Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
17 julio 2012 2 17 /07 /julio /2012 08:48

el-olvido.jpg

 

Antes de "La clave Gaudí", , "El pintor de sombras" y "Cuando la muerte venía del cielo", tres novelas ambiciosas --más o menos literariamente logradas-- en las que el barcelonés Esteban Martí (vecino de Tortosa, por cierto) trata de insuflar vida a sus personajes literarios integrándoles en circuitos históricos reales, entre personalidades conocidas del mundo de las artes, la arquitectura o el cine, este autor había pergeñado una ¿primera? novela, "El olvido" que ahora ha rescatado del baúl de los recuerdos literarios para sacarla a  la luz --al amparo de un premio literario andaluz--, supongo tras una revisión, creo que no muy cuidadosa (por ejemplo, se nos habla de euros en un capítulo, para referirse a las pesetas en otro posterior, pág.149), pero fiado por instinto, supongo también, en la calidad de su propuesta.

Y lo cierto es que el planteamiento kafkiano (en su más noble acepción) de su trama, engancha. Martí es un escritor de planteamientos sencillos pero exigentes y una prosa directa y abarcadora, de perfiles honestos, claros, a veces lastrada por unos recursos poéticos o unos tópicos sentimentales y emocionales que sin constituir un defecto grave, quitan fuerza a su estilo. Al que también desmerece un exceso de retórica literaria --sombras del pasado como autor primerizo-- que no resistirían una revisión adecuada.

El protagonista de la novela, aquejado por una misteriosa patología que le vuelve desconocido para todos los que le rodean, un mal que es anunciado  ("el primer indicio de su infortunio" ) por un principio de novela bastante bien logrado (una referencia al perro Argos que no reconoce a su dueño, guiño al lector para llevarlo ante el símbolo del hombre perdido por antonomasia, Ulises) nos va llevando a un universo de pesadilla en el que todas las señas de identidad de esa persona son desbaratadas misteriosamente haciendo que el protagonista dude de su propia existencia. Ya que si el sartriano "el infierno son los otros" no deja de ser cierto, también lo es que justamente en el-los- Otro -s- es donde obtenemos la certificación ontológica de nuestro ser, de nuestra existencia.

Martí no logra lidiar de forma óptima con esta exigencia argumental, no la dota de suficiente coherencia, permite, quizá por descuido, contrasentidos como una falta de lógica entre la existencia o no de factores documentales de la existencia del protagonista, sin que sepamos en virtud de qué causa (en la Universidad no hay ninguno, ha desaparecido de la memoria y de los archivos, pero en el hogar matrimonial y en la casa de la madre de Eduardo, el profesor universitario víctima inocente del embrollo, si existen fotos y videos). Los personajes, centrados en dos o tres amigos del protagonista pero sobre todo en su esposa, su hija y su madre, están perfilados de forma sencilla y esquemática (con la excepción del de su alumna Ana, bastante tópico, previsible  e innecesario, al menos en su forma actual) y todos se ajustan al guión demoledor establecido, la pérdida de conciencia de la existencia de Eduardo.

El libro logra inquietar al lector. Creo que es una novela con pulso creativo, a la que le falta una revisión a fondo, la eliminación de un par de cortos capítulos, reiterativos y poco sintonizados con el resto y seguramente retocar un final muy abrupto, previsible y poco cuidado (parece que Martí se siente dominado por las prisas en cerrar el desasosegante libro) en el fondo, pero que podría adquirir solidez con una forma más cuidada.

La memoria, el recuerdo, la fidelidad a su variable y manipulable pasado, van siendo sumergidas en un horno de cal viva, desapareciendo, sin dejar rastro, en una progresión bastante bien lograda por Martí, desde el vecino que no devuelve un saludo, hasta la hija que rompe a llorar porque su padre es un extraño que tiene alarmantes conocimientos de su intimidad. El mal no ataca a Eduardo, al menos al principio, sino a los demás, a todos los que contituyen su vida. Y nuestro autor lo describe con brío, inteligencia y sensibilidad.

Creo que con un poco más de trabajo y audacia imaginativa aplicada sobre todo al final, "El olvido" podría ser la mejor novela de este autor, hasta el momento, sin desmerecer la gracia evocativa de, por ejemplo, "Cuando la muerte venía del cielo".

Compartir este post

Repost0

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens