa, doña Lucrecia y su hijo Fonchito que ve y se relaciona con una especie de fantasma doliente que se llama Ediberto Torres. No les cuento más para no chafarles la lectura. Sólo sepan que los incidentes se van encadenando en esta historia a tres bandas de una forma rocambolesca  y que el autor sale con buen empeño de todos los avatares y desgracias que plantea, quizá con la única excepción del fantasma, sacudido en dos lineas, que dejan al lector pensando que don Mario se ha pasado de listo y nos escamotea uno de los elementos de intriga del relato (cosa que puede restar algún punto al autor y a su novela).

Vargas Llosa no escribe un cronicón nostálgico del pasado peruano, se enfrenta a las características, buenas y malas, del presente y se coloca más bien junto a los personajes de su edad, ya curtidos por la vida, a punto de jubilación y, como don Rigoberto, aspirando a vivir en una especie de cápsula de belleza y cultura que se han ido preparando durante toda la vida, al margen de una época y una sociedad que no entienden y no les gusta. Así pues es más bien una novela de encomio a la tercera edad y sus personajes principales son tres hombres maduros que buscan la felicidad con dignidad. Estos son los tres "héroes discretos" dispuestos a luchar por algo en lo que creen y hacerlo desde la humildad y el odio a esa popularidad breve y abusiva de la sociedad de la des-información actual (don Mario carga a menudo contra la prensa "rosa" y la sensacionalista) y así Felícito se niega a pagar a los chantajeadores que le presionan ateniéndose a las consecuencias con gran  valor y entereza, Ismael Carrera se enfrenta a sus dos hijos medio delincuentes y se casa con la criada ante el asombro  de la sociedad limeña y don Rigoberto que padece las amenazas y presiones de "las hienas" no cede ante ellos y trata de superar la extraña vivencia de su hijo Fonchito con un fantasma llorón.

El melodrama está servido, los trucos narrativos también, giros inesperados, ocultación de datos, finales de capítulos anunciando cambios, en fin todo el bagaje de un autor veterano, ingenioso y zumbón. Como suele encontrarse en este autor, todos los personajes, principales y secundarios está nsoberbiamente dibujados, el sargento Lituma y el capitán Silva, la adivinadora indígena Adelaida que Felícito consulta, el padre O' Donovan, Ediberto Torres, el fantasma, el propio Fonchito,  doña Lucrecia y don Rigoberto. Novela interesante, pues, seguramente no tan redonda como otras del nobel hispanoperuano, pero apreciable y divertida.

 

FICHA.

EL HÉROE DISCRETO. Mario Vargas llosa.- Ed. Alfaguara.- 383 págs.- 19,50 euros     

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Compartir este post

Repost 0
Published by nullediesinelinea.over-blog.es //charlus03 - en comentario literario
Comenta este artículo

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens