Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
5 septiembre 2012 3 05 /09 /septiembre /2012 15:00

Kokoda_Batallon_39-378412-full.jpgMuy lejos de la magnífica "La batalla de Pachendeale" (que ya comentamos en estas paginas), "Kokoda, batallón 39" vuelve a documentar un episodio bélico que concierne a los australianos, pujante cinematografía bastante honesta en sus planteamientos y de una buena factura técnica (ya incidimos en las secuencias de aquélla pelicula sobre la primera guerra mundial y su indudable inspiración para el gran rey Midas del cine, Steven Spielberg, en su efectista "Caballo de batalla"). En esta ocasión, el director Alister Grierson, nos documenta la famosa batalla de Kokoda en Papúa Nueva Guinea, Polinesia, con el brutal avance de las tropas japonesas que intentaban ganar una posición privilegiada para iniciar la conquista de Australia y asi golpear en su vientre a Estados Unidos. Dicen en la pelicula y posiblemente tienen razón, que aquella batalla y un par más en esa zona fueron la que decidieron la suerte de la guerra en lo que respecta a   Australia, manteniendo el bellísimo continente libre de la zarpa nipona.

"Kokoda" nos habla de un batallón formado por soldados poco avezados para el combate, gentes de la zona (llamados "chocolates" por los altivos australianos, no por ser negros sino simplemente morenos y desde luego de una sociedad muy alejada en cualquier parametro de la "sofisticación" australiana --es decir, mantenían una actitud despreciativa semejante a la que los ingleses mantenían con los australianos--) que casi al precio de su desintegración aguantaron las feroces embestidas de los japoneses hasta que fueron auxiliados por las fuerzas regulares asutralianas, soldados de elite.

La historia se nos cuenta de una manera efectiva pero rutinaria, los actores, desconocidos aquí, no brillan especialmente en sus actuaciones y todo presenta un aire cansino y maniqueo en el que hasta se nos hurta el rostro de  los enemigos. Los japoneses se nos pintan como extraños hibridos de personas y camuflaje vegetal, alejados de toda humanidad pero, eso si , somos testigos de sus brutalidades (como la muerte de un soldado desarmado ante un japonés que le mata ensartandole su bayoneta en un ojo: por cierto en "Pachendeale" la escena inicial es el protagonista clavando su bayoneta en la frente de un jovencisimo e inerme soldado alemán).

Truculencias "gore" en el tratamiento visual de heridas y muertes, y la escatología que provoca la disentería,  que no añaden nada al contenido y un discurso oscilante que, paradojicamente, muestra  bien el sinsentido y absurdo de la vida cotidiana de los pobres soldados metidos en semejante barbaridad. Los exteriores, la selva de Papúa, los rios y las cascadas son hermosísimos.Consuela  un poco tanta miseria, suciedad y penalidades en un ambiente semejante. El heroísmo de los soldados suena un poco redundante y el  triunfo --momentáneo-- no logra conmovernos. Lástima, porque ese episodio bélico bien merece un mejor tratamiento. Y si no, vuelvan a ver "Pachendeale".

 

 

 

Compartir este post

Repost0

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens