Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
24 febrero 2013 7 24 /02 /febrero /2013 10:26

la-jungla-5-cartel3.jpg

 Cinco películas, cinco, de las aventuras del teniente de la policía de Nueva York, John McClane, en la saga "Jungla de cristal",desde 1995, dan para muchos excesos y en este caso, para dos muy definidos. Si la trilogía inicial fue un magnífico "in crescendo" de habilidad narrativa, emociones y retos intensos muy bien resueltos casi como modelos del cine de acción, ya en 2007 "La Jungla 4.0" con un Willis prejubilado y sobre todo en la actual, "Un buen día para morir" con el consabido retoño del protagonista rivalizando con su padre (que no deja de quejarse con el sonsonete "yo estaba de vacaciones"), la característica eficacia narrativa de acción pura y dura, con el sarcasmo de Willis, de la trilogía inicial solo tiene presencia en dos secuencias principales que se sitúan en los dos extremos de un ranking de bondad cinematográfica: la inicial, con la persecución automovilística por las calles de Moscú y la final con el helicópteto artillado tratando de convertir en carne picada a padre e hijo. La primera, pasable aunque excesiva y la segunda desdeñable por excesiva.

Como suele suceder en las sagas, la aparición del hijo mata un poco, o bastante, al padre., siguiendo la regla psicoanalítica. Indiana Jones lo padeció en "La calavera de cristal" y ahora el destructivo McClane apenas puede sobrevivir a la experiencia y deja al espectador tan cansado y plano como el actor, al que uno le desea un retiro menos agitado y más productivo. La edad no perdona, amigo Willis, y ya sólo nos falta que acompañes a tu nieto en una aventura tan deslabazada como ésta a fin de hacernos ver que llevas muy bien la sesentena.

Esta "Un buen dia para morir" no pasa de ser un buen día para hacer una película reiterativa y con vocación clónica. Uno casi no recuerda al arrogante McClane enfrentándose a malos con bastante sentido del humor (negro) , el de ahora parece un abuelo cachas que no acaba de creerse lo que está haciendo. El director, John Moore, no tiene ni el talento, ni las agallas, ni el sentido de la acción y la parodia que tenía el director de las otras cintas de la saga, James Mc Tiernan. Lo unico bueno es que Moore no supera los 90 minutos de disparate, cosa que es de agradecer, ya que se permite dispendios absurdos como los diez minutos iniciales, tras el aperitivo de acción, con Willis metido en un taxi de Moscú mientras el taxista le canturrea "New York, New York". Luego como compensación no le cobra la carrera. Sería bueno que los productores de la quinta secuela de la saga de "La Jungla de cristal", devolvieran el dinero de la entrada a los espectadores que han sufrido con esperanza y nula emoción el regreso del héroe Mc Clane.     

 Como decía, John Moore dirige con mano indecisa y poco  fascinadora esta película que sólo encantará a los fans acriticos del actor Willis o del héroe a la fuerza siempre humanizado, Mc Clane. Jai Courtney tampoco ha sido una buena elección como vástago de Willis, ya que no logra dar ese tono de cierto humor, autoparodia y sentido del ridículo  que sería preciso para hacernoslo simpático o tan atractivo como al padre (a pesar de que la cámara, cosa interesante en el "star system", se demora más en él que en su famoso progenitor ). Detalles como  el malo tratando de bailar claque mientras canta, roe una zanahoria y se dispone a matar a la pareja, puede sonar un poco al viejo McClane de la trilogía, no abundan en una película en la que el teniente de la policia neoyorquina casi desaparece en la memoria del espectador y la barahúnda de estallidos, disparos, muertes, explosiones podría pertenecer a cualquier película menor de las que se hacen ahora. El negocio se ha impuesto a la coherencia en esta saga memorable en el género de acción. El humor socarrón que Willis imprimía a su personaje casi ha desaparecido y las protestas de amor paternal suenan a falso y a diálogos baratos para relleno de pelis de acción. Producto indolente que no acaba de levantar el vuelo a pesar de la eficacia de Bruce Willis para vestir cualquier pelicula. Mal montaje, oscuro en ocasiones, guión regular con momentos gratuitos y algunas incoherencias, unido todo ello a unos villanos poco creíbles y sin el encanto de los malos de la trilogia inicial (¿se acuerdan de Alan Rickman como Hans Gruber en "Jungla de cristal" o de Jeremy Irons en la tercera? Qué lujo de villanos). Por tanto, película escasamente atractiva excepto para los aficionados al estruendo y la destrucción cuanto más masiva mejor.

 

 

 

 

 

 

 

Compartir este post

Repost0

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens