Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
24 noviembre 2012 6 24 /11 /noviembre /2012 00:00

holy-motors-cartel-1.jpg

He aquí una película inclasificable que debería verse, en un programa doble como los de antes, con "Cosmópolis", la última de David Cronembreg. Aparentemente utiliza el mismo vehículo argumental, el protagonista viaja durante toda la película en una "limusina" de lujo, de esas inacabables, con cristales entintados e interiores que despiertan todo tipo de fantasías en el peatón que las ve. En "Cosmópolis" se trata de un joven millonario, algo desequilibrado, solitario y lleno de carencias afectivas, que recorre una ciudad norteamericana en estado de sitio social, engre algaradas de gentes en paro, manifestaciones políticas y sindicales, violencia más o menos gratuita y tórrido sexo de circunstancias.

En "Holy motors", el pasajero de la lujosa limusina es un actor --que inicia su presentación como si fuera un millonario -- que se limita a cumplir sus citas de trabajo, por las calles de Paris. El director de esta cinta fascinante, provocadora, surrealista y a menudo brutal es Leos Carax, con muy pocas películas en su haber y en ellas éxitos fulgurantes (aunque quizá minoritarios) y algun que otro descalabro. De hecho hacía trece años que no digiría. Recordemos otras obras suyas, "Mala sangre", Boy meets girl" (1984) y "Los amantes del Pont Neuf" (1991)  hasta caer en el silencio después de "Pola X", un intento fallido que no gustó a nadie y no llegó a estrenarse en España.

"Holy motors" sorprende, angustia y fascina. Pero, insisto, hay que ser un cinéfilo más o menos declarado para tener la paciencia de verla hasta la última secuencia, en la que se desvela  el ¿sentido? de un guión que continuamente nos está retando, que parece obedecer a un caos cinematográfico de una belleza y una osadía extremas, pero que conserva una fuerza y una coherencia interior que uno sólo degusta cuando acaba la cinta. Nutrirá las visiones obligadas en las Escuelas de Cine.

Por tanto si les gusta el cine con mayúsculas, siéntense cómodamente en su butaca y vean como Oscar, el protagonista (un insuperable Denis Lavant) un presumible hombre de negocios, fondón, rico y ligeramente cojo, entra en una limusina conducida por su choferesa  Céline y comienza a acudir a sus citas de trabajo. Para ello con el material de maquillaje y vestuario que lleva en la limusina va cambiando de personalidad para afrontar cada una de las performances a las que está obligado por contrato: Asesino, indigente, monstruo de cloacas y cementerios, padre de una adolescente, actor de movimiento filmado para imagenes porno de ciencia ficción, matón a sueldo, amante abandonado y marido en una inaudita familia. Naturalmente en todas esas  "performances" no hay ni rastro de la cojera y la mala forma fisica inicial. Cine al ciento por ciento. Mas cerca de Bergman, Malle, Ophuls, Welles y otros maestros, de lo que parece. En todas las secuencias, un actor en plenas facultades y un discurso que se enquista en la necesidad de un mundo aburrido y funcionarial de crear emociones trepidantes, horribles, amenazadoras, brutales, aunque sean falsas, aunque terminan siendo manchadas por el fango y los detritus.

Y en definitiva, todo se convierte en un melancólico mensaje contra la banalidad de una sociedad y una cultura que está perdiendo el buen gusto y los sentimientos. Un lúcido homenaje al cine, con guiño incluido: Céline, la alegante choferesa de la limousine, es la actriz Edith Scob que filmó hace más de treinta años con Georges Franju el clásico "Ojos sin rostro" y protagoniza la ultima escena de "Holy motors" dejando la limousina en el garaje, junto a otros grandes coches, y marchándose con una máscara que también llevó en "Ojos sin rostro"."Holy Motors" se llevó el premio máximo del Festival de Sitges a la mejor pelicula y otros al mejor director y mejor actor. En los Oscar ni se han enterado. Normal.

 

 

 

 

Compartir este post

Repost0

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens