Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
16 diciembre 2011 5 16 /12 /diciembre /2011 08:55

psico3.jpg

Se llamaba Sabine Spielrein y a principios del siglo XX era una joven judía de casi 18 años cuando llegó a la clínica psiquiátrica de Burghölzli en Zurich. Atractiva y muy inteligente, aquejada de una psicosis histérica, Sabine se convirtió en una de las pacientes (muy especial, ya que terminó siendo su amante) de un también joven médico psiquiatra suizo llamado Ernest Jung y más tarde, discípula de otro gran médico austriaco judío llamado Sigmund Freud, creador del psicoanálisis, una técnica terapéutica que se caracterizaba por un método basado en la "cura por la palabra". Esta mujer sensible y educada fue una indiscutible inspiración para Freud (y para Jung), aunque jamás se le reconocieron públicamente sus méritos, no sólo por ninguno de los  grandes pioneros del psicoanálisis sino por toda la cohorte de adoradores con la que se rodearon ambos en un pacto de silencio que duró hasta que en 1977 apareció una caja de documentos personales en el Palacio Wilson de Ginebra pertenecientes a una psiquiatra judía que había sido incinerada por los nazis. Se trataba de Sabine Spielrein y en la caja habia unos diarios y parte de la correspondencia que mantuvo con Jung y con Freud. El papel decisivo de Sabine en muchos de los tópicos psicoanalíticos de Freud quedó al descubierto, por ejemplo, en la hipótesis de Sabine sobre la relación entre la sexualidad y la muerte, que Freud utilizaría para su tópico Eros-Tánatos, así como el poco edificante papel de ambos hombres en la vida de la joven judía y el ninguneo al que sometieron a su figura.

La reciente película de David Cronenberg "Un método peligroso" muestra con gran eficacia y coherencia muchos de los elementos biográficos, algunos muy poco conocidos, que interesaron las relaciones triangulares entre Jung, Sabine y Freud (por cierto este último volvió a tener algo semejante más tarde, otro amor igualmente platónico, rivalizando por Lou Andreas-Salomé con Nietzche y el poeta Paul Reed).

En realidad Cronenberg  y su guionista Christopher Hampton no sólo se basaron en su obra de teatro de 2002 The Talking Cure, sino principalmente en la obra que hoy recomendamos, "La historia secreta del psicoanálisis: Jung, Freud Y Sabine Spielrein" (titulo en España de "A dangerous method", que edita Editorial Crítica) del psicoanalista norteamericano John Kerr.

Se trata de un volumen apasionante y no sólo para los entendidos o estudiosos del psicoanálisis: para cualquier persona que desee conocer uno de los momentos estelares de la cultura del siglo XX en dos de sus figuras esenciales. Curiosamente se da una de esas coincidencias que tanto fascinaban a Jung (e irritaban a Freud) a las que llamaba "sincronicidad" y  les daba un sentido especial, medio esotérico: coincidiendo con la película, aparece una biografía de Jung, editada por Kairós, escrita por Jean Jaques Antiner, "Jung o la experiencia de lo sagrado" donde abunda en este episodio que les comentamos.

Pero en esencia casi todos los citados beben de la obra de John Kerr que además ofrece un aporte documental y un análisis histórico, biográfico y psicológico de las tres personas y su medio ambiente, de sus ambiciones, sueños, errores y mezquindades que me parecen de un interés superior. La visión humana que nos ofrece Kerr de la grandeza de Freud, a la que no restan méritos su vanidad, su obcecación en su propia grandeza, sus "préstamos" de ideas de otros, sus propias represiones, su enorme soberbia, sus problemas íntimos, su avidez económica y sus complejos de raza, suponen  en conjunto un reflejo mucho más generoso y honesto que el, por ejemplo,  ofrecido por un francés Michel Onfray en su "Freud. El crepúsculo de un ídolo" donde trata de machacar al pensador judío con una virulencia que repele al final (aunque no se le puede negar su empeño documental, hay demasiado sesgos de inquina casi personal pero sobre todo intelectual: en realidad Onfray me parece un pigmeo subido al hombro de un gigante para intentar sacarle los ojos).

Volvamos pues al modélico libro de John Kerr, donde el lector interesado encontrará muchos de los detalles poco conocidos de Freud y Jung a pesar de las abundantes biografías anterior y los trabajos de los freudianos y junguianos, algunos de ellos empeñados en mostrar a sus ídolos de la manera más generosa y manipulada posible. Con esta lectura, tan fascinante, el lector comprenderá completamente los episodios oscuros que deja perfilados la película citada y se sentirá atraido ante el complejo mundo intelectual, sensual y humano que rodeó el nacimiento del psicoanálisis entre la Viena finisecular y  el Zurich de los primeros años de ese trágico siglo tan esencial y revolucionario que fue el pasado XX.

Y asi, aunque le presencia de la joven judía resulta un elemento detonador en el principio de la relación de Jung con Freud, resulta anecdótica dentro de una trayectoria entre estos dos gigantes, que empieza entre recelos y una cierta desconfianza mutua, sigue con una doble y mutua fascinación y acaba con una ruptura provocada no tanto por el desvio de Jung hacia un cierto misticismo oscurantista (en realidad siempre presente en la atormentada personalidad de Jung, desde su infancia) cuanto por el choque inevitable entre dos auténticas "vedettes" de la psicología y la competencia feroz de cara a una posteridad  y grandeza, que ambos intuían que se consolidaría con los años.

En el libro de Kerr asistimos, fascinados por la documentación historiográfica y biográfica aportada, a un despliegue de las ideas de ambos pensadores, sus coincidencias y sus enormes diferencias, con una forma de exposición bastante didáctica que en ningun momento resulta oscura para el lector aunque algunos de los conceptos son bastante áridos y requieren una formación anterior. Incluso ante esos conceptos oscuros, el estilo de Kerr logra dilucidarlos con una prosa eficiente y clarificadora.

Datos como el "informe Billinsky" (sobre la presunta relación intima incestuosa entre Freud y su cuñada Martha, hermana de su esposa) ofrecen una inesperada aclaración sobre los motivos de Freud (tras la ruptura) para callar publicamente ante la confesión de Jung de que habia tenido una relación sexual con su paciente Sabine. También añade datos interesantes sobre el controvertido célebre viaje de los dos psiquiatras a Nueva York. 

Respecto a ese enigmático episodio recomiendo la lectura de una novela,  "La interpretación del asesinato", un thriller psicológico escrito por un jurista norteamericano, Jed Rubenfeld (Editorial Anagrama).  En esa novela apasionante se nos narra la llegada de Freud y sus discipulos a Nueva York, una ciudad en constante cambio en la que se están levantando los primeros rascacielos y existe un dinamismo político, financiero y social en el que todo cabe, desde la corrupción hasta el crimen, junto a la ambición y las grandes ideas materializadas por un vigor y una potencia social sin precedentes. A través de dos personajes clave, un joven doctor fascinado con las ideas de Freud (y con las obras de Shakespeare, de hecho el fantasma de Hamlet circula por tola la trama de una manera muy original) y un detective de la policía con mente abierta y analítica (una especie de tosco Sherlock Holmes mezclado con el inspector Colombo) se investiga la atroz muerte de una joven en la que están relacionados canallas de lujo y grandes personalidades de la vida política y económica de la ciudad. Freud prestará su ayuda para esclarecer el caso y también Jung, creándose una situación en la que, segun el novelista, estallarán las diferencias entre los dos hasta la ruptura, no por discreta y ocultada, menos definitiva. Divertido pastiche nada histórico que puede complementar, por el lado de la diversión, la lectura del libro de Kerr.

En resumen éste último es un ensayo exahustivo, desmitificador, honesto y muy bien documentado que se lee como una novela y que no puede faltar en la bilioteca de toda persona que quiera estar informada sobre una de las ideas más revolucionarias de la historia; el psicoanálisis. Junto con Marx, Darwin y Copérnico, Freud, (aun  reconociendo todas las debilidades del hombre y el pensador),y en menor medida Jung, ostentan el corpus de ideas esenciales que integran al hombre civilizado de hoy en día.

 

 

 

FICHAS:

"La historia secreta del psicoanálisis", John Kerr, Ed. Critica, colec.Drakontos, 543 págs.

 

"Freud. El crepusculo de un ídolo", Michel Onfray. Ed. Taurus. 504 págs.

 

"Jung, o la experiencia de lo sagrado", Jean Jacques Antiner, Ed. Kairós.

 

"La interpretación del asesinato", Jed Rubenfeld, Editorial Anagrama

 

 


Compartir este post

Repost0

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens