Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
13 junio 2013 4 13 /06 /junio /2013 07:05

portada-fabulas-sentimiento_med.jpg

 

Como es sabido, Luís Mateo Díaz es uno de los más conocidos cultivadores de la novela corta de este país. En la buena tradición de los narradores anglosajones --Conrad, Kipling, Woolf, Carver-- y los  europeos (Camus, Kafka, Tosltoi-- y la no menos rica pero escasa tradición de los grandes escritores de corta distancia en castellano. En España somos más dados al novelón de largo aliento --con algunas honorables excepciones en el XIX, Pereda, Pardo Bazán, Juan Valera-- y sólo en el siglo pasado, al amparo de los multiples premios literarios, comenzó a surgir una bastante rica muestra de escritores breves y enjundiosos, que quedaban de inmediato encerrados en el Purgatorio de este tipo de narrativa, desgraciadamente poco valorada por el público lector en estos lares.

El leonés, miembro de la Real Academia, es un escritor de aliento tradicional, largo recorrido narrativo, estilo formal, lento, algo rebuscado, de perífrasis largas y comentarios complejos pero precisos en los que, de pronto, estalla un fulgor poético o una frase de humor austero. No es un escritor fácil y hay que acostumbrarse a la solidez recia y castellana de su estilo. Todo ello se corresponde con un mundo narrativo propio, cerrado en sí mismo, un mundo geográfico, nominalmente imaginario. Personajes con nombres que huelen a pueblo o capital de provincia de los cincuenta del siglo pasado y a historias donde transita un tiempo ido donde las emociones y pasiones humanas parecen recién surgidas del armario de un ayer que quizá nunca fue, dotadas de un aire entre fantástico y nostálgico.

En este libro, compendio de narraciones cortas que su autor convierte en fábulas de la vida y el destino humanos, hay una voluntad poderosa de reflejar el,encanto y las contradicciones, las mezquindades, la soledad, el orgullo, la búsqueda y el desasosiego de una serie de personajes que deambulan por los relatos  buscando algo, quizá un sentido a la existencia. En muchas ocasiones el relato transita como por zonas de sueño, se alarga morosamente sin llegar a clarificar o concretar cuál es la moraleja de la historia o la fuerza disgregadora de su desenlace y queda en una tierra de nadie en la que todo es posible y al tiempo no parece que vaya a cambiar nada.

Sentencioso y lleno de sabiduría tradicional, Mateo Díaz suele invocar en algunos de sus personajes esas consejas llenas de sentido común que resultan evocadoras para lectores maduros e hijos de esos pueblos y ciudades pequeñas donde  el idioma aun tiene marchamo de clasicismo y enjundia gramatical. Como dice el abuelo Honorio en el relato "El fulgor de la pobreza",  "La dignidad del que calla cuando debe es la que pide Dios. Cualquier palabra resulta vana si no es necesaria y pocas lo son" (pag.52). Y así sus personajes no suelen ser parlachines y compensan con un monólogo interior que fluye con la maestría técnica de nuestro autor. Escueto y austero en el fondo, los relatos se extienden por las páginas en un florecimiento a veces excesivo.

Durante diez años Mateo Díaz ha ido pergeñando estos relatos que aunque salieron en principio en distintos volúmenes, publicados de tres en tres, ahora los ha reunido en uno solo siguiendo el diseño de una obra específica que debía ser  su"comedia humana", una suerte de laberinto de espejos incrustrado en su peculiar mundo propio narrativo (como Faulkner o Benet, este es un  autor con escenario novelistico creado literariamente por él)  en el que sus personajes daban una vuelta de tuerca a ese mundo terrenal para permitir la incursión de lo inesperado, lo inexplicable, el caos de lo casual, la magia de las coincidencias, las "sincronicidades" que decía Jung. Como el maestro alemán del psiconalisis, Mateo Díez sostiene el tenso edificio de sus novelas con un andamiaje en el que la moralidad, huyendo de la moraleja, muestra sus perfiles ya sean positivos o carenciales. Por eso sus fábulas son "del sentimiento", ya que "implican esa orientación de las emociones que revela la fragilidad e intensidad de lo que se vive" (pág.10), sin olvidar también "lo más oscuro y misterioso de nuestras conmociones y comportamientos".

Doce fábulas independientes pero, por voluntad del autor, con un Guadiana interior común en el que surgen, --y se integran en la corriente oculta--, cuestiones (apuntadas por él mismo en un clarificador prólogo intitulado "Vidas, secretos, conmociones") como el desarraigo, el aprendizaje subliminal del odio, el amor como fuerza repadora pero también disgregadora, los secretos como "deus et maquina" de muchos comportamientos, la adolescencia como campo de batalla interior (en el relato "Los príncipes del olvido"), las deudas imperecederas, la subterránea violencia que subyace en las familias, los amigos, uno mismo, los vicios profundos que engendra el deseo y la soledad. Personajes sólidos, unas tramas interesantes que se desarrollan con cierta morosidad y que suelen ofrecer finales abiertos.

He aquí un honorable intento de Luis Mateo Díaz por lograr aquello que él busca en toda su obra, el reto de la perfección. Asombra la multiplicidad de sus recursos narrativos, primera persona, perspectivismo de la memoria, narrador omnisciente, discurso interior, diálogos.  "Fabulas del sentimiento" es una obra insoslayable para el seguidor o el conocedor de este escritor. Y una oportunidad interesante para el que quiera acercarse a él. Aunque estos lectores deberían empezar por una obra previa: "La fuente de la edad" (1986) que se llevó entonces el Premio nacional del Literatura y el de la critica.

 

 

FICHA

FÁBULAS DEL SENTIMIENTO.- Luis Mateo Díez. Editorial Alfaguara. 549 págs..

.

 

Compartir este post

Repost 0
Published by nullediesinelinea.over-blog.es //charlus03 - en comentario literario
Comenta este artículo

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens