Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
25 abril 2014 5 25 /04 /abril /2014 07:40

intemperie-9788432214721.jpg

 

Nuevamente he de vencer mis recelos hacia una primera novela de la que se escribe: "'Intemperie' se ha consagrado como uno de los debuts más deslumbrantes del panorama literario internacional". En el último año he tratado de lidiar con cinco, CINCO, "debuts deslumbrantes" y apenas se salva uno y éste con algunos "peros" y bastante esperanza en que no será la flor de un día. Leeré sin acritud y hasta con entusiasmo al autor que no permita esas exageraciones y confiese paladinamente que es su primera novela, que está seguro que es mejorable y que sólo aspira a ganarse la benevolencia de sus lectores. Pero eso es utópico en esta sociedad literaria vendida a la mercadotecnica..

Así que leo "Intemperie" bajo la entusiasta recomendación de un par de amigos, de mi librero y de los plumíferos que han publicado reseñas sobre ella. ¿Cómo oponerse a esa corriente de halagüeños pareceres? Pero he de reconocer que, sin llegar a lo hiperbólico acostumbrado, la novela me parece una muy buena novela. He disfrutado con ella, me ha gustado la eficacia narrativa, el empleo de voces, términos y palabras del mundo rural con una brillante ejecutoria literaria, el trasiego de personajes sólidos, bien descritos, la trama dura, sin pretensiones, lineal y afilada como una navaja, la sencillez y justeza de las descripciones, la eficaz nervadura de la tensión hacia un final abierto. He comprobado cierta bisoñez --tal vez lo más débil de un conjunto bastante equilibrado-- en el diseño de los diálogos y algunos detalles argumentales no demasiado coherentes con el tono y la andadura de los hechos. Pero todo ello defectos menores de un conjunto asombrosamente sugestivo.

Es el tipo de novela que abre un paréntesis de atención hacia un autor al que uno, ya de entrada, pone en un listón alto de exigencia. Lo cual es un arma de doble filo, un desafío y un interrogante. "Intemperie" tiene una inesperada solidez, precisamente debido a la sencillez del encuadre que nos propone. Esa violenta metáfora de la crueldad, de la pérdida de la inocencia, del miedo pero también de la entereza, del valor, de la bondad, de la rectitud, de los personajes de una pieza --quizá demasiado, lo que los convierte en símbolos-- como el cabrero o el alguacil, toma caracteres trágicos de corte clásico, como en "Los santos inocentes" de Delibes, por citar un drama rural en la línea del que nos cuenta Jesús Carrasco. Un niño abandona su hogar y se escapa. No sabemos por qué. Hay un secreto ominoso que se nos revelará más adelante. El niño huye y se esconde. "Notó que los hombres ya estaban cerca y se dispuso para el sigilo. Escuchó su nombre multiplicándose entre los árboles como gotas sobre una lámina de agua. Agazapado en su escondrijo, pensó que esta sería toda su recompensa: oir como le llamaban una y otra vez entre los olivos al despuntar la mañana" (pág. 11). Con esa prosa tensa con secos tonos poéticos avanza una historia que parece una emanación de una tierra mísera, ancestral, "Delante de él, el llano se sacudía el sufrimiento que el sol le habia causado durante el día, desprendiendo un olor a tierra quemada y pasto seco". Una tierra tan dura e inclemente como las normas bajo las que vivían sus míseros oradores "En su casa, las piedras de las paredes imponían una ley ancestral que dictaba que los niños debían mirar al suelo cuando eran sorprendidos haciendo algo inconveniente. Debían mostrar la nuca, dóciles como ofrendas o víctimas propiciatorias" (pág.27). Para acentuar esa dureza existencial no conoceremos los nombres de ninguno de los protagonistas de la historia. El viejo, el niño, el alguacil, los guardias. Y deleita la brillantez narrativa de algunas páginas, como las que dedica (111 y sgtes.) a contarnos los apuros del niño para tratar de ordeñar a una cabra. 

La economía narrativa y sencillez de medios de los que se vale este joven autor  extremeño (nació en 1972) logra una profundidad de foco que eleva a mítico el ambiente que nos describe y los personajes que viven o malviven en él, mientras que la falta voluntaria de datos geográficos, temporales o políticos, elevan el nivel de leyenda a lo general, a lo simbólico. Aunque es un niño el protagonista de una historia narrada en tercera persona o narrador omnisciente, con lo que no se despega el autor de los modos clásicos de novelar, la historia no se narra en clave de novela de aprendizaje, "bildungsroman", o de itinerancia picaresca de la miseria tipo "Lazarillo de Tormes", sino que se acerca más a la visión trágica demoledora de una narrativa del abuso sexual, la ofuscación de la crueldad y el desatino violento.

Hay calidad profunda en esta narrativa que nos ofrece Carrasco con una sencillez y falta de pretensiones intelectuales o estéticas que sorprende en un autor primerizo.

 

FICHA

INTEMPERIE.- Jesús Carrasco.- Seix Barral.223 págs. 16,50 euros

 

.

Compartir este post

Repost 0
Published by nullediesinelinea.over-blog.es //charlus03 - en comentario literario
Comenta este artículo

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens