Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
1 septiembre 2011 4 01 /09 /septiembre /2011 07:43

7334-1311-_visd_0000jpg002wa.jpgMarie Balmary es una psicoanalista francesa, en activo, que en los años setenta se atrevió a enfrentarse con el "establishment" freudiano (y supongo que lacaniano, como ella misma cuenta en su prólogo) de la Sorbona, proponiendo una relectura del mito de Edipo (tan fundamental en el corpus freudiano) y una forma diferente  de ejercer la famosa escucha activa o atención flotante que une al psicoanalista y su paciente en el ejercicio de la transferencia y la terapia. Naturalmente, años setenta, la propuesta fue rechazada, con cierta virulencia supongo, y la incansable Marie publica su tesis sobre los fundamentos del psicoanálisis en forma de libro y se convierte en piedra de escándalo entre los ortodoxos del psicoanalisis oficial.

A partir de ahí, la trayectoria de Marie se orienta a la práctica de una técnica psicoanalística de lectura en grupo de textos específicos, una suerte de análisis dialogante, abierto, intuitivo y sin cortapisas frente a textos de importancia capital en nuestra cultura: los libros fundacionales de nuestra civilización, entre otros, la Biblia. A través de pasajes y personajes del libro sagrado, Marie explicita los hallazgos psicoanalíticos y fomenta la cura de sus clientes o al menos la claridad en la percepción y las ideas, luchando contra el pensamiento cautivo por las doctrinas y los dogmas.

El libro que hoy nos ocupa, "El monje y la psicoanalista", fue publicado en francés en 2005 y traducido recientemente por Julia Argemí en la edición que presenta Fragmenta Editorial. En él, Marie Balmary utiliza la ficción narrativa para recrear su encuentro y amistad con el monje Marc-François, hermano de Jacques Lacan. A través de sus charlas, Balmary analiza las relaciones entre religión y psicoanálisis. Y las afronta proponiendo una búsqueda personal y profesional no tanto de lo que cura, sino de lo que salva. A  través de un dialogo realizado durante varias jornadas, entre los dos personajes cuya profesión da título a la obra, la autora nos ofrece una suerte de resumen de su método, sus análisis, sus dudas, sus descubrimientos y sus proyectos.

Como ella misma escribe "Todo me separa de un monje católico. No creo en Dios, y es probable que él no crea en el inconsciente. Para él, la verdad es divina, se ha revelado a los hombres e incluso se ha encarnado en un hombre. Para mí, la verdad es humana, permanece oculta y solo nos llega a través de lo que no sabemos. La palabra le viene de fuera; a mí, de dentro. Él ha escogido vivir como si estuviera más allá de la condición humana, en ese celibato, esa pobreza, esa comunidad masculina, esa vida religiosa. En cambio, mi vida y mi trabajo están inmersos en la diferencia de sexos y de generaciones, en la sociedad de mi época y en la investigación científica".

La conversación entre la psicoanalista judía que convalece de una grave enfermedad que casi le cuesta la vida --en una villa de montaña, propiedad de una  pareja de amigos,cerca de un monasterio-- y un monje católico, amigo de sus anfitriones, va surgiendo de una forma sumamente atractiva, con la maestría secuencial semejante a la que muestra el anónimo escritor de "Las mil y una noches" (en versión freudiana, claro está). Es un diálogo denso pero no aburrido o desmesurado, con la habilidad de disimular la latente pedagogía y permitiendo como Platón en sus Diálogos socráticos, que la verdad aparezca como el desenlace de un buen trhiller, ajustado a la lógica de los acontecimientos y a la vez sorprendente.

El lector disfrutará de este libro, aunque no conozca nada --en estos tiempos eso es casi imposible-- o conozca poco del psicoanálisis, y aunque conozca poco o nada de los sagrados libros que forman la Biblia y toda la tradición religiosa y espiritual que encierran. Esos dos temas centrales son el acicate intelectual pero también espiritual y humano que los dos personajes van tejiendo en torno a una amistad que va consolidándose conforme pasan las páginas.

Es un libro de análisis, de cultura superior, de inquietud espiritual y de audacia intelectual, el que nos ofrece Marie Balmary. Les confieso que se lee como una novela y te queda en la  mente como un desafío. De todos los temas y subtemas que tratan los dos inteligentes amigos, me quedo con el capitulo dedicado al episodio de Abraham y de su hijo Isaac, al que va a sacrificar por mandato divino y cuyo brazo armado detiene un ángel por orden también de Dios. ¿Una prueba? ¿Un signo de crueldad divina? ¿Una muestra del talante fanático e inhumano de ciertas religiones que amparan el sacrificio y la muerte humana como algo del agrado de un dios? El diálogo del monje y la analista desbroza esas incógnitas y proponen una sorprendente relectura.

Pueden creerme, este libro no tiene desperdicio.

Compartir este post

Repost0

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens