Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
8 mayo 2012 2 08 /05 /mayo /2012 07:47

portadaviajemina_med2.jpg

 

 

Irregular novela de mi admirado Michael Ondaatje (canadiense nacido en Sri Lanka), en la que la narración basada parcialmente en circunstacias de su vida, atrapan y seducen al lector, y en la que sobran -por poco pertinentes e irregularmente resueltas- un par de historias laterales que no añaden mucho a la novela y quedan más o menos en el limbo de lo  fallido (siempre teniendo en cuenta el nivel de calidad al que nos tiene acostumbrados el autor de "El paciente inglés", "Divisadero" o "El fantasma de Anil").

En "El viaje de Mina", Ondaatje nos cuenta un largo viaje iniciático en barco, 21 dias, de un niño de once años (el propio autor, llamado "Mina", diminutivo de Michael) durante los años cincuenta entre Colombo, patria del escritor, hasta Inglaterra. El descubrimiento del mundo del amor, el deseo y la violencia de los adultos, los fingimientos, hipocresías, engaños y profundos miedos  que se despiertan en ese contacto, todo narrado magistralmente desde la mirada de un adulto que recupera al niño que fue, va perfilando el recinto cerrado de un buque, lugar mágico para las aventuras de tres niños, Michael y sus dos compañeros de parecida edad, Cassius y Rhamadin, a los que destierran junto a algunos adultos "especiales" (principalmente por el color de la piel y el "acento" que desprendía su inglés) a la llamada mesa de los gatos (The Cat's Table, titulo de este libro en inglés), es decir la más alejada de las mesas del capitán y los oficiales o los pasajeros con fortuna y "clase", las "mesas del poder" como las llama el autor cuando comenta la dinámica de fuerzas que se desarrolla en la nave.

Las costumbres del pasaje, las comidas, los juegos, los bailes, la presencia de un misterioso preso al que sacan a pasear por cubierta, encadenado, cuando todos los pasajeros reposan en sus camarotes, pero al que los niños espían fascinados por la fuerza y la violencia potencial del hombre, van nutriendo la infantil necesidad de asombro y aventura de los tres niños. Mina y sus dos amigos, encuentran en el  barco y su rutina, las escalas y el largo recorrido del navio por tres  mares, las personas a las que admiran, desean o temen que aportan su misterio y su destino a la narración, la mejor de las enseñanzas vitales posibles. Por tanto era previsible que las historias colaterales de tantos personanjes fueran una tentación para Ondaatje. Sin embargo los niveles de excelencia de su narración llega a altas cotas cuando se centra en los tres niños y en el sensual descubrimiento del sexo y el amor del protagonista hacia su prima, la encantadora y misteriosa Emily, las relaciones con algunos pasajeros excepcionales por sus conocimientos o su actuación, caso del Barón que desvalija camarotes, el profesor Fonseka enamorado del idioma, el especialista en plantas y flores, Ashunta la joven misteriosa amiga de Emily, el sastre silencioso, la presunta  debil y apocada damita,  señorita Lasqueti, de importancia clave en los acontecimientos dramáticos que se producirían casi al final del viaje...es decir Ondaatje tenía suficiente material para ahorarse el recurso de la larga carta explicativa de la señorita Lasqueti y algunos de los comentarios en los que nos ilustra de la deriva de algunos de los personajes muchos años después del viaje.

Con su elegante estilo, su técnica lenta, detallista, demorada, Ondatje logra envolvernos en una atmósfera propia, una gran habilidad para reflejar el estilo de una época o la historia de unas personas, engarzadas en la historia general de un determinado pais y una determinada época. Es fácilmente perceptible la formación de este autor en poesía por la contundencia y belleza de sus metáforas y descripciones de instantes o gestos, como si se tratara de haikus japonenes compuestas con gran sencillez y economía de medios.

La novela arranca con unas magnificas primeras páginas narradas en tercera persona, hasta que de inmediato pasa a la primera persona y nos va describiendo en un caprichoso ir y venir la historia de los dias de la travesía trufándola de referencias al presente y el pasado mas o menos inmediato (posterior al viaje) del protagonista y algunos de los personajes principales en su relación con él, que van configurando con su presencia --o la ausencia-- el carácter, los recuerdos y la realidad de Michael, que se ha convertido en un escritor adulto, que va a escribir "El viaje de Mina" para poner en orden su memoria y colocar a las peersonas que conoció en su verdadera dimensión, ya que dichas personas son importantes porque con su aportación nos hacen como somos. Como Ondaatje dice en su libro: "nuestras vidas podían crecer gracias a desconocidos interesantes con quienes nos cruzaríamos".

Hay un talento descriptivo casi cinematográfico en las páginas de Ondaatje y uno "puede ver" las escenas que nos narra como secuencias de una película, desde la descripción de una tempestad maritima que Mina y su amigo viven sobre la cubierta, atados con cuerdas, travesura que está a punto de costarles la vida, o la fantasmagórica proyección de "Las  cuatro plumas" sobre una sábana en plena cubierta del navio.

Novela apreciable, pese a sus defectos o al menos lo que yo he percibido como tales, que no me desencanta de la maestría narrativa de Ondaatje y reafirma la irregularidad dentro de la excelencia que le caracterizan. Como los objetos zen, las novelas de este autor de raíces asiáticas, siempre tienen alguna falla, alguna tara que hace más bello el resultado final.

 

Compartir este post

Repost0

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens