Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
15 junio 2012 5 15 /06 /junio /2012 07:19

libreria n.oport.

Imaginaos una librería vieja,entrañable, polvorienta, donde se acumulan los libros, todos dotados de una extraña vida propia, libros amados, pero dejados a su aire, envueltos en un ambiente ligeramente perfumado, con muebles viejos, puertas que se cierran o ventanas imposibles de abrir, todo ello en un pequeño pueblo de una diminuta isla cerca de la costa oeste norteamericana, una isla húmeda, llena de musgo, lluvia y vientos, un lugar que parece haber surgido de un relato de Melville, Poe o Irving. Si a todo ello añadimos que la protagonista y su tia, la dueña de la librería, son de origen hindú y han llevado a su tierra de promisión sus costumbres, sus dioses y sus historias, la cosa promete.

Pues bien, Anjali Banerjee, nacida en la India y educada en Canadá y Estados Unidos, la autora de "La librería de las nuevas oportunidades" (editada por Lumen) que reside en la costa oeste del Pacífico, no muy lejos del lugar donde radica su novela, ha escrito una obra deliciosa en la que a partir de una historia de desamor, un divorcio y un abandono con traición incluida, la protagonista, una analista financiera, Jasmine, encontrará un nuevo sentido a su vida, "una nueva oportunidad" en una vetusta librería, propiedad de su tía.

A partir del primer capitulo donde se nos presenta a Jasmine, su dolor y frustración emorosa y el lugar donde todo va a cambiar, la isla de Shelter "una mota de verde oscuridad empapada por la lluvia" en el estrecho de Puget, todo va desencadenándose con un ritmo bien llevado, una algo excesiva reiteración en las secuelas emotivas del desengaño de Jasmine, la aparición misteriosa del doctor Connor Hunt, pero sobre todo la dinámica interna de la librería.

Y aquí está el mejor acierto de esta autora que, sin este adimento, solo hubiera escrito una novela sentimental de mucho menos valor literario: los libros caen y se unen o cambian de lugar seguiendo unas pautas muy misteriosas, hay voces y presencias de viejos autores que interactúan con la protagonista, la casa misma, uin caserón muy viejo que parece que se va a caer en algún momento, pero que guarda un inmenso encanto, toma a menudo el protagonismo y se convierte en un interlocutor anímico de Jasmine. No hay sensación de miedo o truculencias de casa encantada, todo se desarrolla con una sorprendente naturalidad. Puertas,ventanas, libros y presencias fantasmales están acompasadas en ofrecer a Jasmine la oportunidad de rehacer su vida y conectar con la parte mas libre y bella de su personalidad.

Los libros se comportan como intimos amigos, terapeutas emocionales, vivero de nuevas oportunidades, sin llegar a ser, gracias a Dios, elementos manipulados para dar consejos o directrices tipo libros de autoayuda. Evidentemente la trama de esta novela es algo que no nos ocurre cuando lo necesitamos (si la vida real fuera así, la profesión de psicólogo habría desaparecido de las universidades). Por tanto, la sigladura de Jasmine en la isla y su relación con la librería de "tía Ruma" (cuya extraña "enfermedad" que motiva la llregada de Jasmine a la isla, se aclara al final), que propicia una interacción liberadora y gratificante de la protagonista con los niños y los adultos de la isla, conforman una novela iniciática con un mensaje positivo evidente a favor de los sentimientos, la fuerza creativa de los libros y la necesidad de abrirse a la vida aunque la experiencia anterior que hemos vivido nos haya arruinado el alma.

Quizá uno recela un poco de la insistencia y reiteración con la que Anjali Banerjee nos alecciona sobre el desengaño y las esperanzas amorosas de Jasmine. Es demasiado evidente y visible el objetivo emocional que persigue la autora. Pero la referencia a los libros, los autores y los placeres que evoca la lectura, dan peso específico a esta novela irregular pero deliciosa de leer. Como dice la entrañable tía Ruma, "vender libros es un estilo de vida, no solo un  modo de ganarse el pan". Y el estilo de vida que crean los libros y su presencia salvan, en definitiva, la calidad evocadora de esta novela.

Quizá las referencias a la lectura, a los clásicos ("quizá alguien no quiere que los clásicos caigan en el olvido", pág.25), a la cocina bengalí tan especiada, a las cualidades del buen librero ("paciencia, cortesia, entusiasmo,compasión", pag 85) a lo que ofrecen los libros ("son más que meras mercancías.Contienen nuestra cultura, nuestro pasado, otros mundos, el antidoto contra la tristeza", pág 86) hacen que la novela se recupere de los excesos sentimentales de la autora. En resumen: una novela entretenida que supera las simpleza emotivas de la novela rosa y sabe crear un mundo propio con encanto para los amantes de los libros.

 

Compartir este post

Repost0

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens