Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
25 enero 2014 6 25 /01 /enero /2014 10:51

austerpaul.jpg

  Todo informe, por definición, ofrece datos que conciernen al lector al que va dedicado, de una manera o de otra, directa o indirectamente. Si además circunscribe su alcance a un "interior" determinado, conocido o al menos interesante para el lector, miel sobre hojuelas. Y el caso es que este "Informe del interior" del escritor norteamericano Paul Auster --complemento discursivo del libro anterior "Diario de invierno" o uno más lejano "A salto de mata"-- se refiere nuevamente al propio Auster, a detalles de su vida --de adulto y maduro en "el invierno" y de niño de cinco años  a los doce en este "interior"-- y por tanto, dadas las caracteristicas del sujeto, de un interés bastante relativo para un lector casual (supongo que a los fans de Auster les encantará saber las películas que le gustaban de niño, sus lecturas iniciales, su pasión por el beisbol y, para poner la guinda al pastel, comentarios sobre dos películas "El increíble hombre menguante" y "Soy un fugitivo" que fueron impactantes para el niño. Después, le acompañaremos en sus primeros amores, sus estudios, su estancia en Paris, las escarceos literarios, proyectos y tentativas y una cajón de sastre donde la sensibilidad del escritor neoyorquino nos muestra las reacciones de su  delicada mente en comentarios a unas imágenes que van despertándole recuerdos del pasado.

Todo en conjunto no configura un retrato psicológico del escritor como pretenden los exégetas sino un batiburrillo de materiales de variado interés y nada uniforme valía literaria que desconcierta un poco y hace pensar en una cierta sequedad creativa en Auster, un sensentón por otra parte muy activo que a falta de pan nos vende peces de colores. La pulsión autobiográfica es un recuerdo manido para escritores en horas bajas creativas. Casi todos lo han hecho y unos con más fortuna que otros, Graham Greene y Mark Twain, por ejemplo, Anthony Burgess, o Thomas Mann. Otros siempre han hablado de sí mismos, como Hemingway o Scott Fitzgerald disfrazándose con los personajes de sus novelas. Pero Auster no está a la altura, que me perdonen los austerianos, de ninguno de esos gigantes literarios y sus avatares relatados, aunque simpáticos algunos e indudablemente bien narrados --nadie le discute su oficio-- no entrarán en la historia de la buena literatura autobiográfica. Y, precisamente, uno de los más grandes en ese género fue Michel de Montaigne, el filósofo literato francés, uno de los más admirados por Auster, cuyo profesor de francés en la Univeriddad de Columbia fue precisamente un traductor de Montaigne al inglés. Quizá en esa familiaridad con la pulsión autobiográfica está el origen de esta insistente mirada de Auster en su propia vida.

Nadie puede negarle, pues, osadía a Auster, que parece haberse convertido en una especie de réplica literaria de la trayectoria europea de su compatriota neoryorquino Woody Allen. Uno en la literatura, el otro en el cine. Es decir: generan una simpatía generalizada entre los europeos --en España especialmente-- cuando en su propio país no los valoran tanto. No entro en que seamos o no más perspicaces que los yanquis para saber de genialidades y genios. Lo que es cierto es que, como decían los textos sagrados, "nadie es profeta en su tierra". En todo caso, una recomendación: los y las fans de Auster no se deben perder esta nueva entrega de las "confesiones" del escritor sobre su pasado. Los que no conocen a Auster, mejor que empiecen por la "Trilogía de Nueva York" y luego sigan, hay media docena de títulos notables entre los más de treinta firmados por Auster. A mí, admirador pero crítico con Auster, este libro me ha divertido a ratos y me ha mostrado lo que ya sospechaba: en sus juventudes solitarias y laboriosas, Auster no era un Schopenhauer o un Tolstoy o un Chejov. Padecía el desconcierto y la vulgaridad intelectual de la mayoría de nosotros (hace falta bastante honestidad y descaro también para ofrecer públicamente ciertas pruebas de ésto último) pero lo cierto es que él era uno de los de esa minoria de marcados por las musas: hay una pulsión de búsqueda que le ennoblece. Y eso también se deja ver en sus reflexiones y en sus cartas a su distante amada.

FICHA

 

INFORME DEL INTERIOR.- Paul Auster,. Ed. Anagrama.Traducción de Benito Gómez Ibáñez.-328 págs.    
   
   

  

 

     

Compartir este post

Repost 0
Published by nullediesinelinea.over-blog.es //charlus03 - en comentario literario
Comenta este artículo

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens