Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
6 enero 2012 5 06 /01 /enero /2012 08:13

 

En_un_rincon_de_la_Toscana-226266230-large.jpg

 

Dirigida por Brad Mirman, sobre un guión firmado por él mismo, y una excelente fotografía de Maurizio Calvesi, se nos narra la historia de un joven editor (Joshua Jackson) que es enviado desde Londres a Italia, a un pequeño pueblo de la Toscana, para que convenza a un viejo escritor (Harvey Keitel, formidable como siempre) para que supere su silencio de muchos años, veinte nada mas y nada menos, para que escriba una nueva novela que editará la famosa editorial londinense que representa Jackson. Allí se enfrentará con el rechazo y la oposición del escritor, la presencia cómplice de todos los del pueblo que protegen al escritor y el naciente y apabullante amor por una de la tres hijas de este (Claire Forlani). Como es de esperar y totalmente previsible tendremos un drama intimo, el del escritor, que le bloquea la creatividad y al que hay que "despertar" de la manera adecuada, y una comedia en la que tienen cabida el cura del pueblo (Giancarlo Giannini) el dueño del unico "albergo" del pueblo (Armando Pucci) y, vaya por Dios, los paisanos del lugar que aportan su granito de pimienta de casticismo italiano y dan un tono bienhumorado a la trama.

La verdad es que el buen humor está metido con calzador en la película. Tanto es así que no llegamos a sentirnos conmovidos con el silencio literario del escritor y uno acaba pensando que el joven editor es un cretino que está acosando al viejo escritor que vive maravillosamente bien en el pueblecito, que se emborracha y hace el amor cuando le da la gana, que tiene tres hijas que lo adoran y un grupo de amigos que están dispuestos a todo por él. Y eso sin tener que perder ni un minuto en llenar cuartillas con su vieja y apolillada máquina de escribir.

Secuencias de lo más trillado, amores profundos incomprensibles, ucronías tan absurdas como meter un tren de vapor en la Italia del siglo XXI en un lugar tan "primitivo" como la Toscana y un final absurdo y empalagoso que parece un recurso onírico. A mi corazoncito de amante del cine le ha sentado muy mal ver al gran Keitel haciendo un papelón como ese (al final de la pelicula uno cree entrever las ganas del actor de darle un papirotazo al guaperas estirado y sonriente que protagoniza la cinta).

Las secuencias donde el escritor describe un paisaje in situ tal como debiera escribirse o que le pide al editorcillo que haga lo mismo con la presencia de la hija amada por ambos (de distinta forma, entiendaseme bien), son de un ridículo sonrojante, por muchas caras de concentración dolorosa que improvise Harvey.

La verdad es que solo los paisajes estan maravillosamente fotografiados, así como el tambien sonrojante e innecesario desnudo de Keitel (comienzo a sospechar que al maduro actor le gusta demasiado enseñar su respetables cueros: no es la primera película en que lo hace, aunque espero que sea la ultima).

La peli es de hace unos años y no ha pasado a la historia del 7º arte. Gracias a Dios.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Compartir este post

Repost0

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens