Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
27 marzo 2012 2 27 /03 /marzo /2012 07:18

intocable-cartel1.jpg

 

Lo primero que llama la atención de esta magnifica película es la consistencia --algo manipulada en pro del mensaje buenista-- de la realización y también el  guión que firman Eric Toledano y Olivier Nakache. El inevitable antagonismo de los dos protagonistas a los que todo les separa, uno millonario, bon vivant, culto y cultivado, el otro un joven negro sin oficio, al borde de la delincuencia, dotado de una enorme vitalidad, sentido del humor y ese tesoro oculto que ennoblece a las personas, la humanidad. Mensaje claro, pues. Película de amigos, compañeros, enfocada al aspecto dramático más radical: el millonario es un tetrapléjico. Cenicienta en el palacio del ogro, que no es malo sino impedido. Oliver Twist o el Pequeño Lord, película de aprendizaje a dos, con dramas más duros que la situación, con humor y con imaginación. El enfrentamiento suave y la unión de almas, un largo recorrido sembrado de anécdotas, algunas desternillantes, otras solo patéticas. Pero no hay desmesura, se vigila el grado de humor para no crear humillación o rechazo.

Una anécdota que bebe en algo que Dickens sabía muy bien, las diferencias irreconciliables se superan cuando se pone en marcha el corazón, sin caer en sentimentalismos burdos, en mensajes de ONG bienintencionada pero limitativa. El trayecto va impulsado por el descubrimiento del otro como cercano, de la amistad y de esa cierta dureza que nace del sentimiento y que con ello pierde su filo más dañino. Y desde la primera secuencia se nos advierte que evitemos juzgar por las apariencias. La violencia es sólo aparente, no hay maldad, sólo ganas de reir, de sacar punta a la vida, de eliminar en lo posible las barreras que un desgraciado accidente deportivo puso en la vida del dilettante millonario reduciendo su existencia a cenizas y del destino de un chico negro con graves problemas de simple subsistencia.

Hay, en consecuencia ciertas reiteraciones que rozan con la irreverencia, el descaro y el insulto, pero pronto se da un giro de timón, nos muestran los rostros de los protagonistas, no hay malicia, egoísmo, rencor, ajuste de cuentas, hay una mirada que comprende y una sonrisa que nos dice "no hagáis caso, esto está controlado, no irá a más". Las secuencias de la ópera o de la fiesta están calcadas, incluso se permiten el bromazo de la obra de arte ejecutada por el joven negro. Una sombra de critica social que podría ser profunda y sangrante, pero todo queda en nada o en algo amable. El sentido de la autenticidad, de las actitudes libres de todo artificio y el desinterés por la vaciedad de las formas y las convenciones. Pero el chico negro acaba amando la música clásica y conociendo algo de arte y el millonario encuentra sabor a la vida y, en ultima instancia, el amor que le redime.

Francois Cluzet logra una interpretación singularmente auténtica, llena de fuerza, sujeta a la simple expresión de sus ojos y los gestos de su sonrisa o su pesar minimizados en una mirada o una sonrisa o incluso una carcajada liberadora. Incluso secuencias tan excesivas como el juego del chico cuando afeita la barba de su amigo, quedan en nada y Cluzet consigue mantener a salvo su enorme dignidad con un gesto de tolerancia hacia el amigo joven y pasota. Omar Sy se llama el joven negro que estalla como una granada en cada uno de sus gestos y llena la pantalla de comprensión y afecto con la mirada hipnótica de sus grandes ojos de animal libre y sin prejuicios.

 Parece que la película ha arrasado en Francia y en otras partes lleva una buena  carrera. Me alegro. Primero porque la pelicula se lo merece y segundo porque he visto en los titulos de crédito que un 5% de lo recaudado irá a parar a una institución parisina que se ocupa de los tetrapléjicos.

La historia está basada en personajes reales, por lo visto y para que no quede duda se nos muestran al final unos segundos con la imagen de los auténticos, las personas reales cuya historia acabamos de ver. Ciento nueve minutos de juerga inesperada con personajes difíciles de imaginar juntos y en circunstancias que, generalmente, suelen terminar bastante mal y no con la sonrisa o la carcajada con la que nuestra pareja sanciona su aventura vital cinematográfica.

 El cine francés sigue produciendo al menos una vez al año películas que van directas al corazón, "Amelie", "El Havre", "Bienvenidos al norte" o "Intocable" logran dar la medida de la calidad del cine europeo cuando un guión inteligente, un buen director y magnificos intérpretes se unen.

 

 

 

Compartir este post

Repost0

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens