Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
31 agosto 2011 3 31 /08 /agosto /2011 07:35

thumb-200-lamiradainvisible201108.jpgHe aquí un festival de interpretación femenina. Una película de mujer sola, reprimida y angustiada, de servilismo y deseos frustrados encerrados en el pecho y en el vientre, un alegato contra el fanatismo político, la hipocresía, la barbarie disfrazada de disciplina paramilitar y la libertad ausente, detenida y encerrada bajo las siete llaves de un sistema político castrador.

Todo eso es "La mirada invisible", una película argentina dirigida por Diego Leman que, con planos largos y minuciosos, con una lentitud de "nouvelle vague" y unos encuadres precisos de orfebre de la imagen, nos ofrece un filme magnífico y notable apoyado en la interpretación de Julieta Zylberberg, preceptora de un colegio de clase media alta, que se ofrece en un rasgo de servilismo degradante progresivo a vigilar a los alumnos del colegio para evitar transgresiones a las numerosas leyes represivas de la escuela (reflejo de las de la sociedad argentina de los ochenta) y para ello se embosca en los lavabos masculinos tratando de investigar si los alumnos fuman o hacen cualquier cosa prohibida en los  lavabos (y en realidad para entrar en una dinámica patética de espionaje erótico en pos de uno de los alumnos hacia el que se siente atraída hasta límites bochornosos).

Con la connivencia interesada del jefe de estudios, que devendrá pieza dramática muy activa al final de la película, la preceptora María Teresa, se foto-LAMIRADAINVISIBLE.jpgconvierte en un símbolo de la degradación moral que crea el sistema militar en la sociedad argentina. Allí se desarrolla un instrumento de delación y control, la mirada invisible, que es aquélla que lo registra todo y vigila sin cesar, "la que a todos mira y nadie ve", metáfora ineludible de la dictadura militar fascista que tendrá su final con el fiasco de la guerra de las Malvinas (y que volverá de nuevo, en otras formas, a aherrojar a los desdichados argentinos).

Los planos interminables de la arquitectura fría y simétrica del colegio, el gran patio con sus ajedrezadas baldosas en blanco y negro, la sinfonía exquisita de miradas, silencios, gestos ínfimos pero llenos de contenido, hacen de este filme una pequeña joya desasosegante que a los españoles de cierta edad nos resulta muy familiar. La voracidad de la mirada de la preceptora, su fondo castrador alentado por una frustración permanente, torturada por sus deseos sin escape, reflejan certeramente la inanidad de la noche de piedra de todas las dictaduras, sea cual sea el país donde se entronicen.

La película está basada en la novela de Martin Kohan "Ciencias morales" (que no tengo el probable gusto de haber leido) y muestra el pulso certero de un director que sabe su oficio, que sabe transformar la lentitud en sentimiento y el silencio en emoción. Recomendable para una educación sentimental y política de jóvenes espectadores, que no saben y no contestan cuando se les pregunta por las dictaduras ya sean fascistas o de izquierdas.

Compartir este post

Repost0

Comentarios

Présentation

  • : El blog de diariodemimochila.over-blog.es
  • : Ventana abierta al mundo de la cultura en general, de los libros en particular, mas un poco de filosofía, otra pizca de psicología y psicoanálisis, unas notas de cine o teatro y, para desengrasar, rutas senderistas y subidas montañeras.
  • Contacto

Recherche

Liens