Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
12 abril 2013 5 12 /04 /abril /2013 11:43

grandes-esperanzas-cartel1.jpg

Dickens siempre es un recurso agradecido. El cine le debe mucho y muchas de las grandes películas de todos los tiempos están basadas en las novelas del imperecedero y sentimental escritor inglés. Quizá sea el personaje de "Pip", al margen de la naturaleza folletinesca del argumento de "Grandes esperanzas", el que muestra con mayor vehemencia el alma cándida, generosa y valiente del propio escritor, que solía reflejarse con mayor soltura en los niños y jóvenes, desde David Copperfield, a Oliver Twist o al citado Pip. Sus novelas (con gran contenido autobiográfico, especialmente las tres citadas) eran consideradas en su tiempo como duras denuncias y críticas de la estratificación social inglesa victoriana.  Su compasión y afecto hacia las clases mas desfavorecidas, el escepticismo con el que contemplaba la sociedad burguesa, quedan reflejadas en casi todas sus obras, aunque sea con el humor de "Los papeles póstumos del Club Pickwick" o el melodrama de "La pequeña Dorrit".

En "Grandes esperanzas", desde el mismo comienzo, cuando el pequeño Pip es asaltado por el presidiario fugado que luego será su benefactor, lo que se pone en cuestión es la rigidez social victoriana que condenaba a las clases más pobres a la humillación, el abuso y la explotación de por vida y a una muy escasa, casi milagrosa, posibilidad de promoción.. Y, con cierta ironía escéptica, el poder del amor para romper las convenciones y mantenerse a pesar de las dificultades y barreras. La película que nos ocupa está muy lejos de la versión que el gran David Lean dirigió con el título "Cadenas rotas". Mike Newell realiza una versión impecable en el  apartado de dirección artística, ambiente y vestuario, pero es una versión a la que falta alma y emoción. No hay una aportación destacada al imaginario del espectador informado y que conozca las otras versiones que se han realizado. Quizá atraerá y sorprenderá a los jóvenes que se enfrentan por primera vez a esta obra dickensniana.

Quizá lo más relevante de esta "Grandes esperanzas" sean los actores secundarios, más que los protagonistas. Ralph Fiennes como el huido Abel Magwitch y Helena Bonham Carter como Miss Havisham, la espectral dama que arrastra la amargura y el desvarío  de haber sido abandonada el dia de su boda (por cierto, compone un personaje que parece surgido de una de las peliculas de su marido, Tim Burton), superan en mucho a los dos jóvenes actores que representan a Pip (Jeremy Irvine) y a su amada "sin corazón", Estella (Holliday Gringer). Pero reconozco que el director ha acertado con la elección del niño Pip, de una expresividad encantadora.

El análisis de la variable y compleja naturaleza humana es uno de los aciertos literarios de Dickens. Y en este película se pasa de puntillas por encima de la mezquinad y la hipocresía de una sociedad viciosa y cruel y al tiempo se convierte en folletin la fuerza e integridad de algunos, la capacidad de superar obstáculos y redimirse de los propios errores, que era siempre el motivo clave de la novela dickensniana.

Quizá sea en la primera parte de la película donde el director logra mayores niveles de efectividad y poder de la imagen. El mundo rural que nos describe, la amistad del niño con el herrero, marido de su hermana, la presencia de la joven maestra, están muy bien reflejados en una fotografía de calidad. Quizá sobra el exceso melodramático de la colérica hermana, pero no importa, el espectador se siente cerca de esa belleza natural y esas almas sencillas (tal vez con ecos de "Jane Eyre" o "Cumbres borrascosas" dos peliculas recientes con alta finura en reflejar ambientes y paisajes de la campiña inglesa.

A partir de aquí, con la llegada a Londres del joven Pip, todo cambia para peor y se vuelve previsible. Ese Londres sucio, mugriento, con multitudes atareadas y miserables, ya lo hemos visto en otras películas. No hay nada nuevo aquí y todo lo que vemos, esa visión repelente de una ciudad monstruosa, resulta reiterativo. Tampoco en el diseño de interiores, brilla la inspiración, todo es reflejado como espacios sin alma  donde los personajes siempre rozan la sobreactuación y el argumento se deshilacha en un puro melodrama.

Lo siento, pero estas "Grandes esperanzas" se quedan en frustradas expectativas. Mejor leer el libro (acaba de salir una nueva edición--la enésima--aprovechando el tiron de la pelicula) y tratar de pillar una versión anterior en DVD, preferiblemente la de David Lean. Luego pueden ir a ver la actual y ya me dirán..

 

 

 

 

 

 

    .

 

Compartir este post

Repost 0
Published by nullediesinelinea.over-blog.es //charlus03 - en cine - teatro - opera
Comenta este artículo

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens