Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
22 enero 2012 7 22 /01 /enero /2012 08:50

el-nino-de-la-bicicleta-cartel-1.jpg

 Los hermanos Jean-Pierre y Luc Dardenne se caracterizan por un cine de fuerte intención social, donde la crítica sangrante de la situación económica, laboral, sentimental o emocional de sectores más bien desfavorecidos de la sociedad belga o francesa, es tratada con una asepsia serena en la que prima la visión humana, ciertos principios, la más sencilla supervivencia, en un ambiente donde resultan aún más sangrantes los fallos de las estructuras sociales, institucionales o el egoísmo y dureza del medio ambiente en el que tratan de sobrevivir los personajes.

Si en "Rosetta" (2009) se nos mostraba el calvario de una mujer para buscar empleo, una ocupación digna, las ayudas institucionales mínimas, el desencuentro permanente de un amplio sector social que es permanentemente expulsado de lo político y socialmente correcto, en esta ocasión los hermanos hacen una apuesta más intimista y más desgarradora si cabe porque involucra a un niño, Cyril (genial Thomas Doret), que es abandonado por su padre y es acogido por Samantha, una peluquera, (Cecile de France) que le profesa afecto, casi espontáneo, y le brinda su cariño (ante el mutismo y el rechazo ocasional del niño. Un rayo de luz, de esperanza, en un panorama sombrío y desdichado.

Desde el mismo  comienzo, la película se abstiene de maniqueísmos, de juicios morales, solo muestra, brillantemente, con una economía de medios y gestos apabullante, el proceso de busqueda de afectos del pequeño Cyril, desquiciado por el dolor al sentirse rechazado por su padre, incapaz de gestionar sus emociones y sus sentimientos, cayendo en las trampas de los avispados jóvenes tiburones del barrio hasta cometer un delito de sangre.

Sin embargo, no hay tremendismo ni exageraciones dramáticas en lo que va aconteciendo, con un ritmo medido, con unas notas musicales de un concierto de Beethoven, siempre incompletas, tres o cuatro movimientos, siempre los mismos, que acentúan los momentos de mayor derrumbe emocional de los protagonistas.

No es un cuento de hadas, ni una parábola con conseja final, es algo que puede ocurrir en cualquier barrio popular de una gran ciudad y a cualquier persona. Cuando es un niño el que debe defender su vida ante el egoísmo lacerante de su padre o las tentaciones del mal (cuando su inductor al delito le pregunta por qué acepta cometer un delito, si no es por dinero, Cyril le contesta:  "lo hago por tí", es decir por la única persona  además de Samantha, la peluquera, que le ha mostrado un poco de afecto. Pero el niño necesita sustituir la figura del padre, de ahí que en principio la tierna amabilidad de la mujer no logre conmoverle.

No hay sentimentalismo en esta cinta donde parece evitarse las sombras, los dias son luminosos y el chiquillo va encontrando su luz, siempre pagando un alto precio (la bicicleta como símbolo de la relación con su padre, vendida, robada). Pero para mostrarnos, con inteligencia, que no se trata de un cuento infantil de buenos y malos con final feliz. Este tipo de final convencional no vendrá en el momento que todos esperamos y surgirá de nuevo la amenaza y violencia de un mundo contra el que Cyril ha aprendido a luchar desde su más tierna infancia.

La película obtuvo el Gran Premio, del Jurado del Festival de Cannes, lo que resulta totalmente justo. Los hermanos Dardenne consiguen con el adolescente Cyril un personaje muy bien dibujado, lleno de contradicciones y temores, de esperanza y de ingenuidad. Me recuerda al protagonista de "Los cuatrocientos golpes" de Truffaut y como él es un canto de esperanza hacia un tipo de niño que supera la dureza e inconvenientes de una dura vida de supervivencia y puestos a escoger en la encrucijada de su joven vida, opta por aceptar la responsabilidad de sus actos y buscar el apoyo y el acomodo evolutivo en el afecto y el respeto. La figura alentadora y firme de Samantha, el hada buena, es a mi parecer lo menos creíble de un filme absolutamente realista. Pero hay que hacer un esfuerzo y creer en ella. Hay personas así, gracias a Dios. Recuerden al protagonista de otra pelicula que les recomendé encarecidamente, "El Havre". Por lo tanto, admitamos esa fuga hacia delante, hacia el optimismo. De todo punto necesario en estos tiempos que vivimos.

 

 

 

Compartir este post

Repost 0
Published by nullediesinelinea.over-blog.es //charlus03 - en cine - teatro - opera
Comenta este artículo

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens