Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
17 marzo 2012 6 17 /03 /marzo /2012 08:51

 

lectorjulioverne.png

 

 Reconozco que no me sentía muy atraído por Almudena Grandes. Su "Malena..." y el "Atlas de geografía humana" no acabaron de convencerme aun admitiendo su fuste de narradora de raza, su manera potente de transitar por la novela. Cuando apareció "Inés y la alegría" volví a leerla. Era la primera de una serie dedicada, al modo galdosiano, a unos "Episodios de una guerra interminable" (sería difícil encontrar a una novelista tan poco semejante a don Benito como Almudena) y me empezó a reconciliar con esta autora madrileña, cuya energía e indignación política, aún necesitaban un poco de encauzamiento.

Ahora, con "El lector de Julio Verne" que edita Tusquets, me confieso atraido por la fuerza narrativa, la convicción literaria y el oficio en el diseño de la estructura de la novela, el ritmo de lo narrado y la habilidad en pergeñar personajes, idear --o recopilar, como ella misma asegura-- motes y sobrenombres del pueblo llano,llenos de sarcasmo, humor y mala baba y, en fin, narrarnos con absoluta eficacia, unos hechos y unas acciones que dibujan con gran nitidez el horrible escenario humano lleno de crueldad, mezquindad, miedo y violencia que constituye la memoria aún viva de una España que sobrevivía a duras penas de una guerra fraticida para la que se nos han agotado los calificativos.

Nino, entrañable protagonista de la novela, es un niño de nueve o diez años, hijo de un guardia civil, que vive con su familia --entre 1947 y 1949-- en un pueblecito de la provincia de Jaén, en cuya sierra aún se refugian y hostigan a los guardias, un grupo de maquis capitaneado por un líder mítico llamado "El Cencerro" o, como en "El Zorro", la memoria de él resucitada en nombre y métodos por cualquier otro guerrillero. La vida del niño en la casa-cuartel con sus padres y sus dos hermanas, las noches en ls que deben cantar entre ellos para no escuchar los ruidos de golpes y los gritos y lloros de los detenidos interrogados, el clima de miedo, de ajustes de cuentas, de aplicación de la "ley de fugas", el rechazo social de muchos vecinos, los pequeños dramas del niño --al que llaman el "Canijo" porque crece poco-- y sobre todo la descripción de la amistad del niño con un joven recién llegado al pueblo, "El Portugués", que vive solo en medio del monte en un viejo molino y el descubrimiento gracias a él de la lectura --las novelas de Julio Verne  son su iniciación intelectual y vital-- conforman una suerte de "bildungsroman" (novela de formación, aprendizaje y crecimiento) insertada en el paisaje feroz y sangriento de los rescoldos trágicos de una guerra incivil recién acabada. Por lo que hay que aceptar como mal menor ciertos maniqueísmos que la autora no reprime y algunos golpes de efecto algo excesivos en uno y otro bando.

La conexión de la vida interior del niño, con sus lecturas de Verne y más tarde, aún más importante con Stevenson, "La isla del tesoro", es uno de los aciertos de Almudena Grandes. La traslación de lo leído y asimilado con la azarosa circunstancia política y vital que le rodea, llega a embrujar al lector con la misma fuerza que el niño revive los episodios de Jim Hawkins y "La Hispaniola" y su relación con Long John Silver, el pirata de pata de palo y loro en el hombro, haciendo que piratas y fascistas, amigos admirables y los guerrilleros de "El Cencerro", amigos nada admirables pero obligados a seguir las circunstancias, su padre y sus compañeros, la reducida comunidad mal vista que se encierra en la casa-cuartel, todos van entrando en un escenario en el que Nino madura a la fuerza representando un papel heroico a tenor con su edad.

Magnifica novela, pues, sobre nuestra postguerra vergonzante que se aleja del discurso habitual de este tipo de novelas, un género con caracteristicas propias bastante reiterativas, por el recurso excelente de hacerla una novela de aprendizaje infantil, al estilo de las que el maestro Delibes dedicó a esta temática, aunque con un aire distinto.

Nino y "El Portugués" --una figura batante previsible pero que conserva su encanto-- conforman unas figuras y una relación muy logradas literaria y psicológicamente que, por sí solas, colocan "El lector de Julio Verne" en un nivel bastante alto de calidad. Y me atrapa con más fuerza  por una caracteristica paradójica: su ternura.  Hay una gran contención, un hálito poético simple y llano, una humanidad sin sombras en la  trayectoria de la novela, pese a transitar por unos hechos de una crueldad y una dureza espeluznante. Ese es para mi el gran logro de esta novelista. Trascender aquella horrible pesadilla con la enorme esperanza que supone la bondadosa ingenuidad de Nono y la sabia y paciente honestidad de "El Portugués" como mentor, ambos inmersos en una tragedia llena de traiciones, violencia y humillaciones. La Grandes domina la tentación de idealizar a las ideologías de la resistencia (aqui se habla del partido comunista) y se limita a darnos cuenta de la presencia e ideales de aquellos pocos guerrilleros rurales, "un grave error estratégico" para el PCE, y de las convicciones que les animaban, sin más, como fondo de lo que de verdad importa en la novela: la formación de una mente joven desde el horror hasta la rebeldía dentro del equilibrio y la inteligencia.

En una nota final, Almudena Grandes revela al lector las claves reales de lo narrado y uno disfruta tanto de esas aclaraciones como de la novela . Todo redunda en la sensación placentera que deja una narración con un fondo tan duro y desdichado.

 

 

 

   
 

FICHA DEL LIBRO

Título: El lector de Julio Verne | Autor: Almudena Grandes  | Editorial:Tusquets| Precio: 20 € | Páginas: 424 |

Compartir este post

Repost0

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens