Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
25 marzo 2012 7 25 /03 /marzo /2012 07:58

 sanmichelle2.jpg

 

Hace muchos años, en mi adolescencia, finalizaban los años 60, leí por primera vez "La historia de San Michele" de Axel Munthe. Para mi tuvo el valor inestimable de una lectura iniciática. Enraizó en mi el amor a la medicina y en concreto a la psiquiatría y la psicología. Conozco a muchos médicos, psiquiatras y psicólogos que han confesado alguna vez que sus vocaciones tiene mucho que ver con este libro.

En estos días "Libros de La Vanguardia" ha reeditado el clásico que difundió Editorial Juventud. No se trata de una obra maestra, desde luego, pero es un libro interesantísimo que nos habla de una época ya pasada, finales del XIX principios del XX,. Pero lo hace de la mano del doctor Munthe, un médico sueco con una apasionante vida dedicada al ejercicio de su profesión en los dos extremos del espectro social: tanto trataba las neurosis de la nobleza europea --fue medico personal de la reina de Suecia-- como, al mismo tiempo, curaba y cuidaba de los sectores más pobres y desfavorecidos de los lugares de Europa donde vivió, desplazándose para ayudar en las tragedias y desgracias naturales que provocaban numerosas vístimas, desde el terremoto de Mesina, a la peste de Nápoles o las trincheras de la primera guerra mundial.

Pero no es sólo la vida de un gran médico, es la historia de un visionario, amante del arte, de los animales y de los miserables que sucumbían en toda Europa a millones por los desastres de las guerras y las epidemias. Llevó a cabo uno de sus sueños --poseer y edificar la mansión de San Michelle-- y el libro es también la historia del sacrificio y el empeño de un hombre magnífico para lograr realizar aquello que mas amaba. Compró un rincón de la isla de Capri, las ruinas del antiguo palacio del perverso emperador romano Tiberio y la capilla de San Michelle , adjunta al lugar. Construyó él mismo con la ayuda de gentes del lugar, un edificio que tomó el nombre del santo de la ermita y se hizo famoso, casi legendario, en su época (ahora es propiedad del gobierno sueco, que ha dedicado ese lugar a un museo sobre la vida del doctor Munthe).

Se trata de un lugar maravilloso enclavado en lo alto de una altisima colina (más de setecientos escalones tiene la senda que llevaba al lugar: hoy en día hay una estrecha carretera asfaltada) con unas vistas increíbles sobre el Mediterráneo, Nápoles, Capri y el Vesubio. La historia de San Michele fue un libro muy leído por la generación de nuestros padres y abuelos y hoy vuelve a ser fácil de encontrar en las dos ediciones apuntadas aquí.

Fue publicado por primera vez en Estocolmo en 1929, y en España seis años después y es una obra que se resiste a la clasificación: ¿novela?,  ¿autobiografía? ¿libro de medicina o de historia? ¿Memorias de un médico famoso? Tiene todos esos elementos pero además está dotado de algo muy importante, un encanto especial, mágico, estimulante. No conozco a ningun joven de mi tiempo que le leyera sin sentirse hondamente conmovido y fascinado por la lectura. Y creo que los jovenes de hoy también encontrarán ese efecto en el libro de Axel Munthe (1857-1949). En sus páginas, el doctor Munthe logra mezclar fantasía y realidad de una forma creativa, honesta y humilde al tiempo, sin olvidar avisar al lector de esa mezcla y pedirle con gentileza que se quede con los sentimientos y emociones que subyacen: la de un hombre entregado a su profesión, al amor a sus semejantes, a los animales y la naturaleza, al estudio del arte y al ejercicio de una capacidad notable para conocer a las personas y ayudarles certeramente.

san-michel.gif A los 52 años Munthe se quedó ciego y cayó en una profunda depresión de la que sanó con la ayuda de la literatura y de su "Historia de San Michelle". En 1934 lograría recuperar   la vista tras una operación. Fue amigo de hombres de la talla del profesor Charcot (el maestro de Freud), los hermanos James, el escritor y el filósofo (autor de uno de los libros mas importantes de la psicología moderna), de Pasteur o del  escritor Guy de Maupassant, que fue también su paciente o la bailarina Eleonora Duse. Vivió y practicó su arte en Paris, Heidelberg, Londres, Messina, laponia, Roma, Nápoles y Capri. Y, a pesar de toda esa riqueza de personajes y acontecimientos, ese amor profundo a los animales y a los humanos que sufren, en 1936, en el prefacio a  la ujltima edición de su obra estando vivo, escribió: "Será muy solitario el estar muerto, pero no puede ser mas solitario que el estar vivo". Trece años mas tarde murió en Estocolmo, en la corte real, donde acudió llamado por el Rey sueco para que estuviera protegido ante los terribles acontecimientos de la Segunda Guerra Mundial. Tenía 92 años. Y dejó un monumento literario a su valor y honestidad, al empuje irresistible por cultivar los propios sueños. No se lo pierdan.

 

 

     

Compartir este post

Repost 0
Published by nullediesinelinea.over-blog.es //charlus03 - en comentario literario
Comenta este artículo

Comentarios

aurora 06/23/2014 17:43

Muy recomendable su lectura !!!

aurora 06/23/2014 17:42

Muy recomendable su lectura !!!

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens