Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
19 septiembre 2011 1 19 /09 /septiembre /2011 07:55

balmary_260x346.jpgFragmenta editorial vuelve a ofrecernos una de esas joyas filosófico-espirituales (también interesante desde un punto de vista puramente religioso o psicoanalista, en el otro polo de percepción, no tan alejado como se presupone). Precisamente en mi calidad de modesto profesional de lo segundo leí, o más bien debería decir "bebí" literalmente,  "El monje y la psiconanalista" y ahora he disfrutado de "Freud hasta Dios" de la misma autora, Marie Balmary, esa brillante exégeta de una nueva y profunda re- lectura de la Biblia en clave psicoanalítica que brinda una plausible forma de terapia más cerca de lo espiritual que de la estructura del psicoanálisis (con lo que podría entrar en el campo de la psicología profunda, la humanista y la psicología trascendental.

En este nuevo libro, de fácil lectura y pocas páginas (83) ocurre como con las buenas semillas, permanecen activos desde el tiempo en que los saboreamos hasta que dan fruto en un futuro impreciso pero cierto e imprevisible. Nace el opúsculo de una pregunta-aseveración que no hay psicoanalista que no haya escuchado alguna vez: ¿Es un lujo el psicoanálisis? Marie Balmary responde tajantemente: "Sí, es un lujo. Como toda vida espiritual". Los huesos de los freudianos ortodoxos deben haberse removido por todo el orbe psicoanalítico.

Balmary nos recuerda que la dirección espiritual y el psicoanális son dos experiencias de la palabra, "una perdonaba sin curar y la otra curaba sin perdonar".

El viaje no ha hecho más que empezar. La autora, hacidendo gala de una erudición y una sensibilidad lectora poco comunes, nos lleva a interesarnos por detalles tan significativos como la manipulación realizada por los discipulos de Freud  (mas freudianos que el propio Freud) de algunas de las palabras de este solía decir y que fueron borradas de sus escritos ya que resultaban "incoherentes" con el mensaje del divinizado pensador, así  la palabra "alma" , o la necesidad de Dios: Freud es un ateo que teme a Dios; la proyección que en ocultación de Dios se hace sobre las artes donde se busca el Aliento espiritual que todos, lo creamos o no, necesitamos.

La relectura de la tragedia de Edipo, unida al análisis de la correspondencia de Freud con Fliess y al rechazo tardío del maestro sobre su famoso "complejo", nos recuerda que el resorte de la tragedia no es el deseo de Edipo de matar a su padre y acostarse con su madre, sino las faltas remotas de Layo, su padre, que abusó del hijo de su anfitrion y provocó su suicidio. La maldición subsiguiente prohibía que Layo tuviera hijos. Pero nació Edipo...

El viaje continúa por la esencia del fanatismo como una abdicación de la propia libertad en una experiencia semihipnótica y cuasireligiosa, una sumisión que tiene su raiz en el miedo profundo a ser abandonado, herencia filogenética del animal débil y vulnerable que somos cuando nacemos y durante muchos años más. Después y como concepto paralelo, la presencia en la mente del ser humano de esa voz que Freud llamó superyo y que es como un parásito negativo y perseguidor, que nos juzga y condena continuamente, nos infravalora y nos aboca a la desdicha. No hay persona alguna que en muchos momentos de su vida (y los más desdichados-y enfermos- continuamente) no haya escuchado el sonsonete maligno de esa voz que algunos llaman también "conciencia", acercándose peligrosamente a la patología de la idea de que esas voces provienen de "fuera". Balmary nos recuerda que no pertenecen a los "malos espíritus", ni provienen de una instancia superyoica (otra forma de llamar a lo mismo), sino que se pueden rastrear en nuestro pasado dentro de las creencias que hemos heredado, de los miedos paternos o maternos, de ciertas experiencias tempranas.

Y por fin nos avisa, cerrando el círculo con las primeras páginas donde nos hablaba del ateísmo   de Darwin, el autor del "Origen de las Especies" y su funeral popular y religioso, de la diferencia entre el dios arcaico que clama cruelmente por una sumisión con sangre y el Dios festivo que resplandece en la Naturaleza y en la alegría. Nos recuerda la frase de Nietzche: "Yo no creería más que en un dios que supiese bailar".

El pequeño pero denso opúsculo filosófico queda completado con el texto de la conferencia dada por la autora en Barcelona en 2008 sobre "Religiones para servirlas o para que nos sirvan".

Título,pues, doblemente recomendable, para el lector común, porque acrecentará su interés por la psicología profunda y también para los menos comunes de los lectores, los filósofos y psicólogos (-analistas), por lo que supone de desafío intelectual.

 

Compartir este post

Repost0

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens